Observan a su hijo de 15 años para que no se masturbe

Le pusieron cámaras de vigilancia con el fin de controlarlo. Lo denunció el chico.

Estados Unidos. Hay padres que son muy conservadores en su forma de educar y se pasan de la raya. Este caso que ocurrió en Alaska es uno típico en el cual los adultos sienten que su descendencia precisa un control extra, porque un hombre y una mujer pusieron cámaras de vigilancia en la habitación de su hijo de 15 años y también en el baño, para inhibirlo y evitar de esa manera que el adolescente se masturbe. Y fue el propio joven quien, de manera anónima, reveló su duro caso y pidió ayuda legal a través de internet. “¿Qué puedo hacer? -escribió- Tengo 15 años y creo que deberían permitirme tocar mi propio cuerpo. Esto es vergonzoso y destruye mi privacidad, por favor, ayuda”, suplicó el jovencito quien en el anterior posteo había relatado que su papá había entrado, sin golpear, a su habitación y lo sorprendieron con las manos en la masa. “Comenzó a gritarme –contó- y luego él y mi madre me sentaron y me dijeron que no me permitían tocarme”.

“¿Qué puedo hacer? Tengo 15 años y creo que deberían permitirme tocar mi propio cuerpo. Esto es vergonzoso y destruye mi privacidad, por favor ayuda”.El joven desesperado, invadido por los adultos, pidió ayuda por internet.

Te puede interesar...

La razón, en principio, parece ser filosófica ya que, según lo explicado por la víctima, los adultos están en contra de cualquier tipo de actividad sexual previa al matrimonio. De hecho, ni siquiera le permiten participar en las clases de educación sexual que se dictan en el colegio. Luego de la charla, el muchacho se vio obligado a prometer que “eso” no volvería a pasar. Pero como la palabra del adolescente pareció no conformar a sus padres, estos fueron por más: compraron unas cámaras de vigilancia que el hijo descubrió en una caja. Y cuando preguntó para qué eran, la respuesta fue concluyente. “Me dijo que las iban a poner en mi habitación y en el baño para que puedan controlar y asegurarse de que no me esté masturbando”, reveló el chico, quien fue advertido por sus papás de que revisarían a diario las cámaras para comprobar que cumpla con su promesa.

Desde el portal de internet al que escribió le contestaron, obviamente, que su comportamiento era normal y le sugirieron que hablara con otro adulto sobre lo que le estaban haciendo sus padres porque “más allá de si te estás masturbando o no, necesitás un nivel mínimo de privacidad mientras, por ejemplo, usás el baño”.

2 cámaras de seguridad para ver su intimidad

En este caso vendría a ser “grandes padres” más que gran hermano. Los adultos de la casa pusieron cámaras en la habitación del adolescente y también en el baño. Chau intimidad.

El derecho juega para el adolescente

La abogada norteamericana experta en derecho familiar, Jacqueline Newman, fue consultada sobre este caso y explicó que el adolescente probablemente puede argumentar legalmente que tiene derecho a la privacidad en su propia casa. “No se trata de un niño pequeño, que necesita ser vigilado. Un tribunal tomaría muy en serio cuáles son sus derechos, entre los que se encuentra ir libremente al baño o estar en idéntico estado en su habitación”. Newman dijo que el caso le parece “destructivo y poco saludable en muchos niveles”, dado que hasta podría argumentarse que filmar al adolescente en espacios tan íntimos podría vincularse “con la pornografía infantil” aunque los padres no estén filmándolo con esa intención. De todos modos, la abogada cree que, aun si la policía o los Servicios de Protección Infantil se involucrasen en este caso, es poco probable que el niño pueda ser retirado de su hogar.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído