No afloja el calor: la máxima rozó los 38° y ¿cómo sigue el clima?

La ciudad de Neuquén fue otra vez una caldera. El viento agravó el panorama. Lo que se viene para el viernes y el fin de semana.

Es cierto que durante el verano hace calor y que Neuquén, al tener un clima desértico, potencia sus extremos tanto durante el invierno como en el periodo diciembre-marzo. Pero las últimas temperaturas registradas en la capital hicieron que la ciudad se convirtiera en una caldera, donde todo parece poco para sentirse fresco y a salvo del calor abrasador.

Este jueves, nuevamente, la máxima estuvo cerca de los 38°.

Te puede interesar...

Los balnearios ubicados en la costa del Limay y los clubes privados se convirtieron en un oasis para miles de neuquinos que están de vacaciones y tienen la posibilidad de refugiarse allí durante la tarde, el peor momento del día.

Pero para la mayoría, los que están trabajando o tienen que salir de sus casas para hacer compras o trámites, y ni siquiera cuentan con el confort que puede dar un equipo de aire acondicionado cuando regresan, la situación se vuelve mucho más difícil.

"Cuando veo el pronóstico a la mañana y ya sé que se vienen más de 35°, preparo mi casa desde temprano", asegura Marta, una mujer que vive en el barrio Fonavi, en el centro-oeste de la ciudad. Preparar la vivienda no es otra cosa que protegerla del sol desde temprano, cerrando las ventanas del departamento que habita en la planta baja del complejo y regando los alrededores. "No tenemos aire acondicionado; solo ventiladores. Así que no nos queda otra", asegura.

En efecto, estas medidas colaboran para bajar la temperatura en el interior de cualquier vivienda, pero cuando el sol castiga las estructuras durante todo el día, ni siquiera a la noche se puede dormir con tranquilidad, como ocurrió en los últimos días con registros de más de 30° al finalizar la jornada.

Oeste-calor-verano.jpg

"Mi casa es relativamente fresca, pero cuando se pone pesado, como estas últimas noches, duermo en el patio, en una reposera", asegura Atilio, un hombre que vive con su mujer y su hijo adolescente en el barrio San Lorenzo. Mientras realiza una compra en un almacén cercano, asegura que para neutralizar un poco el calor, lo mejor es comer cosas frescas y mantener siempre mucha bebida en la heladera. "Tratamos de no prender ni siquiera las hornallas. Por eso estoy comprando fiambre y pan para hacernos unos sándwiches para el almuerzo", sostiene.

Durante la tarde, a medida que la temperatura iba en ascenso, las calles de la capital comenzaron a verse desérticas. Muchos se refugiaron en los hipermercados o paseos de compras para evitar el impacto de los 37° que ya se registraban a las 15. Las fuertes ráfagas de viento provenientes del sudoeste no impidieron que los neuquinos se volcaran masivamente a la costa.

"Es la única manera que tenemos de zafar del calor", confió Amelia, una joven madre que llegó al balneario Río Grande junto a su esposo y su hijo de cuatro años. En este sector de la costa, centenares de personas llegaron desde horas tempranas para buscar un poco de fresco, aunque era muy difícil mantenerse mucho tiempo fuera del agua.

"Si hoy no llega a los 40°, pasa cerca", dijo Guillermina, una joven que había concurrido con amigas al balneario Sandra Canale. Como muchos, dijo que trata de vencer el calor cerrando completamente las ventanas de su casa y regando el jardín y la vereda cuando llega el atardecer. "Si no lo hago, es imposible dormir, porque el sol les da directo a las paredes y al techo", indicó.

Más allá de las especulaciones y la sensación térmica que experimentaron los neuquinos, a las 16 finalmente se registró la máxima de la jornada con 37,6°, aunque con el correr de las horas se mantuvo en valores cercanos.

Así terminó otro día agobiante y ventoso que, según el pronóstico del tiempo, tendrá continuidad durante el fin de semana.

Oeste-calor-verano-3.jpg

Baja apenas un poco el finde

El pronóstico del tiempo elaborado por la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas anuncia para el viernes una leve disminución de la temperatura. Se espera una máxima de 36°, con cielo despejado durante toda la jornada y viento durante la noche, y ráfagas que podrían alcanzar los 60 kilómetros por hora.

Para el sábado, en tanto, anticipan una máxima de 35° con cielo algo nublado, mientras que para el domingo y el lunes se esperan registros que rondarán los 33°.

LEÉ MÁS

Rescatan a una turista accidentada en el Lanín

Vuelco fatal en la Ruta 151: ¿participó otro auto?

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído