El clima en Neuquén

icon
Temp
81% Hum
La Mañana Isabel II

Isabel II, 70 años de un reinado que resistió crisis y unió naciones

La monarca atravesó los hechos históricos más relevantes del siglo XX con un ritmo incansable de trabajo diplomático. La consideran un símbolo de unión del Reino Unido.

La reina Isabel II era mucho más que una mujer añosa. Y aunque muchos bromeen sobre su extenso reinado y la espera interminable de su heredero, el príncipe Carlos, para asumir el trono, lo cierto es que Isabel II fue una de las figuras más prominentes de la política internacional durante buena parte del siglo XX y uno de los mayores aglutinantes de la sociedad británica en tiempos difíciles. Con templanza, resistió la pérdida de legitimidad de las monarquías y los dominios imperiales, e incluso los embates de la prensa rosa con decenas de escándalos familiares, para sostener a la corona británica como la principal casa real en tiempos de supremacías republicanas.

Elizabeth Alexandra Mary nació en Londres en 1926, con la tranquilidad de que tendría una vida apacible en los palacios y sin ninguna obligación monárquica. Es que Elizabeth no estaba destinada a ser reina, porque era la primogénita de un hombre que nunca llegaría al trono. Su padre era el duque de York, el segundo hijo de los reyes de Inglaterra, por lo que la pequeña sólo estaba destinada a cumplir escasas obligaciones protocolares como parte de la extensa familia real.

Su vida cambió cuando tenía once años. Y no por algo que ella haya hecho. Su tío, Eduardo VIII, ascendió al trono británico en 1936, tras la muerte de su abuelo. Sin embargo, un año después, y de forma inesperada, renunció a su título para seguir las órdenes de su corazón: se había enamorado de la actriz estadounidense Wallis Simpson, que se había divorciado en dos ocasiones. Como la corona no permitía las uniones con divorciados, prefirió bajarse del trono y mudarse al otro lado del océano con su nueva esposa.

Así, el padre de Isabel asumió la corona. Albert Frederick Arthur George se convirtió entonces en Jorge VI, un rey recordado por su tartamudez y sus esfuerzos para vencerla con el fin de alentar a las tropas británicas a combatir contra Alemania durante la Segunda Guerra Mundial, en 1939. Con este nuevo reinado, Isabel era la heredera al trono.

Antes de que la corona se apoyara en su cabeza, Isabel se casó, en 1947, con Felipe, el príncipe de Grecia y Dinamarca, que renunció por ella a sus títulos y cambió de religión: de la ortodoxia griega al anglicanismo. Como suele suceder en la realeza, Felipe e Isabel tienen lazos de sangre: son tío y sobrina en tercer grado por parte del rey de Dinamarca, y también primos terceros por parte de la reina Victoria de Inglaterra.

isabel ii casamiento.jpg

Con tan sólo trece años, la joven Isabel se enamoró del apuesto Felipe y se comunicaron por carta hasta su boda, en la que recibieron nada menos que 2500 regalos. Lejos de la opulencia, la princesa se casó en una Gran Bretaña destruida por la guerra y hasta usó cupones de racionamiento para confeccionar su vestido de novia. Su unión con un príncipe extranjero que tenía vínculos con alemanes nazis no fue aceptada inicialmente, pero pronto Felipe se convirtió en un caballero inglés, aunque siguió alimentando a las revistas del corazón durante décadas.

Como princesa, dio a luz a su hijo Carlos, heredero del trono. En 1950 nació Ana. Ambos podían usar el título de príncipes porque Felipe, que era extranjero, había obtenido una patente real. Ya como reina del Reino Unido, dio a luz a sus hijos menores: Andrés y Eduardo.

Tras sus primeras funciones públicas durante este conflicto bélico, Isabel asumió al trono en 1952, tras la muerte de su padre y en una promocionada coronación que fue la primera en ser televisada. Así, esta monarca estrenaba un nuevo capítulo de la relación de la monarquía con los medios masivos de comunicación, que incluyó decenas de mensajes televisados, transmisiones radiales y que llegan al 2022, cuando las cuentas oficiales de la Corona en las redes sociales anuncian y lloran la muerte de su longeva reina.

isabel ii coronacion.jpg

En su larguísimo reinado, Isabel II soportó más de un sacudón. Asumió en 1952 como jefa de la Mancomunidad de Naciones y reina de los siete países independientes pertenecientes a la misma: Reino Unido, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica, Pakistán y Ceilán. Sin embargo, sus alcances imperiales fueron perdiendo legitimidad y fue ella quien gobernó al pueblo británico a medida que la mitad de sus reinos declaraban su independencia y la fuerza de la monarquía perdía poder.

Durante las siguientes décadas, lideró la transformación del Imperio Británico en la Comunidad de Naciones y ejerció labores diplomáticas con numerosos viajes al extranjero, donde visitaba a sus súbditos y participaba de encuentros en organismos internacionales como la ONU. En los años siguientes, cerca de 20 países de África y el Caribe se independizaron de la corona. Y a pesar de las crisis políticas e institucionales que afrontaba, la reina seguía ganando popularidad.

Como una trabajadora incansable, apenas los días en que daba a luz a sus hijos la alejaban de las obligaciones monárquicas. Isabel II era consultada por los primeros ministros y ejercía un rol fundamental en actividades políticas y diplomáticas. Mientras tanto, sus hijos, ya adultos y casados, eran los nuevos protagonistas de un interés mediático en alza.

isabel ii diana.jpg

Si bien los príncipes siempre habían cautivado el interés de los plebeyos, que se informaban de sus movimientos a través de la prensa, en 1992, un "año horrible" oscureció la vida privada de la familia real con una sucesión de eventos desafortunados que la reina prefería olvidar. En marzo, su segundo hijo, el príncipe Andrés, duque de York, y su esposa Sarah, se separaron. En abril, su hija Ana se divorció de su marido, el capitán Mark Phillips y a ellos les siguieron su heredero, el príncipe Carlos, y la famosísima Diana Spencer.

Para empeorar ese año nefasto, en una visita de Estado a Alemania en octubre, manifestantes furiosos le arrojaron huevos en Dresde, y en noviembre el castillo de Windsor sufrió severos daños tras un incendio devastador. Y aunque los años siguientes no fueron tan horribles, lo cierto es que la formalización del divorcio entre Carlos y Diana significó un duro golpe para la estabilidad de la familia real, que tambaleó todavía más tras la trágica muerte de la ex princesa en un accidente de auto, apenas un año después.

Con 50 años en la Corona, Isabel II celebró su Jubileo con una extensa gira por las naciones que conformaban su reinado, con Jamaica como primer destino. Isabel se dirigió a las Naciones Unidas por segunda vez en 2010, en calidad de reina y jefa de la Mancomunidad de Naciones. El secretario general Ban Ki-moon la presentó como un "ancla para nuestra época". Visitó Estados Unido, Canadá y Australia, y muchos llamaron a su viaje como una gira de despedida, a causa de su avanzada edad. Pero a Isabel aún le quedaba mucho tiempo para gobernar.

Mientras que la prensa especulaba sobre su posible abdicación al trono en favor de su hijo Carlos, ya de edad madura, la reina asumía sus compromisos reales con entusiasmo, para la sorpresa de muchos. Sufrió nuevos embates en la vida privada, como la renuncia a la corona de su nieto Enrique, el segundo hijo de Carlos, que se casó con una actriz extranjera y se instaló en Los Ángeles.

jubileo isabel ii.jpg

Isabel II fue testigo de numerosas guerras y del mandato de quince premiers británicos, desde Winston Churchill hasta Liz Truss, que logró saludarla en sus primeros días como mandataria europea y en los últimos días de vida de la longeva reina. Vivió también pandemias, crisis políticas, divorcios de su descendencia, fallecimientos de dignatarios y hasta la viudez. Pero mantuvo siempre un compromiso de vida hacia el pueblo británico.

Tras su jubileo de platino, Isabel II fue más conocida por su longevidad y su permanencia en el trono que por sus opiniones políticas o religiosas, que rara vez daba a conocer. Y aunque no actuó públicamente en ese sentido, muchos consideran que su figura, con su sola presencia, fue el aglutinante fundamental para evitar la separación de las naciones que conforman el Reino Unido, y que unifican culturas diferentes bajo la misma corona.

ULTIMA FOTO REINA ISABEL NUEVA PRIMER MINISTRA
La última foto con vida de Isabel II. Fue el pasado martes 6, cuando recibió a la primera ministra Liz Truss.

La última foto con vida de Isabel II. Fue el pasado martes 6, cuando recibió a la primera ministra Liz Truss.

Amante de los caballos y los perros, infatigable, viajera y quizás una incógnita para muchos, la monarca mantuvo su vigencia en 70 años de reinado. Y a pesar de las crisis familiares que se imprimieron en cientos de portadas de diarios y revistas, este 8 de septiembre de 2022, cuando yacía bajo supervisión médica en el Castillo de Balmoral, sus cuatro hijos, su nuera Camila y sus nietos, el heredero Guillermo y su hermano Enrique, viajaron para aferrarle la mano por última vez.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario