El clima en Neuquén

icon
19° Temp
16% Hum
LMNeuquen Arma

"Me pusieron un arma en la cabeza y un cuchillo en el cuello"

Una vecina del barrio Cumelén fue sorprendida por dos ladrones en su habitación que la amenazaron y ataron hasta que se llevaron lo que fueron a buscar, el dinero del comercio, unos 1,5 millones de pesos.

"Fue terrible. Escuché la puerta y pensé que era mi marido que volvía, le pregunté pero como no me respondió, me levanté de la cama y en eso, tenía dos tipos adentro de la pieza", recordó Carmen, una vecina del barrio Cumelén, quien fue víctima de un violento robo en su casa, cuando dos delincuentes la amenazaron con un arma de fuego y un cuchillo y la ataron con alambre para llevarle el dinero de su comercio, una suma cercana a un millón y medio de pesos.

La mujer cargó contra la Policía y la vecinal por intentar callarla para que no difunda lo sucedido. En un caso, porque le pidieron que no publique nada para poder avanzar en la investigación; mientras que desde la comisión vecinal porque "sino se quema el barrio". "Creo que es lo más estúpido que escuché decir", refirió en comunicación con LU5 sobre la respuesta que recibió por parte de los representantes de la comisión vecinal.

Te puede interesar...

Por otro lado, decidió hacer público lo vivido el pasado 13 de noviembre por dos motivos. Primero porque "la Policía me dijo que no ponga nada en las redes sociales porque sino puedo entorpecer la investigación, pero yo ya no doy mas" y segundo porque cuando hace unos días escuchó en otra entrevista radial que delincuentes habían atado con alambre a comerciantes y se narraba como novedad, ella dijo "esto a mi también me pasó. No es algo aislado".

Ese viernes 13, el marido de Carmen salió 7:50 para el comercio que tienen a pocas cuadras y ella le dijo que iba en unos minutos, y se quedó en la cama. La mujer recordó que escuchó la puerta, pensó que era su esposo y al no responderle, salió de la cama, pero se topó con los dos delincuentes.

"Fue una situación horrible, desesperante. Uno se tiró arriba de la cama y me decía donde esta la plata. Me puso el arma a la cabeza y el otro me tenia con el cuchillo en la garganta", relató Carmen sobre el violento hecho. Ella reiteraba que no tenía dinero en la casa, pero las insistencias continuaban hasta que en un momento, uno le dijo al otro "atala y vamos".

"Cuando dijo así, pensé que era una piola, pero tenían preparados los alambres con una abertura en la punta, me los pusieron en las manos y en los pies y lo tiraron para ajustar. Me estaban haciendo daño, me cortaron una mano con una punta y me dejaron bien ceñidos en los pies para que no puedan levantarme nada", contó la vecina, quien ante la presión de los delincuentes y en su estado de indefensión, les dijo donde estaba. "Me sacaron la plata, preguntaban por más y les juré que no había más", expresó.

Una vez con el botín en mano, una suma que ronda 1,5 millón de pesos, la cual estaba destinada para el pago de proveedores y empleados del comercio, los dos ladrones escaparon rápidamente. Carmen, como pudo, alcanzó su celular que había caído detrás de la almohada y llamó a su esposo, quien corrió a la vivienda. "Fueron unos 20 minutos entre que se fueron y llegó mi esposo", confió la mujer, que pasó todo ese lapso de tiempo con las manos y pies atados con alambre.

Luego, avisaron a la Policía y un móvil de Comisaría Tercera se acercó al lugar. También se hizo presente personal de Criminalística para trabajar en la búsqueda de rastros que ayuden a identificar a los delincuentes y se relevó si había cámaras de seguridad en la zona. Por el momento, Carmen no tuvo novedades sobre la investigación y supo que la fiscal que tomó el caso es Soledad Rangone, a quien por intermedio de LU5 le pidió que se comunicara.

-> Aparecieron robos por todos lados

Carmen confió que no conoce a sus vecinos, que vive en el barrio hace unos 7 u 8 años, pero que cuando comenzó a hablar con ellos sobre lo sucedido, se enteró que no fue la única. "A mi me pasó el viernes, y el domingo, a un matrimonio de la esquina que tiene un kiosco, se encontraron a un ladrón en el garage. Lo atraparon y entregaron a la Policía, a las horas estaba comprando cerveza en el kiosco", resaltó, sumamente indignada.

Además, supo que a los días entraron a otra casa y que en el lapso de dos semanas hubo 6 robos en total. "Me decían que están cansados de hacer denuncias", indicó y, por último, sostuvo: "Yo no quiero que me pase lo del kiosco, de volver a encontrármelos. No puedo dormir tranquila. Jamás en mi vida me imaginé algo así y mira que viajé sola mucho tiempo"

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

1.6759776536313% Me interesa
0.55865921787709% Me gusta
0.55865921787709% Me da igual
3.3519553072626% Me aburre
93.854748603352% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario