Pasan los años y las salas de cuatro aún son un problema

Padres hacen colas para conseguir un lugar y no todos lo logran.

Neuquén.- Era el sábado a la tarde cuando los primeros padres se apostaron con sus reposeras y el equipo de mate en la entrada del Jardín 14, sobre calle Bouquet Roldán. Fueron los pioneros de una oleada de cientos de papás que pasaron hasta dos noches en vela para anotar a sus hijos en las salas de 4 años públicas que hay en la ciudad. Este año, las colas fueron más extensas porque el Consejo Provincial de Educación (CPE) obligó a varias guarderías privadas a restringir su oferta, sin una contrapartida de más aulas en los colegios estatales.

Las colas de papás ansiosos por un banco escolar son una penosa costumbre entre los neuquinos. Aunque la espera es inútil, ya que el exceso de demanda se define por sorteo y no por orden de llegada. "Creo que lo hacen pensando que, con esa presión, pueden lograr más cupos, pero esto no se cambia con presiones a nosotros sino con más jardines", razonó ayer Susana Iglesias, vicedirectora del Jardín 31 del barrio Melipal. En ese colegio, los padres pasaron toda la noche del lunes en la calle para anotar a sus chicos.

A fines de 2014, el CPE había informado que había 7 mil chicos de 4 años que asistían a algún jardín en la provincia, el 82,5% del total.

Desde el año pasado, la educación de 4 años es obligatoria por ley nacional. Sin embargo, la norma otorga a los gobiernos provinciales un amplio plazo, hasta marzo de 2020, para garantizar aulas en escuelas públicas. Mientras tanto, el CPE ordenó a los jardines privados que cerraran sus salas de 4 si no podían garantizar determinadas condiciones edilicias y de funcionamiento. Muy pocos se adecuaron para mantener la oferta.

Esa paradójica combinación de menos aulas y más alumnos explotó ayer en las veredas de los jardines públicos, el último día para hacer las inscripciones por radio domiciliario y laboral. Las filas de papás eran más extensas en los colegios céntricos, aunque también hubo colas de más de una cuadra en algunos establecimientos barriales. Ayer, desde el Gobierno se indicó que se cumple garantizando la cobertura total de la demanda de sala de 5 años y que en el caso de las de 4 existe una prórroga de 60 meses (ver aparte).

Con más de 30 grados bajo los rayos del sol, los padres trataban de ponerle buen humor a la espera. Muchos compartían el mate mientras intercambiaban entre sí la poca información que tenían sobre los cupos que quedaban y las posibilidades de conseguir un banco.

"Tengo entendido que hay 50 vacantes y espero poder entrar", contó una mamá a media mañana en el ingreso al jardín Conejito. Pidió no ser identificada porque había presentado un certificado médico en su trabajo para poder hacer la fila.

Carla, docente del Jardín 14, contó que ellos tienen varias salas de 4 y en años anteriores alcanzaron a entrar todos los inscriptos "pero esta vez se desbordó". Opinó que "debe haber sido por los jardines privados que cerraron para 4 años, porque trabajo en uno y sé que a los papás les preocupaba dónde mandar a sus chicos".

En algunos jardines, ayer mismo se sortearon las vacantes entre los inscriptos. En otros, se hará hoy o mañana. De modo que será el azar y no la espera lo que prevalecerá. Los menos afortunados quedarán sin banco.

"Estoy desde las 4 de la mañana esperando que me atiendan. Cuando llegué, había un montón de papás que estaban de las 7 de la tarde del día anterior". Gisela. Mamá de un aspirante a la sala de 4 del jardín Conejitos

"Acá hay 22 lugares para la sala de la tarde y somos 80. Yo trabajo a tres cuadras y por eso vine; además, porque en el jardín de mi barrio había la misma cola". Paola. Su hijo fue inscripto al jardín Conejitos

"Vivo enfrente y desde medianoche se veían los papás con las reposeras y mochilas afuera. Pero sabían que es cuestión de suerte. Puede entrar cualquiera". Gabriela. Madre de un nene aspirante a la sala de 4 del Jardín 31

En Centenario y en Plottier, la situación no fue diferente

La situación en las localidades que rodean la capital no fue distinta. En Centenario y Plottier, los padres vivieron un hecho similar y tuvieron que perder varias horas a la espera de un lugar para los más pequeños, objetivo que no todos cumplieron.

En Centenario, las guarderías municipales se han convertido en estos días en la caja de resonancia del faltante de bancos, sobre todo en las salas de 4 y hoy unos 240 chicos están en lista de espera para entrar en una de las cuatro unidades de Atención Familiar (UAF), que contiene a niños desde los 45 días y hasta los 4 años.

"De alguna manera absorbemos la demanda de las salas de cuatro años en el sistema público, más allá de que este año dijeron que iban a ser obligatorias", dijo Fernanda Martínez, directora de las Unidad de Atención Familiar local.

En Plottier, los Jardines de Infantes 18 y 39 amanecieron ayer con largas colas de padres, quienes esperaban por lograr una vacante para sus hijos. Reposeras y hasta carpitas albergaron por una noche a estos vecinos, a quienes los acompañó el buen tiempo.
Luego de más de 12 horas de espera, los papis pudieron inscribir a los menores aunque aún no tienen garantizado el banco.

La localidad, que recibe a unas 2 mil personas por año, cuenta sólo con dos jardines integrales, de los cuales ninguno tiene sala de 3, ya que la gran demanda por las salas de 4 y 5 no es correspondida.

La solución que encontraron desde el CPE fue la apertura de salas de jardín dentro de los colegios primarios. Pero así y todo, son muchos los niños que no logran un lugar en el ámbito público, por lo que deben ir al privado.

Provincia dice que las vacantes de 5 están garantizadas

La directora provincial de Nivel Inicial, Viviana Buamscha, explicó que las salas de 5 años están cubiertas en un 100% y que trabajan en toda la provincia donde hay problemas con las de 4. "Estamos en contacto con las supervisoras tratando de llevar amplitud de vacantes a todas las localidades", dijo.
El Gobierno informó que en 2015 se garantizó banco para 7769 chicos en salas de 4 e informó que a la fecha hay vacantes para los niños de 4 en los jardines 23, 28, 49 y 64, del Distrito I.
La directora explicó que, "dado que la obligatoriedad por ley hoy alcanza a las salas de 5, se trabajó allí con prioridad de inscripción y una vez que se cubren todas las vacantes de 5 años se comenzó con las salas de 4 años. E indicó que están en el proceso de adecuación a la Ley 2945 y "que a partir de su promulgación (2014), nos da 5 años de tiempo para lograr la cobertura de las de 4".

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído