El clima en Neuquén

icon
Temp
76% Hum
La Mañana Florida

Quiénes son las chicas que cazan pitones gigantes en Florida

El gobierno local les paga para eliminar esta plaga que está afectando el ecosistema. Salen de noche a cazarlas en los pantanos.

En Estados Unidos hay un sinnúmero de cazadores profesionales de distintas especies de animales, pero la que resulta más extraña y peligrosa es la de pitones gigantes. Un grupo de chicas, que no se dejan atemorizar fácilmente, se dedica de lleno a esa labor en Florida, donde la invasión de estas serpientes está afectando el ecosistema.

Amy Siewe es una de ellas, y ya montó una mini empresa dedicada a este oficio, "Python Huntress". No sólo las elimina para el gobierno local, sino también ofrece excursiones de caza de pitones para aquellos que se animen a semejante aventura.

Se describe a sí misma como “una cazadora profesional de pitones”. “Salgo al pantano, principalmente de noche, y capturo estas pitones”, afirma Amy.

Cuando se le pregunta por qué, responde: “Siempre he tenido una fascinación obsesiva por las serpientes. Como no le tengo miedo a las pitones y tengo años de experiencia con muchas especies de serpientes y reptiles, pensé que esta era una gran oportunidad para usar mi pasión y marcar una diferencia en el mundo”.

Amy Siewe con su pitón gigante de casi 6 metros de largo.jpg
Amy Siewe, primera desde la derecha, con su pitón gigante de casi 6 metros de largo.

Amy Siewe, primera desde la derecha, con su pitón gigante de casi 6 metros de largo.

Donna Kalil es otra “profesional” de la caza de pitones, de los 50 que tiene contratados el estado de Florida. Hasta ahora ha capturado más de 850 pitones. “Tienes que descubrir el modus operandi de las pitones. Es como jugar al ajedrez”, afirma.

"Como son una especie invasora, continúan moviéndose y cambiando su entorno", explica Kalil. "Y hay que seguir aprendiendo. Cada lugar es diferente, cada entorno en el que se encuentran es diferente”, apunta.

Un depredador destructivo

Desde que se lanzó el programa especial del gobierno, se han eliminado más de 8.500 pitones en todo el estado. Pero quedan muchas más porque se reproducen rápidamente.

Se trata de una especie “birmana” que fue introducida en los Everglades de Florida a mediados de 1990, a través del comercio de vida silvestre exótica.

Se llevaron cerca de 100.000 pitones a Estados Unidos para venderlas como mascotas. Pero cuando algunas escaparon a la naturaleza, encontraron un paraíso: se hacían un festín con presas pequeñas como ratones, ardillas y pájaros. También con algunos animales más grandes como ciervos e incluso caimanes chicos.

Embed

Las mascotas se convirtieron en constrictoras gigantes de hasta 6 metros de largo. "Han devastado nuestro ecosistema", advierte Mike Kirkland, biólogo senior de animales invasores del distrito de Florida. Él fue quien planeó el programa de eliminación de pitones.

"Hace veinte años, el lugar habría estado repleto de vida silvestre. Ahora te desafío a que encuentres un solo venado, zarigüeya o ardilla. Han diezmado nuestra vida silvestre nativa", le cuenta Kirkland a la BBC.

El programa ofrece entre 13 y 18 dólares por hora a los cazadores, más una recompensa de 50 dólares por cada pitón capturada. Y un bono de 200 dólares por encontrar un nido de pitón activo. "Es un programa único, pero también es un tema muy singular”, reflexiona Kirkland

Amy Siewe, en plena caza.
Amy Siewe, en plena caza.

Amy Siewe, en plena caza.

Las cazarrecompensa

En invierno, Amy y Donna, cada una por su cuenta, cazan pitones durante el día. Pero en el sofocante verano del sur de Florida, prefieren la noche. Así que suelen salir montadas en la parte trasera de su enorme camioneta, con protectores contra los insectos, para descubrir a las pitones.

Ambas trabajan con otras personas para poder controlar a las enormes serpientes. Cuando las descubren tienen que cerrarles la boca con cinta adhesiva, ya que tienen dientes grandes y afilados que pueden causar heridas serias. Y también cuidarse de que nos las envuelvan con su musculosos cuerpos.

Siewe, que antes de dedicarse a esto era vendedora inmobiliaria, admite que el trabajo es peligroso, pero también le resulta emocionante la persecución. Además, se trata de salvar todo un ecosistema. "Sé que cada serpiente que atrapo marca la diferencia", dice a la BBC.

Embed

Su negocio, organizar expediciones de caza de pitones, viene creciendo con fuerza. "La gente ha estado cazando en África, en todo el mundo, y ahora quieren venir a Florida a cazar pitones", cuenta Siewe.

Ahora Amy está detrás de una legendaria pitón birmana, enorme, y por eso está explorando las rutas y márgenes cubiertos de hierba del sur de Florida. "Nunca se sabe cuándo esa chica va a cruzar la calle, así que quieres estar ahí", apunta.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario