"Me enamoré perdidamente y soy feliz"

Paula Cancio. Bellísima. La actriz española -que es 34 años menor que su pareja, Miguel Ángel Solá- brilla junto al argentino en la serie La Leona, donde comparten escenas de alto voltaje, y sobre las tablas en la obra El diario de Adán y Eva.

Paula Bistagnino
bistagninop@lmneuquen.com.ar


La española Paula Cancio, mujer de Miguel Ángel Solá, se luce en La Leona con un papel muy jugado. Habla del amor con tres décadas de diferencia y dice que su casa hoy está donde tienen trabajo.

Fue hace apenas cuatro años cuando se conocieron. La bellísima Paula Cancio, entonces de 27, fue al teatro a ver a un actor que admiraba desde siempre, el argentino Miguel Ángel Solá. La obra le pareció excepcional y quiso felicitarlo personalmente. Así nació una historia de amor que hoy ya suma a la pequeña Adriana, de 2 años, y que no hace caso de la diferencia de 34 años que hay entre ellos. Juntos comparten la vida familiar, el escenario de El diario de Adán y Eva -obra con la que saldrán de gira por el país- y también el set de La Leona con escenas muy jugadas.

Su casa: Sin rodeos, la actriz española admite que su casa hoy está donde tienen trabajo.

¿Cómo fue la experiencia del debut televisivo en la Argentina?
Parece utópico, la verdad, como ha sido todo. Porque entrar de esta manera, por la puerta grande con un programa así y en un horario central, es un lujo. Cuando me llego la propuesta estaba trabajando en un proyecto, pero no dudé en cruzar el charco porque la verdad es que era muy apetecible tanto la historia como el elenco, maravillosos los dos.
¿Y trabajar con tu marido?
Si, trabajar con Miguel es un lujo... Es un actor increíble. A veces cuando uno lo tienen en casa empieza a naturalizar, pero tengo al mejor en casa. Es un aprendizaje constante trabajar con él, compartir escenario en el teatro y set en televisión.
Como los protagonistas de la tira, ustedes también son una pareja real que pasa a la pantalla...
Bueno, bueno, es una pareja curiosa, muy curiosa. Nurit es una tipa misteriosa que ha viajado por el mundo, que sabe manejar muy bien a los hombres y que utiliza sus armas para conseguir lo que ella quiere. Lo que parece de una forma luego terminará siendo de otra y habrá muchas sorpresas.
¿Sería verosímil esta historia en España?
Sí, creo que en España podría ser muy real. Junto con los italianos, ustedes y nosotros tenemos también esta cultura de mujeres fuertes y luchadoras. Y todo el tema de la crisis, pues... Sin duda, podría calar hondo allí también.
¿Cómo es esa vida con una hija tan chiquita?
Aún es muy chiquita y todavía la llevamos aquí y allá y se adapta con nosotros, que estamos viviendo entre una orilla y otra. Vamos donde el trabajo y el proyecto nos guste y nos apetezca estar. Es una suerte y un privilegio tener dos puertas enormes abiertas. Y ahora aquí nos quedamos largo porque además tenemos El diario de Adán y Eva.
¿Es distinto el público en la Argentina?
Yo siento al público argentino con una calidez especial, desde el aplauso hasta las cosas que te dicen una vez que sales y te encuentras que te están esperando. Creo que los españoles transmitimos que nos gusta, pero quizá somos un poco más fríos. Aquí sientes el abrazo y se esfuerzan por hacerte sentir la devolución.
¿Y en la tele encontrás diferencias?
Yo lo que admiro y me gusta mucho de aquí es la naturalidad de la actuación... Te lo crees todo al instante. El nivel de actores es realmente muy bueno y superinteresante su estilo. En cuanto al trabajo de televisión, aquí es más adrenalínico porque todo cambia al rato. En cambio, allá es más estructurado y planificado: los tiempos son superestrictos y tu ya lo sabes todo de antemano.
¿Qué te enamoró de Miguel Ángel?
Me enamoró su formar de ser. Miguel es un ser excepcional, de una calidez humana y una generosidad en todo sentido admirables. Estar con él cada día es un regalo inmenso que me enriquece como persona y me hace crecer como mujer. Yo ya lo conocía por su trabajo y ya lo admiraba mucho como actor.
¿Y como actriz?
Lo que me ha enseñado como actriz y lo que me enseña cada día es a ser libre, a seguir mi intuición. Eso es algo que él tiene a flor de piel. Hay algo que él me dijo y que yo no lo había pensado antes, que es que hay que escuchar a los personajes, porque ellos son los que saben por dónde van y tienen que ir. Ser libre en eso, soltarme de las ataduras fue un gran aprendizaje.
¿Cómo se ensambló la familia con las hijas de él?
Genial. La verdad es que desde el comienzo congeniamos y nos llevamos muy muy bien. Sus hijas son tan maravillosas, y además con la mayor, que tiene 19 años, tengo una proximidad que hace que podamos compartir ciertas cosas. Hemos encajado a la perfección.
Estás haciendo una obra que antes hizo la ex mujer de Miguel, Blanca Oteyza... ¿Cómo te hallás en ese lugar?
Muy bien, creo que somos dos actrices distintas y cada una ha aportado lo suyo a esta obra. Además, ha tenido muchas modificaciones y yo he hecho mis aportes al texto. Me parece que en ese sentido son dos obras, porque el teatro lo hacen las personas que lo hacen y entonces eso hace que sea diferente cuando cambian los intérpretes. Es una obra hermosa que habla del amor, y eso también va cambiando su significado con el tiempo. Hoy, con todo lo horrible que está el mundo, es más necesario que nunca hablar de amor.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído