El clima en Neuquén

icon
12° Temp
37% Hum
La Mañana Agustina Fernández

La abuela Chochi exige justicia por el femicidio de Agustina Fernández

Vino a Cipolletti por el inicio del juicio contra Pablo Parra. "Era dulce, graciosa, un poco revoltosa, pero obediente. La busco todo el tiempo", dijo.

"La Chochi", de 73 años y oriunda de La Pampa, pisó por primera vez Cipolletti el 5 de julio de 2023. Cargaba una virgen en sus manos mientras se preparaba para marchar en busca de justicia, al cumplirse un año del femicidio de su nieta, Agustina Fernández, quien se había mudado a la ciudad para estudiar en la Facultad de Medicina.

En aquella ocasión, "La Chochi" prefirió no hablar; solamente lloraba mientras escoltaba la bandera en memoria de su nieta. Era una tarde fría, pero llena de sol y girasoles que regalaban las compañeras de universidad de Agustina durante la movilización.

"La Chochi" es la abuela materna de Agustina, una mujer que constantemente habla de su nieta. También se preocupa mucho por sus otros nietos, cocinando ñoquis caseros para todos cada 29. Durante todo este tiempo, no quiso hablar en público sobre el crimen de su nieta.

El 6 de mayo de 2024, la mañana estaba más fría de lo habitual en Cipolletti. A las 8:30, llegó un colectivo desde La Pampa para acompañar el inicio del juicio. En ese contingente viajaba "La Chochi", quien saludó a todos los presentes durante un receso, agradeciendo su presencia.

La Chochi y su nieta Agustina, la primera nieta

Agustina pasó los tres primeros años de su vida en casa de su abuela "Chochi", mientras sus padres terminaban sus estudios universitarios en Buenos Aires. "Hay recuerdos de Agustina por toda mi casa", dice "La Chochi". "Era dulce, buena, suave, graciosa, un poco revoltosa, pero siempre obediente. La extraño y la busco todo el tiempo", recuerda.

A 'La Agus' le encantaba mi comida casera, siempre pedía su plato favorito: albóndigas con papas", añade mientras mira la foto de su nieta afuera del juzgado.

"Aquel 2 de julio, me escribió al mediodía", continúa. "Nos escribíamos siempre. Me contaba cómo le iba en la universidad, estaba feliz, muy aplicada. También hablamos de que pronto nos veríamos, ya que ella iba a venir... Le respondí por la tarde pero ya no recibí más respuesta. Me pareció extraño, porque siempre contestaba, pero nunca más lo hizo."

agustina fernandez abuela (1).jpg

"Quiero justicia para mi nieta", exclama. "¿Qué nombre se les pone a las abuelas cuyas nietas les arrebatan? No hay nombre, ni nada, que calme este dolor inmenso. Era mi Agus, mi primera nieta, mi todo para la familia".

Alrededor de las 15, "La Chochi" abordó el colectivo de regreso a La Pampa. Antes de partir, dejó un cartel con la cara de su nieta, prometiendo regresar para el cumpleaños de Pauli, su otra nieta, la hermana menor de Agustina.

Así lo hizo. Alrededor del mediodía del sábado, llegó al hotel donde se hospeda la familia Capello-Fernández. Una mañana fría y lluviosa, pero con un bolso lleno de regalos para su nieta, risas y abrazos.

agustina fernandez abuela.jpg

Sin embargo, falta alguien: "La Agus", a quien le arrebataron su vida y está en espera de justicia.

El juicio por el femicidio de Agustina Fernández concluirá esta semana. Luego de escuchar a todos los testigos, la fiscalía, la querella y la defensa presentarán sus alegatos y el jurado popular definirá si el único acusado, Pablo Parra, es declarado culpable del crimen de la estudiante pampeana. Este lunes se desarrolla la sexta audiencia.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario