El clima en Neuquén

icon
Temp
81% Hum
La Mañana vida

La vida y las noticias del diario cuando Neuquén todavía era un pueblo

Las historias cotidianas pasaban por las páginas artesanales del matutito que crearon José Edelman y Abel Chaneton hace poco más de un siglo.

A principios del siglo pasado, cuando Neuquén daba sus primeros pasos como capital del territorio, la vida social y política del pueblo se reflejaba a través de las noticias del diario que había fundado José Edelman y Abel Chaneton, en 1908, en una precaria imprenta que se había convertido en unn gran novedad para los vecinos.

En aquellas páginas artesanales que aparecían diariamente, las historias fluían a través de las palabras, desde las más graves o serias, hasta las más simpáticas como las que aparecían en la sección “Sociales”.

Eran tiempos difíciles para quienes habían elegido el paraje de la Confluencia para sumarse al sueño del gobernador Carlos Bouquet Roldán. Los servicios públicos eran deficientes o algunos no existían, el agua era un bien tan preciado como el oro, educar y curar eran patriadas que se libraban todos los días, el clima parecía el enemigo más difícil a la hora de cualquier emprendimiento y los ríos Neuquén y Limay eran dos cursos de agua desbocados que llegaban desde el norte y el sur. A veces traían desastre y tragedia.

Edelman y Chaneton tuvieron la idea de sacar a la calle un semanario de cuatro páginas que (luego se convirtió en diario) que tuviera de todo un poco para que el pueblo estuviera informado, pese a que los niveles de analfabetismo de aquel entonces eran realmente muy altos. No obstante, pusieron en marcha esa publicación que tenía breves noticias de tres líneas, grandes editoriales sobre la situación del territorio y el país, novedades de las guerras que se libraban alrededor del mundo y una enorme página repleta de publicidades (todas privadas) que reflejaban el desarrollo del comercio de esa época.

El diario Neuquén siempre abría su portada con una nota principal extensa y generalmente crítica sobre distintos temas de la realidad economía y social ya fuera del pueblo o del país. Por lo general, esa editorial la firmaba Chaneton con el estilo de periodismo de barricada que había en aquellos tiempos: frontal, duro y sin eufemismos a la hora de opinar sobre injusticias, irregularidades o falencias en los gobiernos y necesidades de la gente.

Diario publicidades.jpg
La gran mayoría de las publicidades del diario eran de comercios o pequeñas empresas.

La gran mayoría de las publicidades del diario eran de comercios o pequeñas empresas.

Poesía, publicidades, saludos...

Pero para contrarrestar las malas nuevas, también existían breves secciones sonde informaban de los acontecimientos sociales del caserío, los compromisos y matrimonios, quiénes habían viajado a algún destino y hasta el estado de salud de algún vecino a quien siempre le deseaban pronta mejoría.

Cada tanto también aparecían poesías de ilustres plumas de la época. Era común leer algún texto impecable de Eduardo Talero, de Sirén, seudónimo que utilizaba el gobernador Bouquet Roldán, o de cualquier vecino que tuviera la gracia y los conocimientos de la redacción cuidada y bonita.

Diario Poemas.jpg
Poema publicado en el diario Neuquén en 1913 por el ex gobernador Carlos Bouquet Roldán, bajo el seudónimo de Sirén.

Poema publicado en el diario Neuquén en 1913 por el ex gobernador Carlos Bouquet Roldán, bajo el seudónimo de Sirén.

“Con aullidos elegiacos, largos, trémulos y broncos,

que los tules nebulosos de la aurora desgarraban,

el vapor dio las señales de tu triste despedida,

zarpó raudo y en la orilla quedé viendo

tu pañuelo que a lo lejos entre brumas se agitaba,

como el ala nívea y leve de una fugitiva garza”, publicó Talero en septiembre de 1913. Es apenas un fragmento de un largo poema que tituló “En tu alcoba” y que seguramente escribió en sus largos encierros en la torre de su residencia “La Zagala”.

Y hasta para hablar de la lluvia que había caído el día anterior, se utilizaba poesía en los tiempos que corrían canales de tinta a través de las ruidosas máquinas de escribir:

“La copiosa lluvia de ayer ha caído para nosotros como una bendición del cielo, contrariando la socorrida definición que da la equivalencia de una libra esterlina a cada gota de agua, nosotros no tenemos que comparar la lluvia a una visita de la misma esencia de vida, al beso cósmico que todo lo fecunda. Aunque las metáforas parezcan, hidrópicas.

Para nosotros cada gota de lluvia es más que una equivalencia metálica amarilla, es más que una libre esterlina. Cada una de ellas es un hada que va adornando con árboles y flores este valle agreste, convirtiendo el arenal en verde, una silenciosa alfombra por donde han de pasar los dioses que vendrán en breve a morar sobre estas cumbres para dirigir nuestros destinos.

Bendigamos estas gotas que caen como promesas líquidas y secuestrémosla con amorosa cura bajo la tierra sedienta”, reza este breve y hermoso texto simplemente para hablar del clima”.

Tampoco faltaban las noticias comunales sobre proyectos que se debatían en el Concejo Municipal, los reclamos que hacía la gente sobre las calles con pozos, los perros callejeros, la falta de agua o cualquiera de los problemas que tuviera el pueblo.

La publicación del balance municipal con los números de ingresos y egresos era una obligación para las autoridades de entonces. Y hasta invitaban a los vecinos a visitar la sede de gobierno para revisar los libros contables y comprobar que todo estuviera en orden. De esta manera desde el mismo diario se promovía la transparencia de las cuentas públicas. Cada publicación que hacían los cronistas de la época tenían un ojo puesto en los gobiernos municipales o territoriales, criticando los errores y aportando ideas o soluciones que muchas veces llegaban desde los mismos vecinos.

Diario Balance municipal.jpg
Balance municipal publicado en el diario Neuquén, en 1913.

Balance municipal publicado en el diario Neuquén, en 1913.

Otra de las secciones que nunca faltaban eran las relacionadas con las noticias internacionales, especialmente cuando comenzó la primera guerra mundial. En ese espacio había novedades de todos los países involucrados y era uno de los más leídos debido a la gran cantidad de inmigrantes del viejo continente que habían llegado a la Patagonia. La gran mayoría de la población tenía algún pariente que había quedado allí; todos estaban ansiosos por saber qué ocurría y cuándo finalizaría ese espantoso enfrentamiento que puso en vilo al mundo durante cuatro angustiosos años.

La violencia y la muerte a través del diario

Las noticias policiales tampoco podían faltar en las páginas de aquel diario porque en el antiguo territorio se cometían delitos todos los días. Algunos eran simples robos (especialmente de ganado, algo común en ese entonces), pero también se informaba sobre arrestos por peleas, capturas de personas que huían de la ley y los homicidios o hechos graves que eran moneda corriente.

El diario Neuquén publicaba un breve resumen de cada uno de los hechos. Eran apenas un par de líneas con la información más importante de cada caso y los agrupaba en una columna con el título de “Policiales”.

FOTO 2.jpg
Las noticias policiales del diario: breves, pero impactantes.

Las noticias policiales del diario: breves, pero impactantes.

Hubo una excepción en el estilo que se utilizaba con estas noticias el 23 de mayo de 1916 cuando se produjo la gran fuga de la cárcel y luego el escandaloso fusilamiento de un grupo de presos en el paraje Zainuco.

El despliegue que le dio el diario a aquel sangriento suceso fue impactante. Y la investigación que llevó adelante Abel Chaneton pidiendo el esclarecimiento de la matanza de reos fue incesante, hasta que el periodista fue asesinado en enero de 1917 en el bar La Alegría. Toda la zaga de la fuga fue tan impresionante que todos los medios más importantes del país se hicieron eco de las novedades que iban surgiendo con el correr de los días.

De esta forma se informaron los vecinos en el transcurso del tiempo. A través de este primer diario se enteraron de todo; de lo bueno, lo malo, lo trágico y lo injusto que ocurría en la nueva capital y en el resto del territorio.

Esas páginas amarillentas que todavía quedan en archivos y colecciones dan la posibilidad de conocer todas aquellas viejas noticias que ocurrieron hace más de un siglo. Pero también permiten recrear la vida social de Neuquén cuando todavía era un pueblito al que le faltaba mucho para crecer.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario