"Mi hijo no se explica por qué hubo tanta crueldad"

Hablan los padres del chico quemado por el profesor del Santafesino.

Guillermo Elía
guillermoelia@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN
"Queremos justicia con justicia, no con violencia, porque a nuestro hijo no le va a hacer bien saber que hubo venganza". Lo dicen los padres del adolescente de 14 años quemado en la cola con un atizador al rojo vivo por sus profesores de remo, en el club Santafesino.

Están indignados, pero no pierden la racionalidad. En una entrevista exclusiva con LM Neuquén, con la reserva de identidad del caso, contaron la vehemencia con la que actuaron los profesores y el hostigamiento por Whatsapp y acusan de irresponsables a los dirigentes del club. También describieron las heridas brutales que le dejaron a su hijo y cómo tuvieron que iniciar una terapia familiar para recuperarse del daño que les hicieron.

A principios de año, el adolescente había pasado de natación a remo en el Santafesino y estaba entusiasmado con el grupo. Y la noche del 30 de octubre fue a un asado en el que estaban su profesor Damián Rodríguez, Juan Gabriel Rodríguez (hermano del profesor) y Cristian Jadul, además de seis compañeros.

14 años tiene el adolescente, que comenzó a remar en el club a principios de este año.

Esa noche, en una práctica violenta y descontrolada, Juan Gabriel calentó un atizador en las brasas y le quemó los glúteos al menos en seis ocasiones, mientras Damián y Cristian lo sostenían.

"Cuando lo fui a buscar, estaba con cara rara. Le pregunté si le había pasado algo y me dijo que no.
Recién después le contó a mi otro hijo de 16 años, que le dijo que tenía que contarnos a nosotros.

Mi hijo se bancó todo el sábado haciéndose curaciones con el botiquín que tenemos en casa", recordó la mujer.

Para peor, a través de un grupo de Whatsapp, el joven recibió cargadas. "El mismo profesor le mandaba mensajes en los que le decía que eso se curaba con alcohol y unos gritos. Todo el sábado lo hostigaron. Se salió dos veces del grupo y el profesor lo volvía a incluir. Le pedía que le mandara fotos de las quemaduras y, para mofarse de lo que le habían hecho, le mandó una foto de un mandril. Es increíble cómo seguía la locura", describió con bronca el papá del adolescente.

Respecto a los motivos del virulento ataque de los profesores, la mamá explicó: "Jamás se habló de que fuera un bautismo. Todavía mi hijo no se puede explicar por qué hubo tanta violencia y crueldad.

Nos contó que no había alcohol en la reunión, cosa que uno podría pensar que fue el disparador de este horror. Estamos hablando de varias personas desequilibradas, porque ninguno intentó frenarlos".

En la charla, el papá mostró tres fotos de las aberrantes lesiones que le provocaron a su hijo. "Para que veas si esto es un relato salvaje o no", disparó el hombre. El chico presenta severas quemaduras en las que se observan con claridad las repetidas marcas del atizador.

Mensaje familiar
No a la justicia por mano propia

"Charlamos en la familia que no había que ir a buscar a los profesores, y que queríamos justicia con justicia. A mi hijo le va a hacer bien cuando la Justicia le muestre que se hace justicia. Hasta ahora no la ve porque estas personas están caminando tranquilas por la calle con el poder de dañar a otros, y entonces mi hijo todavía no está seguro", dice con mesura la mamá.

"Nosotros cambiamos abruptamente nuestros hábitos. Mi hijo hace dos semanas que no va a la escuela porque no se puede sentar, tiene que estar parado o boca abajo. La escuela nos dio todo el apoyo", agradece el papá.

Abuso policial al profesor: "No tenemos nada que ver"

NEUQUÉN
La agresión sufrida por el profesor de remo Juan Gabriel Rodríguez cuando estaba detenido "no suma nada", aseguró el padre del menor.

Lejos del "ojo por ojo" y la venganza, la familia del adolescente quemado en el club Santafesino no vio con buenos ojos el brutal ultraje del oficial principal Mathus al agresor de su hijo.

"Esto no suma justicia ni nada", afirmó el hombre cargado de dolor, pero con la certeza de que el mensaje hacia su hijo debe ser el de la justicia.

"Esto también es parte del dolor. Nosotros no tenemos absolutamente nada que ver con esa situación, que también provoca dolor", concluyó de manera racional.

Durante su primer día de detención, a Juan Gabriel Rodríguez lo esposaron por la espalda, lo golpearon, le hicieron submarino seco y con un palo le generaron una lesión anal.

Luego de ese ataque por parte del oficial Mathus, el palista del Santafesino fue beneficiado con la prisión domiciliaria. Luego, la preventiva fue anulada por el Tribunal de Impugnación y le impusieron que todas las semanas debe presentarse en la fiscalía, además de la prohibición de acercamiento a los testigos de la agresión.

Tanto Juan Gabriel Rodríguez como su hermano Damián Rodríguez y Cristian Jadul fueron acusados del delito de "lesiones graves doblemente agravadas por premeditación y ensañamiento".

En tanto, el policía que ultrajó a Juan Gabriel en la celda también está en libertad.

El Tribunal de Impugnación dejó sin efecto la prisión preventiva y le impuso una prohibición de acercamiento a sus compañeros de trabajo, quienes deberán declarar en la causa.

Sospecha
Creen que se violó la restricción

El abogado querellante Ricardo Mendaña explicó que la medida de restricción de acercamiento dispuesta por la Justicia habría sido violada por los acusados.

"Hubo algunas interferencias con los chicos de parte del profesor, mediante terceros, intentando reunirlos. Nosotros buscamos que los chicos declaren lo más tranquilos posible y que se preserve su seguridad", dijo. Para el abogado, la decisión de la jueza -revocar la prisión preventiva del acusado Juan Gabriel Rodríguez- fue influida por el abuso policial. "El argumento de la prisión preventiva era para que los acusados no contaminaran a los otros jóvenes que fueron testigos de ese episodio. La jueza no lo descartó, pero lo relativizó diciendo que era suficiente con la prohibición de acercamiento, algo muy difícil de controlar", concluyó. En caso de violarse esta medida, se podría solicitar la prisión preventiva.

El santafesino
"Los dirigentes son perversos"

"Confiamos en la institución más que en el profesor. Ellos deben seleccionar a las personas con las que trabajan. El club primero salió a defender a esta lacra (por el profesor). Después, ante la presión, cambiaron el discurso: Gauna (el presidente) dijo que nosotros hicimos un relato salvaje.

Nunca relatamos nada, sólo hicimos la denuncia por las lesiones que tenía nuestro hijo", explicó el papá.

"Ellos minimizaron todo, dijeron que fue un exceso, y un exceso no deja una lesión gravísima en el cuerpo de un hijo", disparó a su vez la mamá.

"Sacaron una solicitada para solidarizarse y jamás nos llamaron. Estamos indignados porque son perversos", remató el hombre.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído