El clima en Neuquén

icon
Temp
64% Hum
La Mañana peluqueros

Pascual Liborio Venditti y Crescencia Benente peluqueros en la Tijera de Oro, clásica peluquería del ayer

En el día del inmigrante y de los peluqueros, homenajeamos a recordados habitantes valletanos.

Sus vecinos eran los Stor (hoy heladería Las Malvinas), los Leitner, los Di Rago (en la esquina de la Avda. Argentina esquina Mtro. González). Muy cerca, la despensa de Francisco Pérez, los Soler, el Consulado de Chile, los García Crespo y en la diagonal 25 de mayo los Morillas, entre otros.

Pioneros de la peluquería neuquina

Te puede interesar...

En su obra señera de la historia neuquina, don Ángel Edelman señala que la primera peluquería instalada en Neuquén fue la de Juan Di Bernardi, que pertenecía al primer grupo de inmigrantes italianos que fundara la Asociación Italiana de Socorros Mutuos.

Luego, en 1909, abrió sus puertas la peluquería de Cesar A. Montero, asistido por su hijo Alfonso, y luego hizo lo propio el popular Félix Pérez y Pérez (El Chaval), para luego dar paso a José Herce y Manuel Sánchez. Ya en las décadas siguientes se asentaron Bogani, cuya peluquería estaba en la primera cuadra de calle Juan B. Justo, comprada luego por el alemán Wolff; los Lombardo, ubicados en la segunda cuadra de calle Sarmiento, los Diorio en calle Ministro Alcorta, Guardiola en la primera cuadra de la Avenida Argentina, el Sr. Cuña en calle Sarmiento al 500, padre de la gran poeta Irma Cuña, el Sr. Díaz, conocido peluquero de la calle Rivadavia al 200. En la calle Mitre estaba la peluquería de Jacobo Ulman, cuyos hijos siguieron con la profesión. Otro era el Sr. Ginés, en la calle Salta estaba el peluquero Varela, el Sr. Cabezas, entre tantos.

Don Venditti

Don Pascual Liborio Venditti nació en Campobasso, provincia de Frosolone, Italia, el 20 de agosto de 1907. Llegó a la Argentina en 1925 en el Vapor América, con un hermano llamado también Pascual: ambos se fueron a trabajar a Balcarce en la cosecha de la papa. Sus padres fueron Giglio Carlos Venditti y María Doménica Moselli. Invitados por un primo hermano de Antonio Colantuono –que tenía un negocio de Ramos Generales en Cipolletti– llegaron al Valle.

Don Liborio Venditti se fue a Plaza Huincul a ejercer de peluquero, oficio aprendido en el barco en el que vino. La posibilidad de trabajo en la comarca petrolera no fue casualidad: ya en Balcarce fue contratado concesionario por YPF para ejercer la profesión. Trabajó hasta 1948, y luego se vino a Neuquén.

En Plaza Huincul conoció a Crescencia María Benente, nacida en San Cristóbal, provincia de Santa Fe. Residía con su familia en la zona dado que su padre, Pedro Benente, era constructor para YPF.

Crescencia y Liborio se casaron en 1938 y tuvieron dos hijos: Norberto y Ricardo, que, a su vez, les dieron tres nietos y cuatro bisnietos.

En 1942 se asentaron en la primera cuadra de la calle Ministro González de la capital neuquina: en la casa, construida en 1938 y que Liborio adquirió al Sr. Kossman de Cipolletti, vive Ricardo, hijo menor del matrimonio. La Peluquería La Tijera de Oro abrió sus puertas en 1948 en el salón ubicado delante de la casa y cerró en 1972, año en el que Liborio se acogió a la jubilación.

Doña Crescencia era peluquera de mujeres: le hacía la permanente al vapor en inmensas máquinas traídas desde Buenos Aires. Recuerda su hijo Ricardo que venían clientas de Cipolletti y hasta de Centenario para ser atendidas. La máquina tenía enchufes que se colocaban, con un algodoncito, en el cabello y en la máquina y, embebidos con el líquido adecuado más amoníaco, lograban que el cabello tomara los rulos. A pesar de que doña Crescencia dejó de atender en 1962, fueron recordados sus servicios por muchos años más.

peluqueria-vicky-3.jpg
Matrimonio Benente -Venditti.

Matrimonio Benente -Venditti.

Peluquerías de damas

No podemos dejar de mencionar que junto a las peluquerías de hombres existían los salones para las damas, como la Vogué, en segunda cuadra de la calle Juan B. Justo, (hoy Banco Coopesur), el local de la recordada peluquera Zelma de Bentolila, la Sra. Blanca Zambón, la Sra. de Deibele, Sra. Chola Menna de Soro, entre otras.

Famosos clientes de la peluquería

Doña Crescencia hacía el peinado a las novias del pueblo. Además, su hijo recuerda como clientas a la Sra. Raquel de Fabani, Sra. de Gervasoni, las Hermanas Soler, a su mamá doña Rosa de Soler, la Sra. Dina de Morillas, la Sra. de García Crespo, la Sra. de Del Campo, entre otras.

Entre los hombres se encontraban Saturnino Lara Lardizabal, el geólogo Dr. Gregorio Moreno, Sr. Cortes Rearte, Dr. Álvarez Jofre y su esposa (recién llegados de Córdoba, en los ’60, vivieron en el departamento ubicado atrás de la peluquería), el Dr. Horacio Reybet, entre tantos.

Grandes fiestas de peluqueros

Cada 25 de agosto, los peluqueros neuquinos se reunían a almorzar o cenar con motivo de la celebración del Día del Peluquero. Según cuenta la leyenda, fue el día elegido por el rey de Francia Luis XV para homenajear a su peluquero y de esa manera agradecer las horas que este le dedicaba a modelar su cabellera. El ejemplo de gratitud fue bien recibido en otros feudos y con el tiempo se instaló en el resto del mundo para llegar a constituir en la actualidad una jornada de reconocimiento para los trabajadores del sector.

Los festejos en la capital neuquina se hacían en varios lugares: el Club Pacífico, el Independiente, el Restaurante Las, situado en Perito Moreno esquina Corrientes; en el Bar de Rolando, situado en Juan B. Justo esquina Irigoyen.

peluqeria-vicky.jpg
Máquinas para ondular el cabello.

Máquinas para ondular el cabello.

El Centro de peluqueros de Neuquén

Los peluqueros formaron su centro con los recordados Negro Díaz, Cabezas, Beto Giuffrida, Sr. Wolff, los Diorio, Alfonso Lombardo, Francisco Conti, entre tantos, para los acuerdos de los intereses del sector. Don Liborio ejerció la presidencia durante 16 años, luego otros colegas ocuparon el lugar.

Esta es la historia de una de las familias que integraba la cofradía de italianos asentados en la Confluencia en el siglo XX. La recordada Tijera de Oro fue un símbolo de la peluquería en las calles de tierra que circundaban la Avenida –hoy Argentina– del Neuquén de ayer.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

20.512820512821% Me interesa
79.487179487179% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario