Paseo en los shoppings, una opción en el feriado

Los centros comerciales de la ciudad estuvieron repletos.

Neuquén.- Debido a la lluvia y el frío, que sorprendieron ayer a los neuquinos que no se tomaron las minivacaciones del fin de semana largo, los shoppings se convirtieron en el paseo preferido de la jornada, aunque pocos eran los que buscaban artículos para comprar.

Como un anticipo de lo que será el Día del Niño, los locales de entretenimiento fueron los que más consumidores atrajeron. “El clima ayuda a que la gente traiga a los chicos al cine”, dijo uno de los encargados del complejo del Paseo de la Patagonia.

En el lugar, cientos de niños se mezclaban con sus padres consumiendo toneladas de pochoclos y litros de gaseosa, convirtiendo el lugar en un caos para el tránsito. Mientras unos esperaban para entrar a ver una peli animada en 3D, otros bregaban por sacar una entrada o esperaban impacientes a que en el candy bar los atendieran.

100 pesos

Es lo que en promedio gastan los padres en las fichas para que los chicos se entretengan en los juegos electrónicos de uno de los shoppings de la ciudad.

Las salidas al cine o a comer algo son mucho más caras.

En el salón de juegos electrónicos los chicos y adolescentes gastaban fichines en las máquinas y juegos móviles, mientras los papás y mamás metían mano en la billetera para pagar otra ronda.

En el piso superior, el estruendo del bowling era constante. Quienes esperaban turno se agolpaban frente a un televisor gigante para seguir a Juan Martín del Potro en la final de tenis masculino en Río 2016.

De todas formas, una de las encargadas aclaró que el sábado tuvieron “mucha más gente”.

Los paseos de compras fueron un constante de ir y venir de visitantes. Sin embargo, la fiebre del consumo que vivió la región tiempo atrás este fin de semana no se notó. En los centros comerciales pegados a los hipermercados, muchas personas paseaban sus changuitos y cada tanto alguna se animaba a cargar alguna bolsa de los locales del shopping.

“Estuvo muy floja la tarde. Ayer hubo mucha más gente. Pero igual de mañana no había nadie”, se quejó una vendedora de golosinas de Alto Comahue.

“Hubo muchos clientes que entraron a consultar, pero pocos compraron. Tuvimos menos ventas que meses anteriores”, advirtió la cajera de un local de electrodomésticos.

En el Portal de la Patagonia y en el Paseo de la Patagonia también reflejaban el poco interés de los neuquinos por comprar, aunque las heladerías y cafeterías fueron las que más trabajaron.

Si bien el frío y las calles mojadas desalentaron los paseos al aire libre, hubo quienes se animaron y salieron a correr por la bicisenda pegada a las vías, en Parque Norte o la Avenida Argentina.

Frente a la Plaza de la Bandera, el Riojano desafiaba al clima y ofrecía pastelitos, churros, roscas y panes. “Se vende. Aunque haga frío la gente sale a pasear igual, porque se aburren las casas”, bromeó.

Algo de razón debe haber tenido, porque una pareja de ancianos le compró cuatro pastelitos, que los devoraron mientras tomaban mate en el Mirador del Valle. Cerca de ellos, una familia se sacaba selfies con la ciudad de fondo.

Cerca de las 17, aparecieron los peatones y la avenida comenzó a poblarse de autos, que empezaban con la tradicional vuelta del perro, desde la barda hasta el río.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído