El clima en Neuquén

icon
34° Temp
16% Hum
La Mañana Canasta navideña

Inflación: estos eran los precios de la canasta navideña a fines de 2019

¿Cuánto costaba pasar las fiestas en Neuquén? ¿Qué prometió Alberto Fernández el día que asumió como Presidente de la Nación?

A principios de diciembre de 2019, a pocos días de la asunción de Alberto Fernández, el humor de los argentinos no era el mejor. Había intranquilidad y malestar porque la última medición de la inflación (octubre) había marcado 3,29 por ciento y el dólar cotizaba a 57,75 pesos por unidad. Había que hacer las compras para completar la canasta navideña.

Se terminaban los cuatro años de gestión de Mauricio Macri y el país se preparaba para festejar las fiestas de fin de año.

Más allá de las noticias sobre la transición de gobierno y los preparativos para el acto de asunción del nuevo presidente, los diarios también publicaban los avisos de publicidad de los supermercados que ofertaban los productos típicos para las dos cenas más importantes del año. En ese momento la inflación era alta y las cadenas comerciales buscaban tentar a los clientes con todo tipo de ofertas que hoy, cuatro años después, parecen ridículas con todo lo que aumentó (y sigue aumentando el costo de la canasta familiar).

Canasta Navideña 1.jpg

En el rubro de las carnes, la cadena Coto promocionaba el pavo a 189,90 pesos el kilo, el matambre para los tradicionales arrollados o para cocinar a la parrilla costaba 229 pesos por kilo y cada chivito del norte neuquino se ofrecía en las carnicerías de la capital neuquina a 290 pesos el kilo (ya considerado caro, de acuerdo a crónicas periodísticas de la época). El vacío y el asado se ofertaba en La Anónima a 240 pesos por kilo.

En tanto, la canasta navideña también había tenido un incremento aproximado de 54 por ciento con respecto al año anterior y tenía un costo aproximado de 2.124 pesos de acuerdo a un relevamiento realizado por la cámara de comercios de Neuquén (ACIPAN).

El 9 de diciembre de 2019, el informe indicaba el estudio se basaba sobre 20 productos que se dividieron en los siguientes rubros: Bebidas, (5 tipos de bebidas, alcohólicas y no alcohólicas); Alimentos secos, (5 alimentos envasados, tradicionales del menú navideño); alimentos frescos, (5 tipos que constituyen el plato principal del menú navideño); alimentos complementarios (5 variedades que complementan el plato principal, así como el postre del menú para las fiestas).

Canasta Navideña 2.jpg

Para tener una idea de lo que costaban algunos de los productos navideños de esa época, basta con ver los avisos de publicidad de los diarios. Por caso, una botella de sidra Real se ofrecía a $89; una botella de vino dulce cosecha tardía, $119; una lata de palmitos, $69,90; un pan dulce Bimbo, $129,99; un paquete de garrapiñada de maní Arcor, $16,89 y un turrón de maní Arcor $36.

En el caso de los fiambres tradicionales para preparar distintas entradas figuraba el jamón cocido ($39,90 los 100 gramos) y el queso barra ($29,90 los 100 gramos).

La incertidumbre sobre lo que ocurriría con la economía en los años de gestión del nuevo gobierno que asumiría a partir del 10 de diciembre de 2019 era creciente. Por eso muchos esperaron con ansiedad la asunción de Alberto Fernández y el discurso que daría para llevar tranquilidad a los mercados y estabilizar la economía.

Inflación: qué prometió Alberto Fernández

“Tenemos que superar el muro del rencor y del odio entre los argentinos, tenemos que superar el muro del hambre que deja a millones de hombres y de mujeres afuera de la mesa que nos es común, y finalmente tenemos que superar el muro del despilfarro de nuestras energías productivas; estos muros y no nuestras tareas distintas son las que nos dividen en este tiempo histórico”, dijo el Presidente en el acto.

El primer mandatario abogó por “suturar demasiadas heridas abiertas en nuestra patria” ya que apostar a la fractura y a la grieta significaría “apostar a que esas heridas sigan sangrando” y que “actuar de ese modo sería lo mismo que empujarnos al abismo”.

Asunción de Alberto Fernández.jpg
Alberto Fernández, durante su discurso de asunción.

Alberto Fernández, durante su discurso de asunción.

Recordó también que “más de 15 millones de personas sufren de inseguridad alimentaria, en un país que es uno de los mayores productores de alimentos del mundo”.

“Sin pan no hay presente ni futuro, sin pan la vida solo se padece, sin pan no hay democracia y libertad. Por eso la primera reunión oficial de nuestro Gobierno consistirá en un encuentro de trabajo sobre esa prioridad, el Plan Integral Argentina contra el Hambre. Allí todo nuestro Gabinete y las personalidades de la sociedad civil que generosamente se han sumado a nuestro llamado, comenzaremos la acción que ponga fin a este presente penoso”, aseguró al lado de la vicepresidenta Cristina Fernández y ante el aplauso de los presentes que concurrieron al acto.

Pasaron cuatro años de aquella antesala a la asunción presidencial, sin que se lograra frenar la inflación, principal preocupación para los argentinos (especialmente para los sectores cada vez más pobres) y sin que se pudiera estabilizar la economía, cada día más volátil.

Los índices del IPC de todos estos 48 meses fueron un reflejo aproximado de lo que cuesta vivir en el país.

Los precios publicados por los supermercados marcan con fidelidad aquella realidad que hoy parece tan remota. El sólo hecho de recordarlos explican de manera cabal lo que creció y golpea la inflación en el modo de vida de los argentinos.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario