Niñera quiso castigar a un bebé y lo terminó matando

Puso 50 gramos de sal en la comida del niño y lo obligó a ingerirla.

Una mujer rusa fue condenada a 14 años de prisión acusada de haber asesinado a un bebé de 2 años envenenándolo. Lo curioso es que la mujer, quien era la niñera del pequeño, contratada por los papás para cuidarlo mientras ellos no estaban en casa, no lo mató con un veneno tradicional sino con una altísima dosis de sal.

El bebé no quería comer lo que la mujer le ofrecía, entonces ella le agregó a la comida 50 gramos de sal. Y ese exceso fue el que, preci-samente, lo llevó a la muerte.

Te puede interesar...

Se trata del caso de Yana Deinesh, quien ahora deberá pasar unos cuantos años de su vida en la cárcel por este crimen mientras cumplía con su trabajo, que era, ni más ni menos, que alimentar al bebé y cuidarlo. Ninguna de esas dos cosas hizo bien.

Cuando Yana tuvo la posibilidad de expresarse en el juicio, reconoció que se había enojado con el pequeño por su actitud caprichosa, pero que su decisión de agregarle sal a la comida apuntó a un correctivo, un castigo por portarse mal, sin magnificar que semejante barbaridad podría matarlo. “No quería que muriera”, confesó la mujer, madre de dos chicos.

Antes ya le había pegado

Ella cuidaba del niño porque la mamá trabajaba buena parte del día y no podía atenderlo personalmente. Obviamente, confiaba ciegamente en su niñera. Sin embargo, su contratada no era lo que pensaba. De hecho, durante la confesión que hizo en medio del juicio, reconoció que en algún momento también había llegado a maltratar al niño porque se portaba mal. ¿Cómo? Golpeándolo con un cinturón.

Deinesh, de 25 años, detalló que en el momento en que le agregó sal a la comida el chico había tenido un mal comportamiento, por eso le vacío la mitad del paquete en el plato de comida y lo obligó a comerlo, como castigo.

Al principio, el bebé siguió quejándose pero a los pocos minutos perdió la conciencia. Asustada por lo que había ocurrido, ella misma lo llevó al hospital donde fue ingresado en estado crítico a terapia intensiva y allí permaneció unas horas hasta que falleció.

Según los médicos, el límite de sal que puede consumir el cuerpo de un niño de dos años fue supera-do “60 veces”, por lo que terminó siendo una suerte de envenenamiento el que provocó su muerte.

El fiscal Vadim Kuchin, quien formalizó la acusación, dijo que “esa cantidad de sal ni siquiera podría haber sido consumida por un adulto de manera voluntaria. La víctima fue forzada a hacerlo deliberadamente, por eso tratamos el caso como un asesinato”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído