¡Ojo! Vivir solo podría estar afectando tu dieta

Son varios los factores que contribuyen a que comamos mal.

Queensland
Para muchos, irse a vivir solo es liberarse de muchas cosas, pero básicamente de las imposiciones de la vida compartida. Sin embargo, lo que puede significar un beneficio en términos de manejo de horarios y responsabilidades, también puede traernos grandes desventajas en el campo de la alimentación.

Un estudio reciente ha demostrado que quienes viven solos suelen tener dietas peores que los que viven acompañados. Por varios motivos, lo que debería ser una alimentación variada se reduce a dos o tres tipos de comidas que, en general, son poco nutritivas y altamente calóricas.

Para la investigación realizada por la Universidad de Tecnología de Queensland, en Australia, y cuyos resultados fueron publicados en la revista Nutrition Reviews, se analizaron 41 estudios que se habían llevado a cabo previamente en donde se intentó descubrir la relación entre aquellas personas que viven solas y los alimentos.

En él se pudo definir que aquellos que viven solos son más propensos a tener una menor diversidad de alimentos nutritivos y consumen menos frutas y verduras que aquellos que viven en pareja o en una situación típica de familia. Se trata de alimentos completamente relevantes en el aporte de vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes, claves para proteger al cuerpo de ciertas enfermedades.

Su importancia es tal que la OMS, por ejemplo, recomienda comer por lo menos cinco porciones al día (alrededor del 400 gramos), de frutas y verduras.

"La investigación sugiere que la independencia, para aquellas personas que viven solas, puede representar una barrera para una alimentación saludable que se relaciona con los roles culturales y sociales de la comida y la cocina", explicó Katherine Hanna, una de los autoras del estudio.

Entre los factores determinantes, enumeraron la poca habilidad en la cocina de quienes se mudan, sobre todo los más jóvenes; la falta de dinero en casi todos los casos, en particular de los hombres; y la escasa motivación para preparar algo más elaborado. En general, ellos suelen acudir al delivery y a la comida chatarra.

"Cocinar para uno no es imposible. Pero sí carece de la motivación de que algo quede rico y presentable. Total, siempre podremos contentarnos con cualquier cosa. Además de todo, es probablemente más costoso. Sólo hay que tener en cuenta que, con más esfuerzo, se puede", alentó Hanna.


A tener en cuenta
Por qué decirle no a la comida chatarra

Si bien nadie dice que dejes de comer comida rápida, sí es bueno ser consciente de no consumirla en grandes cantidades. El problema es que está plagada de alimentos procesados, contiene grandes cantidades de hidratos de carbono, azúcares, grasas no saludables y, también, demasiada sal. Además, suelen ser platos altamente calóricos pero poco nutritivos, por lo que rápidamente se vuelve a sentir hambre.
Entre algunos de sus efectos, sin hablar del aumento de peso, los expertos advierten que produce estreñimiento, estropean la piel y hasta generan ansiedad.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído