El clima en Neuquén

icon
16° Temp
67% Hum
La Mañana zapatos

Pisa fuerte: es zapatera y enseña el oficio a otras mujeres

Con más de 12 años en la zapatería, Amancay está convencida de que hay que compartir aprendizajes y hacer rodar la cadena de emprendedurismo entre mujeres.

Amancay Martin se pudrió del agobio de la city porteña para la primavera de 2009 cuando tenía 26 años y ya le molestaban las manifestaciones (aunque estuviera de acuerdo), las ancianas con bastón y paso lento (aunque pudiera esquivarlas), el incesante traqueteo de los micros (aunque no se subiera), el desastre sonoro de las bocinas al unísono (aunque estuviera lejos). Y cuando la empresa con la que iba a viajar a Nueva Zelanda para hacer work and travel la estafó, dijo stop.

“Chau, yo me vuelvo a casa”. Picardías del destino, Amancay no se volvía vacía a su Neuquén natal: se había egresado de la carrera de Diseño en Indumentaria y se había especializado en calzado durante varios años; primero en Bolívar y luego en Capital Federal.

“A Bolívar fui porque era un polo industrial de calzado, además es la ciudad natal de mi mamá y me fui a vivir con mis tíos. Había una escuela municipal que capacitaba a las personas para que trabajen en las distintas fábricas y talleres que se encontraban en la ciudad. En esta escuela tome un curso de Aparado (costura) durante 5 meses todos los días”, recuerda “Aman”. Cuando terminó ese curso se fue a CABA a seguir aprendiendo de zapatos, de carteras, de accesorios, de serigrafía, de inglés, de photoshop, de diseño y “de la vida misma”, cuenta. “Trabajé y conocí mucho más este rubro, desde otro lugar. Conocí proveedores y talleres, me llevé una experiencia super poderosa”, relata la emprendedora.

PRIMAVERA..Pásate por nuestras historias y fíjate cómo podes personalizar los zapatos ibi! ..Pedí los tuyos! Se parte de lo que usas!........#zapatos #mujer #moda #calzado #diseño #diseñadora #shoedesign #shoedesigner #shoemaker #emprendedora #compralocal #hechoconamor #hechoamano

Acá, en Neuquén empezó a coser. Y un día en una feria, despegó como avión de Aerolíneas. “Me acuerdo que había impreso 300 tarjetitas para entregar y las gasté el primer día. Por participar de esa feria tuve encargues de zapatos personalizados por dos años”, dice sorprendida. “Yo arranqué en este rubro por insistencia y por desafiarme a aprender sobre algo que no sabía hacer con los conocimientos que me dio mi carrera. Pero no puedo dejar de mencionar cuánto tuvo que ver la buena voluntad de mi primer maestro de vida en todo esto”, asegura Amancay. Esa persona es Gustavo, uno de los antiguos dueños de la zapatería neuquina “Okey”, que la recibió cada tarde y le enseñó con paciencia de educador, sobre hormas, pegamentos, cueros y costuras. “Compartió conmigo su saber y me abrió las puertas de su zapatería y de su familia”, explica Aman.

Ahora ella vende zapatos personalizados, es decir, aquellos que crea y diseña para luego dar opciones de talle y color a sus clientes. Lo hace a través de las redes sociales, uno de los principales salvoconductos de los emprendedores a nivel global. Pero también Amancay da clases. Algo que funciona como un espacio artístico y de encuentro para muchas vecinas de la ciudad. Tiene alumnas jóvenes, adultas y mayores. Algunas ya pasaron por crochet, cerámica y pintura y llegan al taller motivas por la posibilidad de hacer sus propios zapatos a su familia. Otras llegan para emprender.

“Al abrir la puerta de mi taller abro las puertas de mi alma; acá enseño a hacer lo que amo e intento que las personas que llegan la pasen bien y se lleven algo”, argumenta Amancay. “Si bien es complejo convertir la zapatería en un oficio en esta ciudad porque no hay tantos materiales disponibles (la mayoría de los proveedores están lejos) no es imposible; yo lo hago, entonces la que quiera emprender en este rubro sepa que no está sola, acá hay un grupo; de hecho, este grupo hace que yo no me sienta sola en el camino emprendedor”, reflexiona.

Amancay--Zapatos-artesanales-(9).jpg

“No están en nuestros zapatos”

La tradición de la industria zapatera en nuestro país está integrada en su mayoría por hombres. Ellos son los maestros, los que crean escuela. Ellos son los que hacen los mejores zapatos para hombres, niños y niñas, y -curiosamente- para mujeres. Habrá sido así hasta hace unos diez años, cuando Amancay pegó el grito, golpeó la mesa de trabajo y se dijo: ¿qué onda, porque ellos me van a hacer los zapatos si yo sé cómo los quiero? Y ese fue el fin de una etapa y el comienzo de otra, al menos para ella y para las más de cien alumnas que alguna vez pisaron el taller de calle Reconquista.

Amancay- Zapatos artesanales (7).JPG

Amancay Martin tiene 35 años y es, como ya vimos, zapatera. Además, es mamá de dos niñas y compañera de su marido. También es hija, ama de casa y es docente en su pequeño taller. Muchas cosas. Ella tiene la suerte de poder vivir de lo que le gusta y para lo que ama: su familia y su emprendiendo de confección artesanal de zapatos personalizados. Sin embargo, entiende que de eso se trata: de una suerte pequeña que no les toca a todas las mujeres emprendedoras. “Mi mamá me crió con este precepto de que somos iguales, y yo vi a mis viejos trabajar a la par. Me costó mucho asumir, con el tiempo, cuando fui mamá, que las cosas no son iguales para las mujeres y más si son emprendedoras. Esa fue una lucha que me ocupé de dar; más bien de cuidar que no me pasara como a otras mujeres que no cuentan con su compañero para distribuirse las tareas de cuidado. Yo iba al jardín a buscar a mi hija y eran todas mamás, y sí; me las podía ingeniar para darle de mamar a mi nena mientras martillaba un zapato, pero no era la idea. Gracias al apoyo de mi marido yo pude ocupar el tiempo que necesitaba en mi trabajo; porque él entendía que su trabajo era tan importante como el mío. Digo que las oportunidades en el emprendedurismo debieran ser iguales para todos, hombres y mujeres”, afirma Aman.

“Mi mamá me crió con este precepto de que somos iguales, y yo vi a mis viejos trabajar a la par. Me costó mucho asumir, con el tiempo, cuando fui mamá, que las cosas no son iguales para las mujeres y más si son emprendedoras. Esa fue una lucha que me ocupé de dar".

Te haces regalos? Yo decidí que me voy a regalar estos #borceguitos gamuzados! ⚡️ Si! Porque me enamoraron . .Últimamente me enamoro muy seguido de los zapatos que hago , pero que mejor? .Hace mucho me dejaba para lo último. Siempre haciendo zapatos para los demás. Este año decidí que me voy a hacer todos los que pueda! ..Vos sos de hacerte regalos? Te da culpa? como buena madre y mujer, te digo que a mi si, un poco al principio. Después cuando disfrutas tu auto-regalo decís “seeee me lo re merezco!” .Es cuestión de valorarse! Si no lo haces, te recomiendo que te mimes más seguido, te auto regales cosas y lo súper disfrutes! Te lo mereces!! ............#regalos #zapatos #deautor #regalate #diseño #sentitebien #telomereces #loveyourself #mimate #shoedesign #shoelover #shoelovers #shoemaker #obsequios #paravos

Zapateras argentinas

“Zapateras Argentinas” es la reciente unión de más de 40 emprendedoras mujeres que se dedican al oficio de realizar zapatos artesanales. En una industria predominantemente masculina, ellas se reúnen para abrirse paso y ser más fuertes, “bajando sólo la mirada para admirar sus zapatos”. Un lugar de encuentro federal -las hay de Chaco, Salta, La Pampa, CABA, Neuquén, La Plata y otras localidades- que lejos de pensarse como competencia, son un grupo que apuesta al bien común. De hecho, cuando pase la pandemia, buscarán la manera de reunir varias de sus producciones para visibilizarlas en un gran local o feria. “Son un sostén, un apoyo, una contención; para hablar y consultar. Intercambiamos información de proveedores, técnicas, nos derivamos clientes y hasta nos desahogamos cuando algo no anduvo bien”, cuenta Aman, que forma parte del grupo desde comienzos de año.

Hoy les quiero contar de este colectivo! Del que me enorgullece ser parte!❤️ .Mujeres zapateras. Mujeres emprendedoras. Compañeras. Son un sostén, un apoyo, contención. Un lugar de encuentro, federal. Para hablar y consultar. .Lejos de pensar en ser competencia, en este grupo se piensa en el bien común. En aunar fuerzas, en desahogar penas y en empujar hacia adelante. En una industria marcada por lo masculino, acá estamos juntas abriéndonos paso. Creando y haciendo. Con la frente en alto y “solo bajando la mirada para admirar nuestros zapatos”. .Pásate por el perfil de @zapaterasargentinas a conocernos! Somos muchas marcas y se siguen sumando! .Gracias a las que tuvieron la iniciativa y se animaron a arriarnos. Las que también coordinan y le meten laburo y esfuerzo para organizar este grupete de locas lindas......#launionhacelafuerza #sororidad #mujer #mujeres #compañeras #apoyo #mujeresemprendedoras #zapateras

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario