El clima en Neuquén

icon
Temp
93% Hum
La Mañana 2023

El escenario 2023-2024: el balance para el vino

El sector saca cuentas y afronta el nuevo año con cautela por los cambios en la coyuntura. Expectativas por lo que sucederá con las ventas al exterior.

El año que termina deja algunas dudas respecto del futuro para el negocio del vino, a la vez que abre nuevos interrogantes que proyectan su influencia sobre el 2024. Si todo fin de año es tiempo de balances, estos son los cuatro escenarios más relevantes entre el año que se va y el que comienza.

Repunte posible de las exportaciones

El 2023 (con los últimos datos disponibles a octubre) no fue una año alentador en materia de exportación de vinos. Comparados, los números son los más bajos de los últimos tres años, con una caída del orden del 20% medido en divisas entre 2021 y 2023, medidos a octubre. Unos 160 millones menos de dólares, si se toman 739 millones de 2021 contra los 578 millones de 2023. En la serie larga, sin embargo, 2003-2023, el número se acerca a lo que Argentina exportó en 2010.

La devaluación de diciembre debería representar un incentivo a las exportaciones, tal como esperan en la industria, aunque los resultados tardarán en llegar. Quizás mucho más que lo que la inflación tarde en llevarse puesta la diferencia. De modo que los pronósticos para 2024 no son halagüeños ni agoreros. Cautela es la palabra que mejor describe la sensación. Así como incertidumbre también lo es. Con un plus ponzoñoso para cerrar el año: la vuelta de las retenciones a los exportadores que propone el gobierno en su DNU, que podría llevarlos al 8%, después de años de que la industria del vino batalle para llevarlas a cero.

Sin embargo, un dato en el horizonte de largo plazo a nivel mundial podría acomodar las cosas es términos de negocios. Independientemente de que la inflación argentina está más allá de todo análisis, la inflación mundial se espera que este 2024 vuelva a los carriles normales y que las elevadas tasas de interés que se pagan hoy también lo hagan. En los últimos dos años, el costo del dinero ha operado como un freno para que importadoras y distribuidores achiquen sus stocks trabajando con el mínimo a nivel global. Habrá que ver cómo evoluciona, pero un baja en las tasas podría empujar a los compradores a volver a sus stock normales. Ahí hay una ventana para el desarrollo del negocio.

Mercado interno, flat o a la baja

Hablar de 2024 para el mercado interno es hacer predicciones y oráculos de incierto valor aproximativo. En un negocio de largo plazo, sin embargo, es clave tener un horizonte. El vino en 2023 se encareció fundamentalmente por la magra cosecha que empujó todos los precios al alza incluso en un contexto inflacionario que ya los lleva hacia arriba. Si se comparan los años 2020 a 2023 (a octubre nuevamente), este año que termina es el más magro en despachos: un 17% menos que el máximo de la serie (2020). Ahora bien, medido sólo en vinos con mención varietal, es decir, descartando tetrabricks y genéricos, la caída es menos pronunciada y redondea el 11%.

Con un escenario de estanflación, el escenario para las ventas locales no parece positivo. Lo que parece avecinarse es una suerte de ley del más fuerte en el mercado interno. Todo pareciera indicar que se iniciará este año un nuevo proceso de concentración, apalancado en la capacidad de resistir que tengan las compañías, tanto para ganar cuotas de mercado a costo de otras, como para sostenerse con números positivos.

Vuelven los negocios de cercanía

Si los controles de precios del gobierno anterior significaron el achicamiento de la oferta en los negocios de cercanías –de supermercados chinos a locales de barrio– la actual coyuntura indicaría un revés acelerado a esta condición. Con precios libres y una combinación de caída de ventas generalizada, los negocios de cercanía volverán al escenario. Para los consumidores puede ser una buena noticia, siempre que puedan buscar precios.

2024 vendimia incógnita

Todos los ojos están puestos en la añada 2024. Según lo que se habla en el medio, antes de las estimaciones oficiales de vendimia, es que la próxima añada será de mayor volumen respecto a la 2023 –la menor en las últimas décadas– aunque no será una gran cosecha, debido a granizo, zonda y heladas. Lo que podría parecer, a priori, una mala noticia, puede que no lo sea: una gran cosecha en volumen empujaría al desplome del precio de la uva y de los vinos y en este escenario podría representar una tormenta perfecta para los productores, además de otros sumar incertidumbre a un año que será difícil en todos los ámbitos.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario