Mentes conectadas, el condimento de las parejas

La sintonía cerebral es clave en las relaciones entre las personas.

Nueva york
Muchos hablan de los secretos para mantener una pareja. Resaltan la importancia de una buena comunicación y de mantener la confianza, aconsejan la paciencia y la tolerancia, y nos proveen de una serie de tips para que el amor se perpetúe.

Sin embargo, pocos son los que hablan de esa suerte de conexión inexplicable que hace que dos personas se mantengan unidas. Y eso que llamamos "feeling" es producto, en realidad, de la sincronización de nuestras ondas cerebrales.

El poder predictivo de nuestro cerebro podría desempeñar un papel importante en esa alineación.

La investigadora holandesa Suzanne Dikker de la Universidad de Nueva York, que desde hace años estudia la base neuronal de la interacción humana, subraya el papel de la sintonía de la actividad cerebral a la hora de conseguir que la interacción social y, sobre todo, una pareja funcionen.

Qué nos hace sentir una conexión con algunas personas pero no con otras?, ¿por qué nos sincronizamos, porque nos gusta, o ya que esa persona nos gusta es que sincronizamos?, esas son algunas de las preguntas que guían el trabajo de Dikker.

Para responderlas, realizó una demostración en la Escuela de Ciencias del Miami Dade College, en la que se desarrollaron varios ensayos.

En cada prueba se colocaba a dos personas mirándose fijamente a los ojos, en cada ocasión con un grado distinto de relación entre ellas.

A través de electrodos, se midió la actividad de sus neuronas, y se verificó que cuanta más cercanía tenían, mayor era la coincidencia registrada. Por ejemplo, la sincronización fue mayor entre dos chicas que eran pareja, que entre dos perfectos desconocidos.

"Ni siquiera necesitás que entres en una interacción directa", precisó Dikker, ya que la sincronización "es algo que ocurre entre personas que se conocen mejor o que se sienten más cercanas", y no siempre hace falta hablar para que se produzca.

Paradójicamente, y aunque se produzca en ausencia de palabras, el mecanismo que posibilita esa conexión es el lenguaje, más concretamente el uso que hacemos de él para expresar algo en común y su previsibilidad.

Dikker comprobó que "si se puede anticipar mejor lo que alguien va a decir -completar una frase antes de que el otro la diga-, eso resulta en una mayor sincronización de la actividad del cerebro".

"Todos, cuando caminamos en pareja o en grupo, adaptamos el ritmo unos a otros, y eso tiene que ver mucho con la anticipación", expresó.

Sincronizados
¿Qué cosas nos conectan con otro?

Según han comprobado investigadores del Instituto de Desarrollo Humano Max Planck, en Berlín, la música es capaz de sincronizar los cerebros de dos personas, concretamente los de los músicos que están tocando la misma pieza.

Aunque se observaron estructuras similares en momentos en los que la coordinación era vital, por ejemplo, en una aparición conjunta, se detectó que la actividad cerebral de cada uno experimentaba oscilaciones que se coordinaban, incluso cuando tocaban diferentes notas del mismo dueto.

"El cerebro es inherentemente rítmico", explicó Dikker.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído