El clima en Neuquén

icon
18° Temp
34% Hum
La Mañana Joe Biden

Biden participó en la huelga de los trabajadores del automotor

Están con medidas desde hace 12 días. El presidente los alentó a seguir firme en su reclamo de aumento del 40%.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se unió este martes a la huelga de trabajadores del automotor en Michigan para apoyar el reclamo de un aumento salarial del 40 por ciento. "Sigan firmes", los alentó tras agregar que se merecen "mucho más" de lo que están cobrando.

Los trabajadores del sindicato United Auto Workers (UAW) comenzaron la huelga hace 12 días y se expandió a 20 estados la semana pasada. También sigue siendo un dilema para la gestión de Biden, ya que una parte de las quejas de los trabajadores incluye preocupaciones sobre una transición más amplia a los vehículos eléctricos.

La visita de Biden, la primera de un presidente estadounidense a unos trabajadores en huelga en la historia moderna, tuvo lugar un día antes de que Donald Trump, principal candidato republicano a la presidencia, se dirija a los trabajadores del sector automovilístico en Michigan.

Se merecen el significativo aumento que necesitan”, dijo Biden con megáfono en mano, mientras caminaba abajo la atenta mirada de los manifestantes y con una gorra de béisbol del sindicato UAW.

Biden desembarcó en un almacén de distribución de repuestos de General Motors ubicado en un suburbio al oeste de Detroit, la ciudad más grande del estado y conocida por su industria automotriz, y animó a los trabajadores a seguir luchando por mejoras salariales, a pesar de la preocupación por los daños a la economía que podría provocar una huelga prolongada.

"Sigan firmes", alentó y apoyó la demanda del sindicato de un aumento del 40%. “¡Sin trato, no hay ruedas!”, corearon los trabajadores cuando llegó Biden. “¡Sin pago, no hay repuestos!”

Al mandatario se le unió el presidente de la UAW, Shawn Fain, quien lo acompañó en la limusina presidencial hasta el piquete.

Gracias, señor presidente, por venir a apoyarnos en este momento”, dijo Fain, quien aseguró que el sindicato está involucrado en una “especie de guerra” contra la “codicia corporativa”.

“Nosotros hacemos el trabajo pesado. Nosotros hacemos el trabajo real, no los directores ejecutivos", dijo Fein.

En tanto que desde la Casa Blanca calificaron la visita de hecho "histórico".

El actual mandatario, que se define como el presidente más sindicalista de la historia de Estados Unidos, considera que los empleados deben beneficiarse de las "ganancias récord" de las empresas.

.

https://publish.twitter.com/oembed?url=https%3A%2F%2Ftwitter.com%2FJoeBiden%2Fstatus%2F1706805246230409429&partner=&hide_thread=false

“Biden está luchando para garantizar que los automóviles del futuro sean construidos en Estados Unidos por trabajadores estadounidenses sindicalizados con empleos bien remunerados, en lugar de ser construidos en China", dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, a la cadena de noticias CNN.

El presidente llegó a Michigan un día antes que el expresidente Donald Trump, favorito para la nominación republicana en 2024, donde celebrará su propio evento en un intento de cortejar a los trabajadores de las automotrices, a pesar de que los líderes sindicales dicen que no es un aliado.

El exmandatario tampoco estará en el segundo debate de las primarias republicanas de mañana, como ocurrió con el primero el mes pasado, y buscará capitalizar el descontento por el estado de la economía y el enojo por el impulso de la gestión de Biden por más vehículos eléctricos, un componente clave de su estrategia de energía limpia.

Trump, que anunció su viaje antes del de Biden, acusó al presidente de copiarle. Su vocero, Jason Miller, calificó la visita del presidente como "una pobre sesión de fotos". Mientras que la Casa Blanca niega que la idea de Trump haya influenciado la decisión del presidente.

El alejamiento de los vehículos propulsados por nafta preocupó a algunos trabajadores porque las versiones eléctricas requieren menos gente para fabricarlas y no hay garantía de que las fábricas que los producen estén sindicalizadas.

La huelga en General Motors, Ford y Stellantis tuvo hasta ahora un efecto limitado en las ganancias de las empresas, al tiempo que introdujo nuevas presiones sobre los proveedores de piezas de automóvil de los "Tres Grandes".

El UAW representa a casi 150.000 trabajadores de la industria automotriz estadounidense.

Hasta ahora, las tres empresas con sede en Detroit presentaron propuestas que ofrecían un aumento salarial del 20% durante la vigencia del convenio, pero mantenían la semana laboral de 40 horas.

El sindicato exige un aumento salarial combinado del 46% a lo largo de los cuatro años de duración de un nuevo convenio, así como una semana laboral de 32 horas con un salario de 40 horas.

Esta es la primera vez en la historia que se convoca una huelga a la vez en las fábricas de las tres principales empresas automovilísticas

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario