El clima en Neuquén

icon
12° Temp
87% Hum
La Mañana Carlos Fuentealba

El maestro y el historiador

"Los forjadores del futuro son los maestros", dijo Osvaldo Bayer cuando en octubre de 2007 visitó el CPEM 69, la escuela donde trabajaba Carlos Fuentealba, antes de ser asesinado.

"No hay impunidad que sea eternamente impune” se escuchó decir por estos días en las puertas de la Ciudad Judicial mientras se lleva adelante el juicio de la causa Fuentealba II, en la que ocho ex policías son juzgados por su participación en la represión en Arroyito que causó la muerte del docente Carlos Fuentealba durante una protesta en abril de 2007. La frase corresponde al escritor uruguayo Eduardo Galeano, quien afirmó que quienes mataron al docente “ignoran la decencia y desprecian la docencia”.

A pocos días de que los jueces dicten sentencia en esta causa que debió sortear numerosos obstáculos, conversando con un docente amigo me hizo recordar la visita que hiciera el escritor e historiador Osvaldo Bayer al CPEM 69 del barrio Cuenca XV, la escuela donde trabajaba Fuentealba. Fue una mañana de viernes de fines de octubre de 2007. Allí, ese gran rebelde esperanzado que fue Bayer compartió un encuentro con los ex compañeros y alumnos del docente a quienes les expresó su dolor y destacó la “protesta noble” que llevaron adelante los docentes junto al pueblo neuquino tras la muerte de Fuentealba.

Osvaldo-Bayer (1).jpg
“Fuentealba fue a reclamar por algo que tiene que ser la base de todo respeto en nuestra sociedad: la dignidad de los que enseñan a las nuevas generaciones

“Fuentealba fue a reclamar por algo que tiene que ser la base de todo respeto en nuestra sociedad: la dignidad de los que enseñan a las nuevas generaciones", dijo Bayer el día que visitó la escuela donde dictaba clases el docente asesinado en 2007.

“Fuentealba fue a reclamar por algo que tiene que ser la base de todo respeto en nuestra sociedad: la dignidad de los que enseñan a las nuevas generaciones. La bella gente: los docentes. Una sociedad que humilla a sus docentes es una sociedad hipócrita, sórdida, usurera”, fueron las palabras dichas por el autor de Los vengadores de la Patagonia trágica, quien antes de cerrar las puertas de la escuela, ubicada en el oeste de la capital neuquina, les dejó la siguiente reflexión: “los forjadores del futuro son los maestros”.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario