El clima en Neuquén

icon
Temp
82% Hum
La Mañana Ciudad

Media ciudad está sin agua y admiten que la situación es "muy complicada"

Desde el EPAS indicaron que los barrios del este y del área centro este son los más afectados. Admitieron que la situación "es muy complicada" y estiman que demorará días en regularizar el servicio.

La bajante del río Limay dejó a media ciudad de Neuquén sin el servicio de agua potable. En las costas de la capital neuquina se expone un escenario inédito como consecuencia de la crisis hídrica en la región. Desde el EPAS admitieron que se trata de una situación “muy complicada”, que puede demorar días su regularización y que afecta a los barrios del este y del área centro este de la ciudad.

A partir de la bajante que ha sufrido el río Limay en las costas de la ciudad de Neuquén donde tenemos nuestras tomas o parte del sistema de provisión de agua potable hemos tenido dificultades en la producción y se vio afectada parte de la ciudad”, sostuvo el gerente General de Servicios Neuquén del EPAS, Esteban Rodríguez, en declaraciones a LU5.

Te puede interesar...

Puntualizó que el sector más afectado en mayor o medida es el que comprende los barrios Belgrano, Confluencia, Villa Farrel, Santa Genoveva, Sapere, Provincias Unidas y Área Centro Este.

El gerente del EPAS explicó que el río Limay tiene cuatro sitios de tomas: uno en Balsa las Perlas, otro al final de la calle Anaya, otro sobre calle Leguizamón y el mayor que es el que se encuentra en el balneario Río Grande. Dijo que este último es el más afectado teniendo en cuenta que produce entre un 10 y un 15% del total de la ciudad. Señaló que “tenemos afectado la producción en un 50%”.

El funcionario provincial señaló que se está trabajando para poder restablecer completamente el servicio y que para ello solicitaron la colaboración de la Subsecretaría de Recursos Hídricos. Con sus maquinarias se está trabajando en algunos brazos de las orillas del río, para poder derivar mayor caudal a las tomas.

Rodríguez dijo que no tuvieron el tiempo suficiente de previsión de esta bajante como para hacer un trabajo profundo en las tomas, que tienen más de 50 años. “Es un escenario totalmente inédito. La realidad es que no se puede intervenir en el río hasta tanto no esté bajo, no se puede meter con las maquinarias con caudales mayores a los que tenemos en este momento”, agregó.

Bajante de los ríos

El funcionario del EPAS admitió que “lo más difícil es tener una precisión” de cuándo se regularizará el agua potable. “Estamos trabajando sobre el río. Entre hoy y mañana se pude incorporar algún equipo más a través del sector de los clubes, hay que hacer un espigón en isla verde para elevar caudal hacia las otras tomas. En este escenario atípico, es difícil tener una precisión de cuándo se va a restablecer el servicio. Es cuestión de días, es complicada la situación”, añadió.

Apeló a los vecinos que cuentan con el servicio de agua potable a hacer un uso racional y tomar conciencia de la emergencia hídrica que impacta en la ciudad.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario