El clima en Neuquén

icon
16° Temp
59% Hum
La Mañana identidad

A los 50 años recurrió a la justicia y logró que su progenitor lo reconozca

Pese a que el resultado del ADN dio positivo, el hombre tuvo que iniciar acciones legales para recuperar su identidad.

"La identidad de una persona constituye un proceso que comienza antes del inicio de su vida y se prolonga más allá de su muerte. No se agota en el dato biológico de su existencia física, sino que abarca todos los aspectos que la integran como ser humano. Esto incluye tanto su inscripción en el seno de una familia y la asignación de un nombre propio, como su inserción dentro de una comunidad, con su lengua, su cultura, su territorio y su historia colectiva, a partir de cuyos relatos es posible construir la propia historia y proyectarse socialmente en el tiempo como un ser único e irrepetible".

Una definición contundente de un escrito del Ministerio de Justicia de la Nación calza a la perfección con los motivos de la lucha incansable de un hombre que, a sus 51 años, logró ser reconocido por su progenitor tras una vida de búsqueda, acercamientos fallidos, rechazo y dolor.

Con pocos detalles acerca de su historia pero con la certeza de un nombre y apellido y una ubicación, desde su juventud el hombre intentó establecer un lazo con su padre biológico quien desapareció de la vida de su madre apenas se enteró que estaba embarazada.

Ciudad Judicial Poder Judicial (3).jpg
Un hombre logró recuperar su identidad, a través de una demanda por filiación paterna, tras acudir a la justicia neuquina

Un hombre logró recuperar su identidad, a través de una demanda por filiación paterna, tras acudir a la justicia neuquina

"Mi progenitor nunca me reconoció. Nos conocimos personalmente recién cuando yo tenía aproximadamente 25 años. Con la ayuda de una persona que conocía a ambas familias, me presenté en la casa de mi abuelo paterno. En esa oportunidad, el Sr. F me dijo que no se encontraba en condiciones de mantener un vínculo conmigo. Tiempo más tarde , en el 2015, lo contacté nuevamente para que me reconociera y para que pudiéramos entablar una relación. Por su pedido realizamos la prueba de ADN. Aún cuando el estudio dio positivo, se negó nuevamente a reconocerme y mucho menos a mantener un vínculo", relata el demandante en una de las presentaciones que hizo ante la justicia neuquina.

Aunque el hombre nació en Buenos Aires y no vive en Neuquén, la demanda por filiación paterna se realizó en los tribunales locales dado que el progenitor reside en esta provincia.

Por su pedido realizamos la prueba de ADN. Aún cuando el estudio dio positivo, se negó nuevamente a reconocerme y mucho menos a mantener un vínculo Por su pedido realizamos la prueba de ADN. Aún cuando el estudio dio positivo, se negó nuevamente a reconocerme y mucho menos a mantener un vínculo

"Él empezó el proceso cuando tenía 49 año. Tenía una historia con mucho dolor por la negación de la filiación paterna. Sabía que su padre biológico hizo una vida y que formó una familia, así que tiene hermanos. Pero él no los conocía, así como tampoco conocía a sus abuelos, no sabía de dónde eran originarios. Tenía la mitad de su historia negada y para él eso era realmente un tema conflictivo en su vida, algo que lo incomodaba. Años de terapia, sus hijos también; por eso decide iniciar la demanda", explicó en diálogo con LMNeuquén, la abogada Nora Isasi quien patrocinó el caso como integrante del Ministerio Público de la Defensa de Neuquén, instancia a la que accedió el hombre por no contar con recursos económicos para sostener el litigio.

"Es una historia muy triste y súper compleja. El progenitor si bien no niega ese ADN -que es incontrastable-, tampoco fue a inscribirlo en el registro. La inscripción de la filiación tiene que ser voluntaria por parte del padre, de ahí la angustia de no tener su filiación reconocida en los documentos públicos y de acudir a la justicia", añadió.

¿Se puede reparar el daño moral y emocional?

"Finalmente logramos hacer un acuerdo para que se haga una inscripción, a través de oficio, en el Registro Civil de Buenos Aires. También se introdujo una indemnización económica por daño moral. Reclamamos 5 millones de pesos pero finalmente se acordó el pago fue de 3,5 millones de pesos. Es muy difícil de mensurar el año moral, pero lo que tiene en cuenta el juez son los años que transcurrieron sin reconocimiento, que el progenitor estaba al tanto y aún así no lo reconoció, la angustia que eso generó, todo lo que esa decisión afectó en su vida cotidiana a lo largo de 50 años", manifestó Isasi al enfatizar que lo que se contempla es el daño ocasionado, más allá del patrimonio que tenga la persona demandada.

ON - Poder Judicial (8).jpg

"Ahora hay una nueva línea que tiene fines restauratorios. Como este tipo de daños no se pueden medir materialmente de manera taxativa, porque involucran un daño a los sentimientos, se reclama algo que dé una alegría o placer que compense toda esa tristeza de alguna manera. Por ahí son actos simbólicos como la redacción de una carta explicando por qué hizo lo que hizo. Esto es algo muy nuevo. Por ejemplo, hay un caso similar -aún sin sentencia- en el que se pide que el progenitor le compre una computadora, una silla y un escritorio a un nene porque este nene está aferrado a una tablet que fue lo único que su padre le regaló en toda su vida. La tablet está rota, vieja, no funcionada más; pero el nene duerme con ella porque tiene un valor simbólico para él", contó.

"Ahora este hombre está conforme, es como que se sacó una mochila de encima. Estuvo de acuerdo con que su historia sea difundida para promover el derecho que tienen todas las personas a saber quiénes son sus padres y conocer su historia, incluso poder saber si tenés problemas de salud genéticos, la posibilidad de una ciudanía extranjera, un montón de alternativas que se abren a partir de la definición de la identidad", subrayó. "También tiene efectos patrimoniales porque ahora él tiene vocación hereditaria respecto de su padre", agregó.

"Este no es un caso común", sostuvo la letrada. Según explicó, desde que la Argentina ratificó la Convención sobre los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes en 1990 y le otorgó rango constitucional en 1994, las demandas son habituales en el caso de las infancias y jóvenes menores de 18 años, pero no así en la población adulta; y menos entre quienes ya pasaron los 40 y 50 años.

"Está muy incorporada la inscripción desde el nacimiento, hay un montón de facilidades para registrar y buscar la paternidad. Si no está identificada la filiación paterna, Defensoría del Niño enseguida empieza a instar a la progenitora para que la defina y identificar así al padre. Sin embargo, con los adultos eso no pasa. Para quienes nacieron antes de la Convención adoptada por Naciones Unidas en 1989 no estaba tan definido ese derecho y no es habitual ese reclamo entre las personas grandes. O lo hacen de chicos con la ayuda de la madre o a través de defensoría del Niño o de algún organismo; o de lo contrario, no lo hacen nunca más", contextualizó al remarcar la importancia del caso que sienta un precedente entre quienes aún tienen preguntas y reclamos en torno a su identidad, más allá de la edad que tengan.

En ese sentido, la defensora pública señaló que para iniciar una demanda es necesario contar con un profesional de la abogacía que oficie de patrocinante, además de saber quién es el progenitor y dónde vive para poder notificarlo y definir la competencia del juez.

"Un padre puede reconocer a un hijo sin límite de edad. El reconocimiento voluntario no exige ADN, de lo contrario se puede acudir a la justicia", comentó al tiempo que recordó que quienes no cuenten con los recursos suficiente pueden acceder al beneficio de litigar sin gastos -a través del Ministerio Público de la Defensa-, "con lo cual pueden hacerse el análisis de ADN en forma gratuita, además de no tener que costear el proceso, las pericias, los honorarios y las costas".

"La identidad es importante. El nombre es uno de los atributos de una persona. Sin nombre, sin identidad no sos persona, por eso es tan importante que sepan que pueden reclamar porque tiene que ver con la dignidad", concluyó.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario