El clima en Neuquén

icon
12° Temp
58% Hum
La Mañana Veterinario

El veterinario neuquino que educa a niños en extrema pobreza en África

José "El Pelado" Massabo volvió al continente después de cuatro años y vive junto a una familia local. Su primera etapa del voluntariado se había interrumpido por el COVID.

Hace cuatro años, el veterinario neuquino José Massabo cargó su mochila y decidió irse rumbo a África para celebrar la llagada de sus cinco décadas. En lo que significaría una nueva experiencia de vida efectuando un voluntariado, el destino lo puso en un orfanato de Tanzania, país que vive una pobreza extrema.

Sin embargo, el estallido de la pandemia de coronavirus a nivel mundial hizo que esa “misión” se suspendiera. Luego de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) pusiera fin a la emergencia de salud global por COVID-19 en agosto de 2023, José retomó ese viaje para darle un final a esta historia de aprendizaje con un tinte de aventura y de cariño y calor familiar.

José Massabo médico veterinario -vertical 2-

Son las 14 en el tercer continente más grande del mundo y Massabo, que en horas se disponía a tomar un nuevo vuelo para seguir su ruta por Egipto, hizo un parate para describir las diferentes sensaciones que lo atravesaron en esa esperada vuelta: “Tenía cosas por terminar y necesitaba darle un final a ese viaje, que tenía una connotación más larga porque la idea era dar la vuelta al mundo en el lapso de un año. Me había quedado con ganas de volver a África y si bien anteriormente había hecho dos voluntariados tenía que hacer un cierre y volver hacerlo”.

Vivir en una casa de familia en África

José Massabo medico veterinario.jpg

Si hay algo por lo que siempre sorprende África es por la amabilidad y alegría de su gente y por su cultura, que suele ser bastante particular. En esta odisea para poder colaborar con aquellas personas más vulnerables, Massabo recaló en una casa de familia.

“África tiene algo muy lindo que es la cultura muy poco contaminada por el turismo. En la vida diaria de los voluntariados uno vive en una casa de familia con todas las deficiencias que podemos tener en relación a la vida diaria”, contó el Pelado o el Loco Massabo, como muchos lo conocen en Neuquén.

“La mayoría de las veces no hay duchas y tenés que bañarte con un jarro y palangana, tampoco no contas con un inodoro y en este caso hay agujeros en el piso”, agregó.

África se caracteriza por profundas desigualdades que determinan cómo vive la población, incluso lo que comen. Antes esa realidad, José describió: “Las proteínas son muy escasas, casi nunca comen porque la proteína animal es muy cara. Entonces se alimentan con verduras o algunas masas o harinas. La carne es casi inaccesible y comen mucho pollo, pescado. Siempre lo hacen en cantidades muy escasa”.

veterinario neuquino.jpg

Uso medicinal del cannabis en animales

Previo a su desembarco allí, el neuquino por adopción primero arribo a España, en donde ofreció una charla acerca del uso medicinal del cannabis en animales. Massabo es director del primer Consultorio Cannabico Veterinario de Argentina y miembro Fundador de la Asociación de Medicina Veterinaria Cannabinoide de Latinoamérica.

Tras su paso por el Viejo Continente, hizo su arribo a la capital de Mozanbique, Maputo: “De Mozambique me fui a Zambia en donde tuve el primer voluntariado en la ciudad de Livingstone donde están las cataratas de Victoria Falls. Y también estuve en Lusaka, capital de Zambia”.

José Massabo medico veterinario (3).jpg

La hoja de ruta de ruta viajera más tarde lo llevó al conocido veterinario a Kigali (Ruanda), Kenia, donde conoció las playas de Diani y Nairobi”.

En su experiencia solidaria, Massabo destacó el modo de convivencia que le tocó vivir con las tres familias africanas que lo albergaron. “Tienen esa cosa que es muy amistosa y amigable. Todo el tiempo están alegres y buena onda. Una cosa que es linda e interesante es la experiencia de acompañar a los chicos en la educación y el juego. Los chicos son muy amorosos y se te pegan todo el tiempo, se te suben a upa, te abrazan, porque le brindas un cariño, que es algo que a ellos les falta”, describió.

En cuanto al ritmo de vida de una familia africana, contó: “En las tres casas de familias que viví la mujer se despierta cinco y media de la mañana (hora que amanece en esta época del año) junto a sus hijos a limpiar la casa. Luego los chicos se visten para ir a la escuela, que en este caso era un aula en la misma casa de un metro por tres”.

Sobre su aporte o apoyo a los pequeños, José explicó que se dedicaba a darles “clases de español”. “Básicamente les enseñe los números y algunas palabras que ellos usan muchos transferida al español. En los momentos libres era la hora de ponerse jugar con los chicos e inventar juegos. Me pasó que me largaron con niños entre 2 y 9 años para entretenerlos. Por dar un ejemplo, los más grandes aprendieron a jugar a la Rayuela y al Tiro al blanco, con los más chiquitos (2 y 3 años) nos poníamos a oler hojas para que supieran distinguir los olores”.

De acuerdo a un informe elaborado en el 2023 por Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), la falta de acceso a la educación afecta a unos 110 millones de niñas, niños y jóvenes africanos.

image.png

Un dato que despierta atención es la posición del hombre en cuanto a su familia. Según reveló el director del primer Consultorio Cannabico Veterinario del país el hombre “no hace nada”. "El hombre es el hombre y es la mujer que se ocupa de todo y es así. Las nenas de 10 años para arriba se ocupan de sus hermanos más chiquitos. Esto fue así y es así desde que visite África. El hombre se sienta a comer, le sirven y ya…”, describió.

Lionel Messi siempre

Ante la mirada o conocimiento que puedan llegar a tener de otros países como el nuestro o Estados Unidos o alguna parte de Europa, Massabo aclaró que en las grandes ciudades hay gente que sí tiene “acceso a educación”, aunque no es mucha pero poseen más noción.

“En grandes ciudades hay educación, educación. A la gente que les enseñan los números, sumar y restar, escribir algunas palabras, no tiene ni idea de otros lugares del mundo. La parte de geografía ni se les enseña. A muchos le decís Argentina y empiezan ‘Argentina, Argentina y dónde queda Argentina’. ‘Queda por Estados Unidos’, te dicen algunos. Pero lo increíble es que la mayoría conoce Argentina por nombre por Lionel Messi. Todos, todos, te dice ‘Argentina, Messi’, algunos te puede decir Maradona. Pero hoy el noventa por ciento de las personas a las que le digo de dóndes soy te expresa ‘Argentina, Messi’. De ahí a saber en dónde se encuentra el país, cero. No sabe dónde está”, explicó.

“Para el Mundial de Qatar todos apoyaron a la Selección Argentina y hay bastante gente que tiene camisetas de Argentina o del Inter de Miami”, resaltó.

De acuerdo a este viajero, que ya visitó Colombia, Estados Unidos, Turquía, Australia y hasta China, son muy pocos los africanos que pueden aspirar a una buena educación o mejorar su situación económica.

José Massabo médico veterinario -vertical-

El Pelado se explaya sobre este panorama: “Los cambios no son muchos después de cuatro años de mi primer visita. Las diferencias sociales existan acá y en todos lados. Acá la diferencia está muy marcada: hay gente que tiene mucho y otra que no tiene nada. No hay nada en el medio. La gente que tiene (dinero) es poca, y es la que tiene más posibilidades, esperanzas de estudiar una carrera o viajar. Pero la mayor parte de la población, de todos los lugares por donde estuve, las aspiraciones son poder alimentarse y tener una familia porque eso está medio estipulado. No hay grandes anhelos y la mayor parte pasa por comer, tener un lugar donde vivir. La parte difícil es el hambre y la economía. Es difícil que cambie todo eso porque la cultura de ellos está acostumbrada a precariedad y es mucha, pero mucha la gente que vive en diferentes ciudades. Donde vaya uno hay superpoblación. Yo cuando lo denomino precariedad y no pobreza es porque la mayor parte cultiva y tiene para comer en lo que se refiere a los lugares más rurales. Y como cite antes el tema de la carne es muy caro y por eso no crían animales por eso cultivan la tierra todo el tiempo”.

En África la crisis humanitaria se fue intensificando por sequías recurrentes, inundaciones, conflictos y recesiones económicas. Sobre el accionar del Gobierno, Massabo indicó que en las ciudades que le tocó recorrer las asistencias son nulas. “No podría hablar de todas las ciudades pero en las que estuve no reciben ninguna asistencia. En Zambia lo que hace el gobierno para abaratar el costo de la luz es cortarla por un periodo de ocho horas todos los días en diferentes horarios, que van cambiando durante la semana. Eso sería una ayuda por decirlo de alguna manera”, precisó.

No se cruzó con argentinos

África es una de los países que atrae a aventureros, fotógrafos, cazadores, y turistas de todo el mundo que buscan sumar historias de todo tipo. Sin embargo, en su estadía en ese continente no se ha cruzado ningún argentino.

“Llevo dos meses y no he tenido oportunidad de encontrarme ningún argentino y casi ni españoles, por lo menos en las ciudades que estuve. Acá en la calle al hombre blanco lo llama ‘Mzungu’ que para ellos significa ‘Hombre blanco con plata’ porque generalmente son turistas. Acá principalmente hay mucho turismo europeo y todo el tiempo se están acercando respetuosamente, pero siempre con la idea de sacar alguna ventajita. No te roban pero todo el tiempo te ofrecen que les compre una birra o algo para comer. Te haces amigos enseguida porque ellos son muy amistosos pero siempre está ese tipo de trasfondo”, puntualizó.

En los documentales sobre África, que se emiten en las diferentes señales televisivas, siempre se hace foco en la vida salvaje de ese país que es una gran atracción para chicos y grandes. Y ese turismo de vida salvaje es una de las base de la industria turística local.

“África es enorme y el transporte es muy caro. Moverte rápido es tomarte un avión y los pasajes como mínimo tienen un costo de entre 150 y 400 dólares. Después están los colectivos, si es que querés viajar de manera económica, pero tenés que tener tiempo, ganas y paciencia porque son muy lentos e incómodos. Después los costos son variables porque cada país tiene su moneda. En Kenia la moneda es el Chelín, en Ruanda son los Franco ruandeses, en Mozambique el Metical y en Sambia tenés los Kwacha”, explicó el veterinario.

Sobre los lugares que recomendó para visitar, José destacó el Océano Indico, que baña las costas de África del Este, Oriente Medio, Asia del Sur y Australia. “Las playas son hermosas con aguas transparentes, turquesas, cristalina y arenas blancas. Después está Ruanda que parece un jardín que no parece África porque está todo muy limpio y cuidado. Después está la parte agreste en el lago Kivu que es muy lindo porque te podes encontrar con los pescadores armando las redes y las mujeres trabajando la tierra. Todo muy de película”, detalló.

El safari con animales

En cuanto al contacto con los animales, José reveló que se encuentran en los Parques Nacionales de África. “En algunos encontrás más animales y en otros menos. En la temporada de sequía se ven más porque la gente que te traslada en las camionetas tipo Land Rover saben ubicarlos más rápido. En ningún momento te dejan bajar de la camioneta y solo podés sacar fotos. Hice un tour (de mediodía) en el Parque Nacional de Nairobi y me costó 170 dólares. Después hay safari de dos o tres días y Kenia es lo más barato. Después está Tanzania que es otro lugar muy lindo en el cual pasa una ruta por el medio del parque. Hice un viaje por esa ruta de Salaam para ir a uno de los voluntariados y al costado de la ruta tenía elefantes, jirafas, cebras así como en Argentina tenés perros, choiques. Después hay una superpoblación de monos, sobre todo en las zonas más rurales, y el problemas es que vienen a buscar o que les des comida y te terminan ‘choreando’. No los podes ni tocar y no son muy buenos”.

José Massabo medico veterinario (4).jpg

Ruanda es uno de los sitios en donde los turistas pude apreciar el hábitat natural de los gorilas y de los monos dorados mientras hacés trekking y explora el Parque Nacional de los Volcanes. “La excursión se hace por la montaña, selva, y dura un día. En Uganda está 700 dólares y en Ruanda el precio es de 1.500 dólares. Está el Congo que es más barato (US$ 500) pero con los problemas que tiene por guerra civil no va nadie”, dijo.

Agua caliente, un lujo

En tanto, José consideró que cuando se está fuera del país se extraña hasta el “agua caliente”. “Desde el día uno que estás acá valoras cosas básicas que tenemos. Habló desde el lugar en donde me tocó vivir con las familias. Por ejemplo, una ducha de agua caliente sería como el sumun. Tener un inodoro en un baño y que el agua caiga de una ducha me ha pasado de extrañarlo. Ni hablar si el agua es caliente. Son cosas así las que se comienza a extrañar, imagínate de ahí para arriba. Siempre habló de mi perspectiva y trato social. No me voy a meter con la gente de El Chaco o Villa 31 porque eso también existe, pero acá (por África) difiere la masa de gente, que es muchísimo el porcentaje”.

Por otro lado, también Massabo recalcó que extrañó mucho los “momentos de amistad”. “El africano que se te acerca, por más que está todo bien, tiene una finalidad, que es la de tener o sacar algún beneficio. En cuanto a lo material, estoy a cinco cuadras de Carrefour pero no dejan entrar a casi nadie. El que entra es el africano top y la mayoría de la gente está en la calle. Tampoco tiene la plata necesaria para acceder. Una pata muslo, que acá sería del tamaño de una paloma te sale unos $2.500 argentinos. Es el peso a peso todo el día y todo el tiempo”, describió el veterinario nacido en La Plata, pero neuquino por adopción.

A su vez, se refirió a la limpieza de las ciudades, que en el caso de África es un “caos”.

“Las ciudades en general son muy desprolijas. Hay mucha suciedad y caos. Está lleno de furgonetas Volkswagen –como especie de colectivitos- andando todo el tiempo y levantando gente porque buscan plata. También está lleno de Mototaxi que son lo más barato. Acá vos te sacas u pasaje larga distancia y te subís a un colectivo de medio pelo para debajo de lo ves en Argentina. Y la verdad que extrañas muchas de las comodidades a medida que pasa el tiempo, relató.

Cómo sigue su aventura

image.png

Tras dejar Egipto, Massabo se trasladará a Europa y ante las proyecciones que pueda hacer sobre un nuevo voluntariado aún no avista ningún viaje. “Ya veré más adelante porque la cuestión económica me frena”, aseveró. Al dejar un mensaje sobre aquellas personas que intenten seguir sus mismos pasos, el Pela subrayó que es una experiencia “dura y linda”.

“Son duras por el sentido en donde te encontrás y porque te saca de ese idilio africano que se ve en los documentales, películas y decís ’ay los animalitos’ porque la realidad es otra cosa. Es muy heavy porque el africano es muy intenso todo el día. Y después ser consiente que vas a tener que adaptarte porque vas a vivir de una manera totalmente diferente. Pero puedo asegurar que te vas a llevar gratificaciones grandes como el agradecimiento, amor, cariño de los chico. Es muy raro para ellos que un hombre los abrace y les dé besos. Ellos no lo viven así porque no siente ese apego de parte de su padre. Todo pasa por sentir que está ayudando poniendo tu gano de arena”, concluyó José.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario