El clima en Neuquén

icon
Temp
55% Hum
La Mañana ciervo

Murió Antonio Alonso, el "Gallego" de El Ciervo

Tenía 83 años. Con él se va una parte de la historia gastronómica neuquina.

Antonio Alonso, el eterno “Gallego” de la confitería El Ciervo, murió este lunes a los 83 años, debido a una falla multiorgánica, según confirmó su hijo Gabriel.

El comerciante había tenido un creciente deterioro en su salud desde fines del año pasado. Comenzó con una insuficiencia cardíaca, después comenzaron a complicarse los riñones y esta semana el cuadro se había agravado completamente. “Se fue sintiéndose querido y agradecido por todos los homenajes que le hicieron en vida”, dijo Gabriel a LM Neuquén.

Te puede interesar...

El Gallego nació el 4 de febrero de 1939 en Galicia, España y cuando tenía 18 años decidió radicarse en la Argentina. En sus primeros 16 años en el país los vivió en Buenos Aires, donde montó un bar americano hasta que a principios de la década del 60 decidió radicarse en Neuquén.

fc_ nqn cafe el ciervo entrevista antonio alonso julio 2013 (2).jpg

“Metí una muda en una bolsita de nylon, me subí al colectivo y me vine. Esa fue mi maleta, se lo suelo contar a mucha gente. Y fui a trabajar como encargado en Láinez y Alcorta, a la confitería de un corredor de autos y mecánico conocido. Estuve ahí diez meses y las cuentas no cerraban y se me estaba terminando el dinero traído de Buenos Aires. Sabía que así no podía seguir”, recordó en una entrevista concedida a este diario.

Dijo que en aquel entonces alquilaba dos habitaciones en la casa de la madre de Antonio Osés, dueño de ROR Mayorista y que se había enterado que el propietario de la confitería El Ciervo vendía el local, pero él no tenía un centavo para comprarlo.

Sin embargo, fue el propio Osés el que le ayudó para que montara su propio emprendimiento gastronómico. Así comenzó la etapa más importante de su vida.

fc_ nqn cafe el ciervo entrevista antonio alonso julio 2013 (4).jpg

Renovó toda la confitería, pero decidió que continuara llamándose El Ciervo, la marca que le puso el propietario anterior por su afición a la caza.

El Gallego pasó más de 40 años de mucho trabajo al frente del restaurante y confitería por la que transitaron generaciones de neuquinos. “Mis huesos van a quedar en Neuquén, de eso estoy seguro”, dijo una y otra vez.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario