Mirá cómo un perro callejero se ganó el corazón de una azafata alemana

La azafata cada vez que se alojaba en un hotel de Puerto Madero el perro la esperaba en la puerta.

Rubio es un perro callejero que tras recibir las primeras caricias de Olivia Sievers, la siguió y se quedó esperándola en la puerta de un hotel de Puerto Madero. Pacientemente se quedaba dormido en el acceso esperando que baje su flamante amiga. Con el tiempo ese cariño hizo que se transforme en su dueña.

Olivia es una azafata alemana que viaja frecuentemente a Argentina y se aloja siempre en el mismo hotel adonde la seguía.

Luego ella debió regresar y no vio al perro hasta seis meses después. La sorpresa fue grande al ver la fidelidad del perro que seguía parado frente al hotel esperándola.

Ahí decidió adoptarlo y hacer todo lo posible para llevárselo a su casa en de Alemania.

En los videos que la misma azafata sube a las redes sociales, se lo puede ver a Rubio jugando e integrándose a su nueva familia.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído