El clima en Neuquén

icon
Temp
35% Hum
La Mañana agente

Neuquén Solidario: "Ser agente sanitaria es ayudar a la comunidad"

No son médicos, ni enfermeros, son personas de corazón enorme que todos los días se dedican a ayudar a sus vecinos. 

Miles de personas en Neuquén trabajan todos los días para ayudar a otros que los necesitan. “Neuquén solidario” es el nuevo segmento de LMNeuquén donde los presentamos e intentamos que sean más las manos generosas.

Margarita Maturano es agente sanitaria del centro de Salud Almafuerte, en el Oeste de la capital, y disfruta de poder brindar su apoyo a personas lastimadas, madres solteras y muchos más.

Te puede interesar...

Hace 8 años que se desempeña ayudando a sus vecinos. Para hacerlo hizo la capacitación como agente sanitario durante un año, en el que viajaba a Chos Malal aunque debía arreglárselas con sus seis hijos. Su amor y dedicación dieron los frutos y logró completar los estudios.

Los agentes sanitarios no son médicos, ni enfermeros, pero sí recibieron conocimientos de esas dos disciplinas y también otras herramientas para poder ayudar a personas enfermas.

Neuquén Solidario 03 Agente sanitario.mp4

“¿De qué se trata ser agente sanitario? Es trabajar para la comunidad”, explicó con certeza Maturano y agregó que es una tarea mancomunada con las iglesias del barrio, la guardería, los médicos del centro de salud.

“Eso es ser agente sanitario, ayudar mucho a la comunidad, a las personas, las personas solas, las familias completas, atendemos a muchas chicas solas con bebés”, describió.

SFP Margarita Centro de Salud Alamfuerte (7).JPG

Dentro del Centro de Salud Almafuerte las agentes sanitarias tienen una pequeña oficina llena de bolsas con nombres en etiquetas, son las que ellas preparan para llevar a los vecinos los medicamentos, ropa o comida que necesitan.

En ese pequeño espacio organizan su jornada, preparan las cajas de medicamentos o vendajes y luego salen de recorrida los domicilios de aquellas personas que no pueden asistir al centro de salud para hacerse curaciones, o para retirar medicamentos.

SFP Margarita Centro de Salud Alamfuerte (13).JPG

Salen muchas veces de a dos, y juntas visitan a abuelos postrados que necesitan de un remedio para seguir viviendo, y también de su cálida visita para charlar un rato. Les ofrecen mate, o un té en épocas de COVID, y siempre las esperan con la alegría de recibir una ayuda, una palmada en la espalda.

Margarita está separada y vive en el barrio Z1, con sus dos hijos menores. Aunque las visitas las hace a las personas que viven en el Barrio Almafuerte ella les llama a todos sus vecinos.

“Es como que yo los adopto para mí. Porque son como mi familia, yo voy a la casa de ellos y no voy solo a curarlos y me vengo. Sino que charlo con ellos, que es lo que más necesitan”, describió de su trabajo.

SFP Margarita Centro de Salud Alamfuerte (16).JPG

“Entonces no solamente hago lo de curaciones, hago amistad. Que es lo que más me gusta a mí en mi trabajo, trabajar con ellos y conocerlos, conocer su familia, su vida, su retorno, su hogar. A veces por ahí hay pacientes que te cuentan que le falta esto, o aquello, y nosotros vemos cómo podemos resolver ese problema”, relató Margartita, quien con la ayuda de los demás integrantes del centro de salud formaron un ropero donde siempre tienen mudas de ropa para adultos, para niños y ajuares para recibir a los bebés.

Las agentes de salud también recolectan alimentos y hacen bolsones de comida para llevar a los vecinos que no la están pasando bien.

SFP Margarita Centro de Salud Alamfuerte (4).JPG

Durante el invierno se organizan para juntar leña y poder ayudar a calefaccionarse a las familias que no cuentan con gas natural en sus casas.

“Una vez conocí a una nena a la que no podían sacarle los piojos. Su familia hasta decidió pelarla y así y todo los piojos seguían en su cuero cabelludo. ¿Y sabés con qué se curó? Con amor, la empecé a visitar diariamente, le contaba cuentos, la acompañé, la respaldé y esa niña pudo salir adelante”, contó Margarita con el dolor que traen esos recuerdos, pero también con la alegría de la labor cumplida.

Margarita tiene 56 años y disfruta todos los días de poder ayudar a quienes lo necesitan. “Yo vivo para trabajar para las personas que quiero, para los pacientes, porque ya son como mi familia para mí. Me gustaría jubilarme haciendo lo que a mí más me gusta: trabajar para los pacientes y para la comunidad”, contó.

Neuquén Solidario quiere ser el nexo entre los que trabajan para ayudar y los que quieren ser solidarios con los que lo necesitan. Para hablar con las agentes de salud del Centro de Salud Almafuerte pueden comunicarse al 2996264246. Lo que más necesitan son donaciones de ropa de abrigo, frazadas y también alimentos.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario