Otra presidenta se suma a la liga de superpoderosas

Una histórica elección llevó a Tsai Ing-wen a ganar en Taiwán.

Taipei.- La líder del Partido Democrático Progresista (DPP), Tsai Ing-wen (59 años), fue elegida ayer presidenta de Taiwán con el 56,2% de los votos. Se trata de la primera mujer que accede a ese cargo en la historia del país asiático. Durante su campaña, Ing-wen hizo especial hincapié en favor de la independencia de su país por sobre China.

"Pekín debe respetar la democracia en Taiwán y ambas partes tienen que asegurarse de que no haya provocaciones", afirmó la flamante mandataria en su primer discurso después de las elecciones.
China considera a Taiwán una provincia separatista y ha amenazado en el pasado con tomarla por la fuerza. La voluntad del pueblo de Taiwán será la base para las relaciones con China, aclaró la nueva mandataria, y llamó a ambas partes a mostrar "dignidad y reciprocidad" en sus relaciones.

La presidenta electa de Taiwán anunció ayer que su Gobierno será más cercano al pueblo y defenderá la soberanía de la isla frente a China. "No es sólo una victoria electoral, sino un llamamiento a formar un Gobierno más en sintonía con el pueblo... y que proteja la soberanía", proclamó Tsai en el discurso de proclamación de su victoria.

56,2% fue el porcentaje mediante el cual Tsai Ing-wen logró imponerse.

Además, el PDP logró la mayoría absoluta en el Parlamento, al conseguir 67 de los 113 legisladores, mientras que el KMT sufrió una estrepitosa derrota con sólo 36 parlamentarios, según los resultados preliminares, lo que supone su primera pérdida de control del Parlamento desde 1949.
Tsai, opositora al anterior gobierno, obtuvo el 56,2% de los votos, frente al 31% para Chu, del gobernante Partido Kuomintang (KMT), en unos comicios con la más baja participación histórica, el 66,13%, anunció la Comisión Central Electoral de Taiwán.

Por su parte, el líder del partido nacionalista reconoció su derrota: "Eric Chu decepcionó a todos. Perdimos. Los nacionalistas han sido derrotados", dijo rodeado por sus partidarios, algunos de los cuales lloraban.

Fuera de la sede del PDP, sus partidarios gritaban y saltaban exultantes de alegría. La primera mujer presidenta de Taiwán ocupará uno de los puestos más complicados de la región, fundamentalmente por los enfrentamientos con China, que tiene apuntando cientos de misiles a la isla, décadas después de que los nacionalistas huyeron de la China continental comunista de Mao Zedong tras una guerra civil. Tsai tendrá que encontrar un equilibrio entre los intereses de China, que es el principal socio comercial.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído