LMNeuquen Las Grutas

Nene de Las Grutas ofrece lavar bicis para ayudar a su mamá

Lautaro tiene apenas 9 años, vive en Las Grutas con su mamá Nolfa, más conocida como "Feffu", y es a quien busca ayudar en tiempos de crisis.

Las letras oscuras del cartel instalado en el cerco de la casa revelan en el trazo una mano infantil: “Taller de lavado”, dice. El aviso está hecho en una tabla que pudo haber sido parte de un encofrado u otra función edilicia, y como para reforzar el mensaje el autor le agregó el tierno dibujito de una bicicleta.

El emprendedor se llama Lautaro y tiene apenas 9 años. Vive en Las Grutas con su mamá Nolfa, más conocida como “Feffu”, y es en quien se inspiró el nene para idear una posible ocupación laboral, a pesar de su temprana edad.

Te puede interesar...

“Lo hace para ayudarme, quiere colaborar con la casa”, sostuvo la joven entre sorprendida y gratificada por la trascendencia que logró el gesto del chiquito, que va a cuarto grado en la escuela 362 de la villa balnearia.

Ella trabaja en la limpieza de departamentos turísticos y recientemente se inició en el alquiler de juegos y entretenimientos para chicos. Justamente son de las tantas actividades que están frenadas por la pandemia, lo que ha complicado la realidad económica de muchas familias.

Nene de Las Grutas ofrece lavar bicis para ayudar a su mamá
Nene de Las Grutas ofrece lavar bicis para ayudar a su mamá

Nene de Las Grutas ofrece lavar bicis para ayudar a su mamá

Eso percibió Lautaro en su hogar cuando puso manos a la obra. Ya tenía en claro la manera en que su madre se las ingenia para ganar el sustento, porque la ha visto. “Desde los dos años que me acompaña cuando tengo que hacer la limpieza en los complejos, y siempre quiso colaborar”, destaca la chica.

“Feffu” contó que hace un par de días “Lauty” le comunicó que iba a poner un lavadero de bicicletas, pero que también recibiría motos y autos si era posible. Le dijo que lo iba a montar en el patio de la casa que lograron construir con esfuerzo propio en un terreno que aún están pagando.

Lo interpretó como una broma, pero luego vio al nene que organizó un espacio para ubicar los rodados y acomodó la manguera para el agua, además de otros utensilios necesarios para la tarea.

Después se abocó a fabricar el cartel que anuncia la oferta del servicio y lo colocó en el frente. Como para practicar el nuevo oficio, lavó su bici, la de un primo y otro amigo. Ahí está, esperando clientes, en Golfo San José 1.175.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

11.834319526627% Me interesa
79.881656804734% Me gusta
0.59171597633136% Me da igual
2.3668639053254% Me aburre
5.3254437869822% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario