Neuquén sigue habilitando barrios sin planificación

La ciudad vive de excepciones, a la espera de la reforma del código.

Andrea De Pascalis

depascalisa@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- Muchas veces se habló del tema. Se abrieron debates interminables y nunca se avanzó en nada concreto. Siempre la pelea política se entrometió en las definiciones técnicas y la reforma del Plan Urbano Ambiental (PUA) quedó en la nada.

Se puso sobre la mesa en 2007 y no prosperó. En 2010 volvió a tratarse y otra vez se desmoronó el debate. Entre 2012 y 2013 se conformó una comisión especial para la reforma integral y esa vez el fracaso fue rotundo. En cada contienda electoral también se usó como plataforma política, pero siempre quedó en el discurso.

Como la ciudad crece en forma constante y a pasos acelerados, la solución para adaptar la demanda habitacional y el crecimiento de la población a la urbanización fue un número incontable de excepciones a la regla. Tantas, que nadie puede determinar cuántas, o prefiere no contarlas. Además hay otras 26 modificaciones a la norma madre que se plasmaron en ordenanzas.

Según se acordó cuando se redactó el PUA en 1998, a los diez años de su aprobación debía diseñarse una reforma acorde con los nuevos tiempos, pero pasaron 18 y los grandes interrogantes siguen siendo los mismos: ¿cómo avanzar sobre las tierras productivas de la ciudad?, ¿cómo plantear la convivencia entre las urbanizaciones y los pozos petroleros?, ¿dejar o no que se construya en zonas inundables? Las respuestas hasta el momento fueron excepciones y no soluciones integrales.

“Lo que traba es que la política pública para la planificación es la desplanificación. No se planifica para dejar hacer los negocios inmobiliarios. Si no se planifica se pueden hacer negocios con los usos del suelo”, opinó Andrés Rabassa, arquitecto y urbanista que estuvo en la comisión de la reforma del PUA en 2013.

“No se avanza porque hay muchos intereses creados, porque no estamos hablando de una acción sobre lo público, sino también sobre lo privado. Porque se sabe que una modificación central del PUA no va a permitir más excepciones y se van a terminar con otros intereses sobre el uso del suelo”, agregó María Eugenia Ferrareso, concejal del MPN.

Sebastián Gamarra, edil de Propuesta Ciudadana, explicó que es central una reforma en Neuquén, dado que hace rato dejó de ser una ciudad productiva para dar paso a una comercial y de servicios. “Por ejemplo, las chacras en medio de las urbanizaciones no tienen posibilidad de seguir. Hay que pensar en eso”, explicó.

Cuando se redactó el plan urbano en 1998 debía diseñarse a los 10 años una reforma acorde con los cambios en la ciudad.

Cuando se redactó el plan urbano en 1998 debía diseñarse a los 10 años una reforma acorde con los cambios en la ciudad.

Aseguran que se reformará

En el Concejo Deliberante hay certezas de que es necesario avanzar en esta modificación, pero también hay coincidencias en pensar que si desde el Ejecutivo no hay aval para la reforma, no será fácil concretarla.

“Es totalmente prioritario. Es un tema que plantemos en cada reunión de comisión de Obras Públicas, pero es necesario que esta decisión también salga del Ejecutivo, porque no nos podemos desgastar en un debate, como ya nos pasó, y que después no tenga el aval del oficialismo”, sostuvo Ferrareso, y remarcó: “No queremos más excepciones, sino reglas claras para todos. Tenemos excepciones todo el tiempo”.

Sobre el tema, Francisco Sánchez de NCN aclaró que ellos también consideran fundamental avanzar en esta reforma, aunque advirtió que primero tendrán que terminar con el código de tránsito y después dar un paso sobre el PUA: “El mismo intendente nos dijo en una reunión que empecemos a pensarlo”.

“Son innumerables las excepciones al PUA y que tienen impacto ambiental. Nunca existió la decisión política de incorporarlo en la agenda. La ciudad crece a ritmo acelerado, pero nunca se la pensó”. Marcelo Marchetti. Concejal del MPN

“Creemos que hay que actualizar el PUA. Evitaría las consecuencias negativas de un crecimiento acelerado y desorganizado. También que primen intereses de algunos sectores”. Mercedes Lamarca. Concejal de Libres del Sur

Pechi quiere que se revise por expertos

El intendente Horacio “Pechi” Quiroga también consideró que es importante revisar el PUA, pero aclaró que se debe hacer desde un trabajo profesional y no a través de una “asamblea popular”.

Destacó que se tiene que repensar esta norma desde el concepto de ciudades sustentables. “Requiere definiciones de una gran complejidad urbanística basada en discusiones académicas. Hay que interpretar la voluntad del conjunto pero lo que tenemos que escribir es tarea de especialistas”, dijo el jefe comunal, quien planteó la necesidad que opinen los colegios de arquitectos, ingenieros, agrimensores y de ciencias económicas.

“Hay que determinar líneas de crecimiento, gasto de energía. Todo requiere mente innovadora y hay que animarse a los cambios”, señaló Quiroga.

¿Qué es el Plan Urbano Ambiental?

El Plan Urbano Ambiental marca las pautas legales para la planificación de una ciudad. Todo lo que se haga sobre las tierras de un conglomerado urbano debe pensarse en función de la letra de esta norma que se refiere al planeamiento, gestión urbanística y ambiental de una urbe. Define por ejemplo los usos del suelo, cómo y en qué lugar de la ciudad se puede construir en altura, o qué zonas deben protegerse para la producción o recreación.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído