"Mi hijo salía con gorra y anteojos por miedo a que lo reconozcan", dijo la mamá del cipoleño

La madre del cipoleño víctima de la red de pedofilia en el club Independiente contó detalles. La primera vez que lo contactaron fue cuando tenía 17 años. Dijo que tienen miedo.

La madre de Joaquín, el cipoleño víctima de la red de pedofilia en el Club Independiente de Avellaneda, ofreció una entrevista con un medio nacional. "Me mandé una cagada", fue lo primero que le dijo Joaquín a su madre. En Cipolletti salía con gorra y anteojos por miedo a que lo reconozcan y le griten cosas.

"Me lo contó él. Apenas me dijo conseguí dinero para los pasajes y me vine (a Buenos Aires). Me pidió perdón por teléfono, pero no se animaba a decirme. Estaba asustado. Me decía que estaba con gente por plata, y que tenía vergüenza. Lo hacía todo por dinero, era plata fácil, no más de 10 o 15 minutos", dijo Verónica en diálogo con Todo Noticias.

Embed

La mujer afirmó que le ofrecían hasta 800 pesos por encuentro o le cargaban la tarjeta SUBE porque no tenía para el colectivo.

"Cuando lo vi me abrazó fuerte y no me miró. Pedía perdón porque se había equivocado. Con el tiempo se relajó un poco. Yo tengo que estar bien para acompañarlo. Cuando volvimos a Cipolletti estaba asustado, no quería mirar televisión. Después cuando habló con los psicólogos se sintió más protegido", expresó.

El jugador, el único mayor de edad al momento de la denuncia, fue señalado como entregador de los menores. Luego la fiscal de la causa informó que para ella "era una víctima más" de la red porque se aprovecharon de su situación de vulnerabilidad. Aunque declaró como imputado no procesado. "Él me dijo que si sabía que todo salía en los medios, no hablaba. Para ellos no era todo tan tremendo. Los hermanos lo abrazaron, y lloraron juntos. Estábamos todos asustados, y preocupados. Yo lloraba por los rincones porque no quería que me vea llorar. Tenía que estar firme, no me podía ver mal", relató la mujer.

Embed

Todos sabían, no era un secreto

"Entre sus compañeros era como una joda, un pasatiempo, en su mente no era tan tremendo. Ni siquiera era un secreto, todos lo sabían. Jamás imagino todo esto. Le cuesta entender lo que está viviendo. Él en Cipolletti no se animaba a salir. Se ponía una gorra y lentas para ir a la calle. Yo le explicaba que ya está, que no podía hacer nada. La gente es muy mala y juzga sin saber. Tenía miedo que lo reconozcan y le griten algo. Iba a correr de noche para que no lo vean, y le va a costar volver a la normalidad", comentó Verónica.

La madre contó que la primera vez que sufrió los abusos fue con 17 años mientras estaba en la pensión. "Tuvo máximo cinco encuentros, no más. No vivía de eso. La primera información lo dañó mucho, porque se lo acusaba de ser parte de la red", explicó la mamá.

Preguntada si pudo estar frente a frente con los abusadores, Verónica dijo que no, y que no quisiera estarlo.

"No sé si podría mirarlos a la cara. Les diría cómo pueden ser tan mierdas, destruir el sueño de alguien. No tuvieron compasión", aseguró. Pidió que la Justicia haga lo que tenga que hacer, y que paguen, para que muchos otros chicos se puedan salvar.

Embed

LEÉ MÁS

Habló la mamá de Joaquín: "Mi hijo se equivocó pero no fue entregador, fue una víctima"

Denunció que Cohen Arazi le ofreció plata por sexo en un boliche cipoleño

Para la fiscal, el juvenil cipoleño es imputado y víctima a la vez

El joven cipoleño vinculado a la causa contó detalles aberrantes sobre los abusos en Independiente

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído