"No tengo que demostrarle nada a nadie, salvo a mí"

El especialista. De ídolo teen a actor respetado, Peter Lanzani habla de su camino, de los desafíos y de sus ganas de seguir creciendo y aprendiendo. "Uno siempre está a prueba".

Paula Bistagnino
Especial

Nacido y criado en la escuela de Cris Morena, galancito que hizo y hace delirar a adolescentes, y actor joven en busca de reconocimiento, desde que era prácticamente un chico, Peter Lanzani se metió en el mundo de la popularidad como parte de tiras exitosísimas en televisión. Pero transcurrida esa etapa, prefirió no quedarse en la fórmula que le garantizó el éxito y salió en busca de más: "Uno quiere crecer y para eso hay que arriesgar. Yo quiero seguir aprendiendo y ser cada vez mejor. No reniego nada de lo que soy ni de lo que hice. Acá estoy, transitando experiencias nuevas dando lo mejor y sabiendo que sólo así voy a evolucionar", dice el actor, que con sus 25 años ya acumula una década de experiencia en sets de TV y escenarios.

Lo dice rodeado de un centenar de chicas que esperan para sacarse una foto con él, darle un beso, abrazarlo, lo que sea. Él sonríe y les agradece los halagos. Dice, se le nota, que no se lo cree.

"hay que Arriesgar" Peter asegura que si se quiere crecer como profesional, hay que salir del lugar de confort y jugarse.

Tampoco después de la catarata de elogios que cosechó tras su actuación en el film de Pablo Trapero, El clan, junto a Guillermo Francella y con el que sumó la chapa de "buen actor", una categoría que siempre se les retacea a los galanes adolescentes de la televisión. Aunque dice que todo es trabajo y en todo hay dificultad y aprendizaje, ha elegido empezar a transitar ya desde algún tiempo en teatro y cine. En eso está ahora, a punto de empezar a filmar en Bolivia primero, y en Chile y Argentina después, la ópera prima de Nicolás Puenzo –hijo de Luis y hermano de Lucía-.

Tus últimas elecciones vienen por el lado de los personajes más jugados. ¿Sentiste que tenías que demostrar algo por venir del público adolescente?
No, no. Trato de crecer. Es como Los Pumas como cuando quieren jugar el Cuatro Naciones con Nueva Zelanda... Yo también quiero jugar mejor cada día, enfrentarme con los grandes y correr riesgos. Si uno se queda en lo seguro, se queda... Pero no siento que tengo que demostrarle nada a nadie, salvo a mí mismo. Soy actor, y para seguir subiendo escalones tengo que seguir aprendiendo y mejorando. Ese es hoy el motor de mis decisiones y elecciones.

Venís bien en ese camino: recibiste muy buenas críticas después de El clan, ¿cuánto te pesan?
Me importa recibir buenas críticas, porque detrás de cada cosa que se ve hay mucho laburo que uno hace y pone ahí. Entonces, cuando hay comentarios buenos, siempre es lindo; es un mimo para seguir adelante. Pero cuando no son tan buenos, también hay que recibirlos con una sonrisa y tomarlos como constructivos para seguir creciendo. Porque uno en esto no puede dejar de pensar que siempre se puede mejorar y aprender. Si uno se instala en ese lado, las cosas buenas van surgiendo.

¿Esperabas este momento en tu carrera?
No lo planifiqué. Pero me preparé para esto. Estoy muy contento porque es un momento sumamente intenso, importante e interesante, así que lo disfruto. Porque tengo una meta, que es seguir creciendo de acá hasta que me retire.

¿Es una prueba constante ser actor?
Sin duda. Es prueba tras prueba. Un trabajo bueno te pone en un lugar que se termina con un trabajo malo. Hasta dentro de un par de años, y creo que siempre en este sentido, todos vamos a seguir pasando por castings y audiciones para demostrar que si hay un lugar y queremos estar vamos ahí, vamos a pelearlo.

Fuiste jurado en la experiencia The voice, ¿sentiste empatía por esos chicos buscando la oportunidad de cumplir un sueño o vos la tuviste más fácil?
Tengo total empatía porque pasé por experiencias similares en cuanto a la ilusión y las ganas de poder estar donde querés estar. He pasado por los nervios de tener que salir a cantar ante un montón de personas y ufff... La primera vez fue a los 15 y aunque yo ya estaba laburando, fue una experiencia inolvidable. Siempre lo es, hagas lo que hagas y te toque lo que te toque hacer.

Respecto de aquel momento a hoy, ¿en qué ganaste seguridad y en qué todavía sentís que te falta?
Creo que gané en todo. Pero los miedos siguen estando: antes de salir a escena siempre sucede lo que tiene que suceder, que es que uno se sienta frente a un desafío y tiemble. Sería un problema que eso no pasara. Creo que el crecimiento no es la seguridad completa, sino saber cómo transformar esos miedos en ansias y las ansias en energía positiva para salir a un escenario, que es la única chance que tenés: hay que salir a matar o morir, como siempre. Así que se aprende, se muta, se dan un par de pasos adelante y se tiran un par de pasos atrás... Igual que en la vida. No hay otra vuelta.

¿Por dónde pasan los desafíos o qué deseos nuevos aparecen con el paso de los años en esta profesión?
Siempre hay ganas de más. Desde volver a subirme a un escenario a cantar hasta pasarme del otro lado de la cámara. O sea: sacar un disco, protagonizar algo en teatro, producir un proyecto propio. Siempre soy bastante curioso y trato de alguna manera de ponerme desafíos. Porque si bien este es un medio cerrado, es a la vez sumamente abierto. El arte en sí es sumamente abierto, así que si tengo la oportunidad de transitarlo todo, lo voy a transitar todo.

"Nunca digas nunca"
Rumores de romance con Graciela Alfano

Desde que Graciela Alfano fue a ver Equus, la obra teatral en la que Lanzani se desnuda y por la que recibió muchos elogios, el rumor de un romance empezó a circular. Si bien no le dio lugar a las versiones, el actor declaró hace muy poco:
"Graciela vino al teatro y dijo unas cosas divinas de la obra. Soy de los que dicen 'nunca digas nunca'. Por el momento, no hay un radar particular. Salgo con la persona de la que me enamoro y por la cual sienta cosas". Lo que sí está por confirmarse es que hay una relación laboral a partir de que ambos protagonizarán la obra de teatro Alfie, la misma en la que se basó la película protagonizada por Jude Law y Susan Sarandon, en la que un joven y una mujer mayor tienen un romance.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Deja tu comentario

Lo Más Leído