El clima en Neuquén

icon
13° Temp
54% Hum
La Mañana trago

El trago más amargo para el "hombre dulce": ¿Qué pasó con el Falcón de la miel?

Versiones contrastantes para un polémico final, justo cuando estaba por vender a la reliquia. "Ya lo doy por perdido", se resignó. Su nuevo y llamativo cartel.

Le llaman “el hombre dulce” por el comestible que vende, pero hoy está más amargado que nunca por la difícil situación que atraviesa. Inocente según él, culpable según las autoridades. Lo cierto es que el vendedor ambulante al que todos identifican con el Falcón cremita se quedó sin su preciado vehículo al que asegura estaba a punto de vender. Qué puntería…

Fue despojado del mismo en un control de alcoholemia realizado días pasados en el puente 83. El hombre jura y perjura que se lo quitaron ilícitamente y desde Tránsito afirman que en verdad se negó a realizar el test de alcoholemia y por eso se procedió a sustraerle el auto.

El confuso y polémico episodio sucedió el 1 de abril a las 22. "Ya lo doy por perdido", se resignó este personaje regional.

La versión de Ariel

Según el popular comerciante, “volvía desde Cipo rumbo a mi casa en Allen cansado y estaban haciendo el operativo. Paré al costado de la ruta y nada, solo había un policía con una Itaka que me miraba pero no más que eso. Pasaron varios segundos y decidí seguir. Cuando estaba llegando a la estación de servicio de la YPF, ya en Oro me detuvieron y me preguntaron ‘por qué había escapado’. Me pidieron la documentación, carnet, seguro, les entregué todo. Me dijeron ‘el auto va a quedar secuestrado’, les pregunté por qué y me contestaron ‘por fuga, evadir control policial y no sé cuántas cosas más...”.

Ariel miel02.jpg
Ariel, el vendedor de miel, días atrás a un costado de la ruta 151 con su Falcón. Foto Anahí Cárdena.

Ariel, el vendedor de miel, días atrás a un costado de la ruta 151 con su Falcón. Foto Anahí Cárdena.

Seguidamente denunció: “Empezaron a labrar la infracción, hasta ahí sabía eso. No me resistí ni me enojé, lo tomé con calma. Cuando llegué a mi casa y como los lentes habían quedado en el auto, recuperé anteojos viejos y pude leer bien el papel de la multa y me encontré que decía alcoholemia… Me enojé mucho porque no me hicieron test de alcoholemia y no había tomado nada. Esto me sale 500 mil pesos, más acarreo y estadía en el corralón”.

Por último, a un costado de la ruta chica, indicó: “Estoy sin auto. Nunca le pedí nada a nadie. Vivo de mi laburo. Venir a la 22 a dedo con 10 kilos de miel no es fácil. Necesito medio millón de pesos para recuperar el auto. Estoy con este humilde cartel, en el puesto que el choripanero me prestó”.

La versión de Tránsito

Por su parte, desde Tránsito dieron una versión contrastante y aseguran que solo hicieron cumplir las normas. “Se procedió a la retención preventiva por alcoholemia positiva ante su negativa del vehículo Ford Falcón dominio VAJ693, cuyo conductor se negó a realizar test de alcoholemia y a firmar actas labradas”, reza el informe oficial, palabras más, palabras menos.

“Todas las infracciones en este momento están teniendo ese valor. La multa policial es mucho más económica que la multa municipal, porque el valor de la municipal depende de la graduación alcohólica. Significa también retención de la licencia de 90 días”, recordó una alta fuente.

“Esa noche estábamos trabajando con la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV). No tengo el detalle de quién se hizo presente. Igual con la versión policial alcanza. Se rehusa al control y se lo considera alcoholemia positiva”, redondeó el mismo vocero.

Las dos campanas de un hecho polémico. El trago más amargo para el vendedor de miel.

image.png

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario