"Pensar ahora en River nos puede llegar a confundir"

Chelo Delgado, protagonista de las hazañas del Boca de Bianchi, palpita la semi en LM Neuquén.

Fabricio abatte

abattef@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- El memorable y preciso centro para Palermo en uno de los goles más importantes de la historia de Boca, el del 1 a 0 al Real Madrid en la final intercontinental del 2000 en Japón, el día que relegó al banco al hoy DT xeneize Guillermo Barros Schelotto. El gol en México del 1 a 0 a Cruz Azul en la final de la Libertadores 2001, clave para otra conquista épica. El penal en las semis de ese año ante Palmeiras, próximo rival y en la misma instancia. Marcelo Delgado es historia viva azul y oro y un personaje muy indicado para palpitar las semis de la Libertadores que se vienen.

El Chelo estuvo en Neuquén con las glorias del club y aceptó un jugoso mano a mano con este diario, en el que consideró que será fundamental “hacer la diferencia en La Bombonera para ir más tranquilos a Brasil”, elogió al Mellizo, analizó a Pavón, puntero derecho como él, y avisó: “Pensar en River puede llegar a confundirnos”.

Te puede interesar...

—¿Cómo lo ves a Boca en la Libertadores?

Ya está en semifinales. Los cuatro equipos obviamente quieren lograr el objetivo, que es ganar la Copa. Está difícil, son partidos decisivos en los que hay que jugar con mucha seriedad y tranquilidad y sacar el encuentro adelante. Hay que hacer la diferencia para ir a Brasil más tranquilos.

—¿Te gustaría que se dé la final con River de la que todos hablan o preferirías evitarlo, teniendo en cuenta los últimos resultados entre ambos?

La verdad que por ahí nos podemos llegar a confundir de pensar ya en un partido con River. Primero está Palmeiras y para River, Gremio. Tienen que ganar sus respectivas series para llegar a esa gran final.

—El rival justo es Palmeiras, al que ustedes vencieron en la final del 2000 y en la semi del 2001. ¿Qué recuerdos te trae?

Tuve la desgracia de no poder jugar la final del 2000 porque me desgarré dos días antes. Obviamente para nosotros fue lo máximo, primero empatar y después ganar allá por penales. Lo disfruté muchísimo y es un hermoso recuerdo, igual que las semis del 2001, donde convertí un penal en la definición por esa vía de la revancha.

—¿Ves algo en común entre este Boca y aquellos que vos integraste y ganaron todo?

Son dos cosas diferentes, los tiempos cambiaron. En la época nuestra había más hombres, con todo respeto y que se entienda bien, gente grande con experiencia mezclada con chicos. Ahora hay una mezcla de todo, hay grandes jugadores y esperemos que puedan levantar el nivel para lo que viene.

—A Guillermo muchos de tus compañeros lo han criticado, ¿qué opinás de él como entrenador?

Para mí Guillermo es un gran entrenador. Ha aprendido muchas cosas de los técnicos que tuvo y ha conseguido cosas importantes en su carrera; tanto en Lanús como en Boca fue campeón. Desearle lo mejor, ojalá que le vaya bien y que pueda ganar la Libertadores.

—Pavón juega en tu puesto y es desequilibrante como vos lo eras, ¿lo ves parecido?

Sí, es un jugador muy importante para Boca. Hoy no está en su mejor nivel, pero es un chico que aún puede aprender muchísimo. Tiene un entrenador que jugó en su puesto que le puede enseñar y debe aprovecharlo para seguir creciendo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído