Milagro de vida: Lautaro les escribió a sus padres

A más de un mes de la golpiza, el joven salió de terapia intensiva.

Agustina Benatti

policiales@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN

Hace más de veinte días el encuentro en una sala de espera con Vanesa Speranza era devastador. Una madre destrozada que le decía a su hijo de 20 años que lo iba a acompañar si decidía dejar este plano. Sin embargo, las cadenas de oraciones y la fe de la familia dieron cuerpo a un milagro en cuestión de días: Lautaro salió del coma, respira por sus propios medios y hasta les escribe a sus padres.

Las buenas noticias para la familia Bettini Speranza son a diario. A 39 días de la brutal golpiza que lo dejó internado en estado crítico, la salud de Lautaro ha mejorado al punto de ser trasladado a terapia intermedia.

En diálogo exclusivo con LMN Vanesa explicó: “Sigue con un esquema de antibióticos pero la idea es llevarlo a un lugar donde haya gente entrenada para rehabilitarlo”.

La última intervención quirúrgica a la que fue sometido fue el viernes pasado y, según Vanesa, fue un éxito. El cuadro respiratorio que era lo más crítico de su situación ya está controlado e, incluso, no necesita el respirador artificial que hace semanas era lo que lo mantenía con vida.

“Todavía no se habla de secuelas pero sí nosotros como papás vemos que no mueve la parte superior izquierda pero está lúcido y escribe”, confió su mamá sin dejar de sonreír ante las evoluciones de Lautaro.

Por ahora, el medio de comunicación que usa Lautaro es una hoja y un marcador. El lunes les pidió un café, unas galletitas y un helado, típico de un joven de 20 años. Incluso, le escribió a su mamá “te acompaño”, lo que la emocionó hasta las lágrimas.

“Mi hijo está vivo y es la noticia más linda. La felicidad que tengo no la puedo expresar, está vivo y casi completamente sano”, dijo Vanesa Speranza, mamá de Lautaro.

Sus pedidos. El primer día pidió un café. También le escribió "te acompaño" a su mamá.
Sus pedidos. El primer día pidió un café. También le escribió
Sus pedidos. El primer día pidió un café. También le escribió "te acompaño" a su mamá.

Contra todo pronóstico

Cuando Lautaro fue trasladado al Hospital Regional, ingresó prácticamente con muerte cerebral producto del golpe recibido. Además, durante su internación contrajo neumonía y el resto de los órganos estaban complicados.

“Hubo un momento en que una médica me dijo que mi hijo se iba a morir, me decía que pasemos para que nos despidamos”, relató Vanesa mientras explicaba que Lautaro sobrevivió a niveles de oxígeno inexistentes.

Vanesa afirmó que hace tres semanas el panorama era completamente distinto: “En un momento los médicos no sabían qué hacer, estaban desconcertados. Fue un milagro”.

Ahora Lautaro duerme sin respirador y prueba pasar varios minutos sentado en la cama. De acuerdo con su familia, por momentos está muy conectado y lúcido, tanto como para recordar el patrón que bloquea su celular y contraseñas de sus redes sociales.

Mientras tanto, cada vez son más los que se acercan de algún modo a la familia para expresar sus buenas energías. El caso de Lautaro sirvió para desenmascarar una realidad cruda y violenta en la que viven nuestros jóvenes. Hasta se tomaron medidas con las fiesta al aire libre.

Newen Rodríguez durante la audiencia del martes pasado.
Newen Rodríguez durante la audiencia del martes pasado.
Newen Rodríguez durante la audiencia del martes pasado.

Dos acusados por la brutal agresión y uno sigue en prisión

NEUQUÉN

Newen Rodríguez y Daniel Morales, ambos de 18 años, son para la Justicia los agresores de Lautaro Bettini. El primero, acusado de tentativa de homicidio y con prisión preventiva por seis meses; el segundo, de lesiones graves cometidas con alevosía y en libertad.

El ataque ocurrió la mañana del 1° de enero en calle San Martín al 6000 durante la desconcentración de la fiesta de Año Nuevo realizada en el predio del Neuquén Rugby Club. Un día después, el video de la agresión a Lautaro comenzó a circular por los medios y redes sociales, por lo que la Policía inició una investigación para dar con los dos atacantes.

Así, el miércoles 3 detuvo a Newen Rodríguez en la casa del padre de su novia. De acuerdo con la teoría de la fiscalía, se trata del joven que le pegó un piedrazo en la cabeza a Lautaro.

El sábado fue atrapado Morales, quien le pegó una patada a Bettini una vez que había caído al suelo tras el golpe con la piedra, en su casa de Valentina Sur. Tras la acusación, este joven quedó en libertad.

Este martes, un juez le rechazó el pedido de libertad al defensor de Rodríguez.

Embed

“Yo todo el tiempo le decía que no vaya a esa fiesta”

NEUQUÉN

La primera vez que Vanesa vio a su hijo después del ataque fue mientras lo llevaban al quirófano. “Tenía toda la cara hinchada, reconoce mi voz y ahí me dice no quiero que estés mal, perdoname”, relató la mujer y agregó: “Yo todo el tiempo le decía ‘no vayas a esa fiesta, Lautaro’”.

Vanesa se enteró de la terrible noticia casi cuatro horas después de que la ambulancia lo asistiera luego de la golpiza a la salida de una fiesta de Año Nuevo. Sin embargo, no supo qué le había pasado a su hijo hasta el día después.

Daniel Parada, el papá, fue el primero de la familia en ver el video. “Lo vi y dije ‘ni por casualidad se lo muestren a ella, es muy fuerte’”, confió el papá y agregó que en un principio pensaron que se había caído y golpeado contra el cordón de la vereda por la gravedad de las lesiones.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído