El clima en Neuquén

icon
19° Temp
59% Hum
La Mañana Mercado Pago

La tímida guerra contra Mercado Pago estaba perdida antes de iniciarse

La reacción del gobierno nacional contra el banco digital de Marcos Galperín por la asociación a su App de cuentas bancarias está destinada al fracaso.

La aparición de Mercado Pago cambió la forma en la que los consumidores saldan sus compras en todo tipo de comercios, a la vez que levantó a los bancos para encarar una guerra con todas sus armas contra la billetera virtual que se expandió a la velocidad de la luz en el país. El gobierno quiso limitar el campo de la aplicación, pero reculó a último momento por segunda vez en menos de tres meses.

Mercado Libre, la nave insignia del holding que conformó el polémico empresario Marcos Galperín, aprovechó su inserción en el comercio online para dar el salto al mundo fintech.

El fundador de Mercado Libre se declaró macrista hace tiempo. Incluso fiscalizó para Juntos por el Cambio las elecciones del 2019, cuando Mauricio Macri perdió en primera vuelta contra Alberto Fernández.

galperin fiscal de mesa.jpg
Marcos Galperín, dueño de Mercado Libre, fiscalizó las elecciones de 2019 para Juntos por el Cambio.

Marcos Galperín, dueño de Mercado Libre, fiscalizó las elecciones de 2019 para Juntos por el Cambio.

El gobierno del peronista lo tuvo entre cejas desde el inicio de la gestión. Lo molestó cada vez que pudo, aunque pudo poco porque nunca el holding de Galperín creció tanto como con Fernández en la Rosada.

El crecimiento se lo debe a la pandemia. Y también al Presidente, que decidió la extensa cuarentena que vigorizó más a los negocios de Galperín, que se caracterizan por prescindir de la presencialidad. Mercado Pago tiene una ventaja contra el gobierno actual y cualquiera que venga con interés de frenar su desarrollo: la era digital avanza le guste a quien le guste y al que no, lo hará rabiar.

Ahora el Banco Central está apretado por los bancos de un lado y los usuarios de Mercado Pago del otro.

Banco Central Argentina.
Banco Central.

Banco Central.

Galperín lo sabe más que nadie: no necesita lobbistas en este caso, su billetera virtual está en el día a día de casi todos los argentinos, que no sólo usan Mercado Pago para tener su plata, sino también para financiarse con préstamos a tasas usurarias, pero que están al alcance de cualquiera, no como las tarjetas de crédito, que desprecian a buena parte de la gente que contribuye a la economía diariamente con su trabajo.

Simplificando, Mercado Pago nació como un banco sin oficinas al margen de las regulaciones para los bancos. Eso hasta que el Banco Central tomó cartas y empezó a ordenar el juego, a la vez que se fundaban otras fintech. Desde entonces, hay una guerra entre Mercado Pago y los bancos, que con el correr del tiempo decidieron crear su propia billetera virtual (Modo), además de seguir la guerra contra la empresa de Galperín por todos los medios a su alcance.

La reacción de los bancos contra Mercado Pago llegó tarde. Cuando presentaron Modo, Mercado Pago ya había copado los negocios, casi nadie en el país era ajeno a la billetera virtual de Galperín, que a esa altura tenía sus cartelitos para el cobro con el QR (una evolución del viejo código de barras) en todos los comercios, desde los de las grandes ciudades hasta los de los pueblos menos habitados.

QR Mercado Pago.jpg

Los porcentajes que cobra Mercado Pago a los comercios que cobran con QR fueron más fuertes que las trabas que operaron los bancos o las que intentó el gobierno para frenar ese medio, sólo que la alternativa para los comerciantes fue cambiar del código QR a las transferencias de dinero, con lo cual gambetean los costos que les impone la empresa de Galperín.

El famoso QR

El QR de Mercado Pago es exclusivo para usuarios de esa billetera, que a la vez da la posibilidad de asociar a las cuentas bancarias. Dos motivos más para la guerra con los bancos y el gobierno.

Para los bancos, el uso exclusivo del QR implica una competencia desleal. El Banco Central atendió el reclamo de las entidades, a la vez que decidió dificultar las operaciones de cuentas bancarias a través de la aplicación de Galperín. En ese punto, debió dar marcha atrás en plena campaña electoral por orden del entonces candidato oficialista Sergio Massa, que vio crecer la bronca en su contra culpa de la medida del Central. Ahora, con las elecciones definidas a favor de Javier Milei el Central se apresta a hacer cumplir la medida que frenó Massa.

De aplicarse, la medida durará poco. El presidente entrante no debiera sostenerla si cumple con la filosofía de la libertad que pregonó para llegar al máximo cargo político del país.

Las fintech son empresas que ofrecen un sinfín de servicios y productos financieros 100% digitales. Al principio, Galperín pretendió que Mercado Pago fuese tratada como una aplicación, no como un banco. Lo mismo que Uber, que se ve como una aplicación de contactos y no como una empresa de transporte de pasajeros, como lo que es. O Pedidos ya, que se vende como una aplicación para acercar a los restaurantes con potenciales clientes domiciliarios, cuando en realidad es una empresa que resuelve el traslado de la comida.

Mercado Pago generica.jpg

Las empresas detrás de estas aplicaciones se aprovecharon del vacío legal para sus operaciones. Los Estados se encontraron con la movida en marcha cuando entendieron de qué se trataba. En todo el mundo las regulaciones se demoraron, en Argentina más que en los países con la institucionalidad más fuerte. El debate seguirá abierto, con la única certeza de que las posibilidades que da el desarrollo tecnológico no se detendrán por las leyes.

Cualquier guerra en ese sentido está perdida antes de empezar. Un dato final: en abril de este año, por primera vez en la historia argentina, los pagos con celulares a través de la lectura de códigos QR, de botones de pago o de terminales de cobro POS alcanzaron casi las 200 milllones de operaciones, por encima del uso de las tradicionales tarjetas.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario