Neuquén ya tiene a sus tripulantes de cabina

Treinta y ocho personas se formaron en el primer curso dictado en la ciudad.

Pablo Montanaro - montanarop@lmneuquen.com.ar

Te puede interesar...

A ellos se los puede ver siempre elegantes y a ellas, bien maquilladas y con una sonrisa y un cordial saludo recibiendo o despidiendo al pasajero. Pero no solo es cuestión de contar con cierto glamour para desempeñarse como tripulante de cabina de pasajeros, sino que la tarea requiere de una capacitación intensiva y exigente que incluye desde primeros auxilios hasta diversos procedimientos y actuaciones ante cualquier emergencia, salvamento y supervivencia.

El martes, 38 mujeres y varones de distintas edades y localidades de la provincia recibirán su certificado de tripulante de cabina de pasajeros (TCP) otorgado por la Administración Nacional de Aviación Civil Argentina (ANAC), que realizaron el primer curso presencial dictado en Neuquén en el Instituto de Formación Profesional Aeronáutica (IFPA). El IFPA está respaldado por la Asociación Argentina de Aeronavegantes, único sindicato que nuclea a todos los tripulantes de cabina del país.

Embed

7 meses dura el curso teórico-práctico, que se dicta un día a la semana por 8 horas.

La realización de este curso en un aula del centro de instrucción ubicado en el aeropuerto de Neuquén es de suma importancia. “Les brinda una formación integral y de igual calidad al que se ofrece en Buenos Aires para aquellos que quieran cumplir su sueño de volar”, explica Mariana Huber, jefa de Estudios Federal de IFPA y con una trayectoria de más de treinta años como TCP en Aerolíneas Argentinas. “Las tripulantes de cabina son algo más que la que ofrece una gaseosa o café, son los ojos de atrás de la tripulación de vuelo”, asegura.

“Nosotros deseamos que cuando Neuquén tenga una línea aérea, los tripulantes de cabina de pasajeros sean formados en Neuquén, y esa es la intención de llevar adelante estos cursos”, dijo Mariana Huber, Jefa de Estudios Federal del IFPA

Resalta que antes los neuquinos y rionegrinos solo podían hacer el curso a distancia. “Es importante la diferencia de formación que implica, ante una entrevista de trabajo, una formación presencial con instructores altamente calificados”, sostiene.

La inscripción a los cursos sale $4500 y el valor mensual de la cuota es de $5500. A esto se le deben sumar $1200 para el uso del campus del aeropuerto.

Ansiosas por empezar a volar, las nuevas TCP neuquinas coinciden en la calidad del curso que realizaron, como también la capacitación en simuladores de emergencia en la ciudad de Buenos Aires.

Embed
“Era un sueño postergado durante varios años. No somos solo las que servimos el café o la gaseosa, somos las encargadas de la seguridad de los pasajeros en el vuelo”, dijo Anny Moenne Loccoz, Tripulante de cabina, 52 años

“Era un sueño que tenía postergado hacía varios años, y en otras épocas tenía la limitación con el tema de mi estatura. Hoy la carrera está más abierta a otras capacidades y habilidades”, explica Anny Moenne Loccoz, de 52 años y mandataria nacional. Cuenta que el sueño de volar lo tiene desde muy pequeña: “Siempre me interesaron las cuestiones del espacio y admiraba a los astronautas”. Y reflexiona sobre su rol: “No somos nada más que la que sirve la gaseosa o la taza de café, somos las encargadas de la seguridad de los pasajeros en el vuelo”.

Para Luciana Grooss, de 18 años y profesora de árabe, que ni bien egresó del secundario se inscribió en el curso, hacer esta carrera era su objetivo por su interés en la aeronáutica ya que en un futuro quiere hacer el de piloto. Además, lo considera una buena salida laboral. Destacó las prácticas en supervivencia en tierra y amerizaje, y los procedimientos ante emergencias. “Nos prepararon superbien, practicamos evacuaciones que teníamos que hacer en 90 segundos y lo logramos”, explica.

Con 22 años, Carolina González, quien trabaja en un comercio familiar, se imagina su primer vuelo con “ansiedad y nervios” pero con mucha fe para conseguir trabajo en alguna aerolínea. “La formación que nos han brindado a sido muy completa”, asegura.

En abril, Roxana Ancafil, administrativa en una herrería, vio en internet la convocatoria al curso en Neuquén. “Siempre quise este trabajo, era un anhelo que hoy se concreta”, cuenta la mujer de 34 años y madre de dos hijas que, asegura, “están muy felices de lo que la mamá pudo concretar”.

LEÉ MÁS

"Con este fallo me mataron en vida"

Encontraron el cuerpo del hombre que fue arrastrado por la corriente del río en Plottier

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído