Modificarán rotondas para hacer más fluido el tránsito

El Municipio mejorará accesos, construirá pasos y hará señalizaciones.

Neuquén.- Las rotondas sirven para ordenar y agilizar el tránsito de la ciudad. Sin embargo, en las horas pico se convierten en un verdadero caos, debido al alto tránsito y la mala conducta de los automovilistas. Es por eso que desde el Municipio proyectan modificar varios puntos neurálgicos.
"Entrar a Neuquén a primera hora es un dolor de cabeza", asegura José Aringoli, un vecino de Centenario que trabaja todos los días en la capital provincial. "Muchos autos juntos llegan a los accesos y nadie respeta nada, por eso se hacen largas colas", precisó.

El corredor de la Ruta 7 a la diagonal 9 de Julio es el más complicado de todos en horas pico. Allí convergen cientos de vehículos que intentan llegar al centro de la ciudad o intentan salir de ella.
Gonzalo vive en Santa Genoveva y suele cruzar la rotonda de Doctor Ramón y Ruta 7 para visitar a sus amigos en Alta Barda, aunque hacerlo es una tarea difícil. "Cuando está la Policía podemos cruzar rápido, porque los coches tienen que frenar y bajan la velocidad, pero si no se complica. Podés llegar a tener que esperar 15 minutos para poder cruzar. Los autos no frenan enseguida y no respetan a los peatones", aseguró a LM Neuquén.

Plan de obras

Para solucionar estos inconvenientes, el municipio capitalino tiene en carpeta una serie de proyectos para mejorar la fluidez del tránsito.

Está contemplado que a mediados de año se inaugure el nuevo acceso al barrio Alta Barda por Cordón Colón. Está en proyecto ejecutivo un nodo vial en la entrada al mismo barrio. En marzo se intentará buscar financiamiento para el cruce elevado de la rotonda de Doctor Ramón, que está en etapa de proyecto ejecutivo y se analizan modificaciones a las rotondas de diagonal 9 de Julio y República de Italia y de Antártida Argentina y Rioja. El presupuesto estimado para concretar estas iniciativas ronda los 250 millones de pesos.

Otra de las obras que ya está realizando el Municipio está vinculada al ensanchamiento de Leloir, sobre la calle Entre Ríos se están construyendo una rotonda de distribución y un retome del tránsito, que se suma a la modificación iniciada sobre Illia, frente a la Legislatura.
Sin respeto a las reglas

En la ciudad hay más de 40 rotondas. El esfuerzo del Municipio para mejorar los accesos a las principales rotondas de la ciudad de Neuquén se enfrenta a la falta de respeto que los automovilistas tienen de las normas de tránsito.

A primera hora de la mañana, cuando los vecinos quieren entrar a la ciudad, y a la tarde, cuando intentan salir, es común oír bocinazos y algún insulto, y ver embotellamientos y hasta accidentes.
Los puntos de conflicto son las rotondas de Doctor Ramón y Ruta 7, ya que los automovilistas que bajan por la autovía lo hacen a alta velocidad y no frenan al llegar a la zona de giro, y la de Antártida Argentina, Rioja y diagonal 9 de Julio, donde hay una colectora y dos calles con alto tránsito.
"Las señales están, pero no se las respeta", indicó Guillermo Fuentes, instructor de autoescuela Stop. Facundo Churrarín, técnico en Seguridad Vial del municipio, agregó que los usuarios "confunden las señales de tránsito como símbolos y no como signos".

Churrarín señaló que la primera solución es que los conductores respeten las reglas de tránsito: "Es una cuestión estrictamente cultural de respetar al otro".

40 km/h es la velocidad máxima para circular. Se aconseja llegar a las esquinas a 25 km/h.

Prioridades

Los especialistas explicaron que quien circula por la rotonda tiene prioridad de paso, salvo que exista una señalización contraria; el que está a la derecha de la rotonda es quien tiene prioridad para ingresar a una rotonda; en todo momento se debe respetar al peatón, quien de todas formas debe cruzar por la senda peatonal o por la línea más segura entre las dos veredas.

"Si todos respetaran las señales y entendieran cómo funciona, no debería haber problemas", indicó el técnico municipal.

Micaela, una muerte que conmovió a la ciudad

El 25 de noviembre de 2015 Micaela Barra, una joven estudiante universitaria de Centenario, fue atropellada por un camión en la rotonda de Doctor Ramón y murió en el acto. Una estrella amarilla en la cinta asfáltica recuerda su pérdida.

Esta muerte innecesaria sirvió para que las autoridades y los automovilistas tomaran conciencia del peligro que significa ese punto de la ciudad. Sin embargo, hoy por hoy poco ha cambiado.
"La rotonda de Doctor Ramón es muy peligrosa para los peatones porque los automovilistas no los respetan. Reclamamos una pasarela peatonal, pero hasta ahora no tuvimos respuesta", señaló Laura Marillán, titular de Estrellas de Neuquén.

"Hubo que esperar a que muriera Micaela Barra para que se cambiara la parada de colectivos", se quejó.

Los familiares de víctimas de accidentes de tránsito afirman que "muchos ciudadanos han tomado conciencia de los que hacen cuando viajan a bordo de un vehículo, pero lamentablemente otros no y su exceso de confianza y el creer que nada les va a pasar producen accidentes".

Desde Estrellas de Neuquén respaldan las obras viales encaradas por el Municipio para mejorar los accesos a la ciudad, pero reclamaron profundizar las campañas de concientización de los conductores, programas de educación vial en las escuelas y una mayor presencia de los inspectores de tránsito en las calles, para educar a los automovilistas y cuidar la vida de las personas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído