Pagaron Ganancias más de 12 mil estatales neuquinos

Uno de cada cinco entró al tributo por los aumentos por inflación.

POR ANA LAURA CALDUCCI / calduccia@lmneuquen.com.ar

El impuesto a las ganancias se convirtió en un lastre salarial para los trabajadores estatales neuquinos. Con cada aumento que consiguen, más agentes empiezan a tributar. Según registros del área de Recursos Humanos del gobierno provincial, en enero les aplicaron el descuento por la cuarta categoría a 12.666 empleados públicos sobre una planta de 59.241, es decir, uno de cada cinco.

Este año, los gremios insistirán en que se exima del cálculo a la bonificación por zona, lo que aliviaría el bolsillo de la gran mayoría de sus afiliados.

Te puede interesar...

El impuesto a las ganancias es nacional y el piso para empezar a pagar se actualiza según un promedio de los salarios en blanco de todo el país, sin tener en cuenta la particularidad de Neuquén u otras provincias patagónicas.

En la actualización anual de diciembre de 2018, Nación elevó el mínimo no imponible un 28 por ciento, pero en Neuquén la inflación de ese año fue del 51 por ciento y los incrementos salariales de los empleados públicos alcanzaron un 48 por ciento. Eso explica por qué la franja de agentes que tributan es cada vez mayor y el impuesto se convirtió en una trampa a la hora de acordar paritarias.

En la mesa salarial que se inició en enero, ATEN insistió en que el Ejecutivo interceda para que el impuesto a las ganancias deje de castigar los sueldos de sus afiliados. “Pedimos una solución para la retención de la cuarta categoría, que haya alguna modificación en las leyes, porque ya lo impulsamos dos veces en la Legislatura y no lo dejaron avanzar, pero cada vez más compañeros pagan”, contó Susana Delarriva, secretaria adjunta del gremio docente.

Indicó que, para ATEN, “lo más viable sería que se excluya del cálculo la bonificación del 40 por ciento zona”. Hoy, el piso de Ganancias es de 38.300 pesos de bolsillo, lo que equivale a unos 46.146 de bruto, para los trabajadores sin carga familiar. Si se deja de considerar el adicional por vivir en la Patagonia, quedarían muy pocos agentes con descuento.

P03-PIEZA.jpg

Carlos Quintriqueo, titular de ATE y CTA, coincidió en que cada vez hay más trabajadores que pagan Ganancias. Recordó que el porcentaje de los que sufren el descuento “subió mucho con el decreto del presidente (Mauricio) Macri de 2016 y después, con cada trimestre, se amplía un poco más”.

Aclaró que este mes se llegó a 12 mil agentes que tributaron “porque muchos tuvieron vacaciones o adicionales de fin de año, quizás en liquidaciones anteriores fue menos, pero igual es una cifra que viene creciendo”.

Agregó que los sectores de la administración pública donde más impacta el impuesto son Salud, EPEN, EPAS, Rentas y el Tribunal de Cuentas.

A diferencia de ATEN, Quintriqueo consideró poco probable que se pueda excluir la zona con una norma provincial. “La postura del Gobierno siempre es que deben respetar la legislación nacional, así que tendría que salir desde el Congreso”, argumentó.

Sea cual fuere la estrategia, el tiempo juega en contra. Con cada trimestre que pasa, el impuesto cae con más fuerza sobre los sueldos de la provincia.

p03-f01-mesa-negociacion-paritarias-estatales-ATE.jpg

--> Los petroleros gambetean el tributo con una exención

Los trabajadores del petróleo y el gas de Neuquén, en su mayoría, gambetean el pago del impuesto a las ganancias porque sus representantes sindicales hicieron valer el poder de presión que ostentan para alivianar las cargas impositivas de sus afiliados. El convenio colectivo de trabajo de los petroleros incluye varios adicionales salariales que exceptuados del pago de Ganancias, lo que sirvió como un paraguas para que los trabajadores de Vaca Muerta zafen del tributo.

En 2006, luego de un intenso conflicto laboral, el sindicato petrolero local logró la sanción de una ley nacional que consagró una exención impositiva sobre varios adicionales salariales.

Entre otros, quedaron exentos los montos asignados a viandas, horas de viaje y vales alimentarios. En octubre de 2018, el gobierno nacional intentó quitarles ese beneficio a los petroleros, lo que implicaba que miles de trabajadores de la cuenca neuquina perdieran un 20 por ciento de sus sueldos de bolsillo.

Sin embargo, el sindicato metió presión y la Casa Rosada terminó dando marcha atrás con la quita.

El beneficio que consiguieron los petroleros en 2006 no es menor, porque una buena parte de lo que ganan los trabajadores de los hidrocarburos de bolsillo se compone de bonificaciones, que engrosan el básico. Los trabajadores del sector en Neuquén cobran un sueldo promedio por encima de los 70 mil pesos, gracias a que pudieron preservar una parte de sus salarios por fuera del tributo.

Salvoconducto para estatales

El salvoconducto que hallaron los petroleros para evitar que esos ítems se sumen como ingresos y de esa manera queden expuestos a la deducción del impuesto a las ganancias será uno de los argumentos a esgrimir en adelante por los sindicalistas que representan a los trabajadores del Estado neuquino, en la cruzada que darán para tratar de exceptuar una parte de los ingresos de los empleados públicos del impuesto.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído