Para zafar de su mujer, dijo que lo violó una travesti

Tuvo sexo consentido, pero fue descubierto e inventó la historia.

Goya.- Una particular situación se dio en la ciudad de Goya con un hombre que ingresó al hospital zonal con una lesión anal y un profundo sangrado producto de “una violación”, según denunció. Sin embargo, con el correr de las horas y ante el embrollo que se armó alrededor del tema, terminó admitiendo que no se trató de un abuso por la fuerza sino que fue consentido.

¿Cómo comenzó la historia? El hombre, cuya identidad se mantiene en reserva y sólo se lo identifica con las siglas R.R.A., tuvo un encuentro íntimo con una travesti en las inmediaciones de la Ruta Provincial 27, en la jurisdicción de Santa Lucía. Sin embargo, al parecer, en ese interín una persona muy allegada a su familia, de parte de su esposa, lo vio acompañado en esas circunstancias. Ante esa situación, R.R.A. prefirió una mentira varonil que una verdad que lo dejara mal parado respecto de su sexualidad. Pero como la mentira tiene patas cortas, su relación con la travesti terminó en el hospital y todo se descubrió.

En un principio, la idea del hombre pareció cerrarle: entró al centro asistencial acusando que había sido violentado sexualmente por una travesti. ¿Y cómo llegó hasta esa situación, considerando que las travestis que trabajan no suelen salir a violar hombres? “Contraté el servicio de una prostituta pero fui víctima de un engaño, y además resulté violado”, fue la primera declaración que se le ocurrió a este señor.

Con los datos que dejó, la Policía comenzó a buscar a la travesti, sobre quien comenzaba a pesar la acusación de “abuso sexual”. Pero, paralelamente, en la intimidad familiar de R.R.A., empezó a correr el comentario de que lo habían visto en una situación amigable con la travesti y que lejos daba para sospechar que se trataba de un acoso o, peor aún, una violación.

Con el correr de las horas, el caso comenzó a girar hacia la verdad y se supo que el denunciante, acorralado por la presión familiar, terminó confesando la verdadera historia para no quedar más expuesto. Y, además, para liberar a la travesti, que sólo estaba haciendo su trabajo, de algún problema judicial.

“No puede aclarar nada porque a cada momento la embarro mucho más”, le R.R.A dijo a la Policía. El tema se le había ido completamente de las manos.

Dos versiones de una sola historia

La primera versión fue concreta: un hombre entró a la sala de emergencias del Hospital de Goya con un severa lesión anal producto de una violenta relación sexual. Según denunció, contrató los servicios de una prostituta y fue engañado: se trataba en realidad de una travesti que lo violó.

La segunda versión llegó un día después, cuando las presiones familiares obligaron al hombre a contar el 100% de la verdad. Cierto fue que estuvo con una travesti, aunque no que lo hizo engañado. Y mucho menos que fue violado, sino que se trató de sexo consentido.

Otro caso con algunas dudas

En Mendoza, un joven denunció que fue abordado por un grupo de travestis que lo redujeron y lo llevaron hacia una casa donde lo sometieron sexualmente. Aunque el denunciante mantuvo su versión de que fue víctima de un grupo de al menos cinco personas cuando salió de su trabajo y que lo pasearon un rato antes de llevarlo a una casa, los policías no descartan que el joven haya salido con intenciones de buscar los servicios sexuales de alguno de ellos y que, por alguna razón, los planes terminaron mal.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído