El clima en Neuquén

icon
Temp
66% Hum

"Podemos cerrar el templo pero no la solidaridad"

Fueron las palabras del párroco Rubén Capitanio, sobre la labor que realiza la iglesia y muchos vecinos y vecinas durante las épocas difíciles. 

La cálida parroquia San Sebastián de Plottier tiene hace casi cuatro años como cura a Rubén Capitanio. Allí el párroco les enseña a sus fieles la importancia de poder dar una mano a quien lo necesite, sin preguntar edad, nacionalidad o creencias, solo ayudar.

La pandemia del coronavirus le cambió sus formas de trabajar de cara directa a la sociedad, pero él le encontró la vuelta para seguir ayudando. “Podemos cerrar el templo pero no la solidaridad”, aseguró con firmeza el párroco a LM Neuquén.

Te puede interesar...

De palabras dulces y certeras, Capitanio está orgulloso de poder ayudar a distintos comedores de la ciudad y también a muchos vecinos que no la pasaron bien en los meses que el trabajo se puso aún más difícil.

Neuquén Solidario 01 ok.mp4

Cuando las restricciones se endurecieron y se tuvo que dejar de hacer misas y otros encuentros, el cura siguió adelante con la tarea solidaria de juntar donaciones de alimentos para entregárselas a quienes las necesitaban.

Entonces el mecanismo que encontró fue que los vecinos llamaran por teléfono y él les preparaba una caja con alimentos, y se las dejaba en los largos asientos de madera de la iglesia. El que daba y el que recibía no se veían, pero ambos quedaban satisfechos.

solidaridad rubén capitanio .JPG

“Hubo casos de personas que por ejemplo después me llamaban y me pedían disculpas, me aclaraban que no lo tomara a mal pero que dejaron el aceite y el azúcar porque de eso tenían. Y lo hicieron pensando en el otro”, contó emocionado el cura que es discípulo de Don Jaime de Nevares.

Unos meses antes de la pandemia Capitanio conoció a Paola González, quien junto a otros vecinos estaban organizando un comedor en el barrio Barda Colorada, casi en el límite entre Plottier y Neuquén.

Aquellos vecinos lo convocaron y él accedió pero con el compromiso de que lo invitaran a comer el locro que iban a preparar. Subiendo hacia la barda, por las áridas calles de tierra aparece una humilde vivienda que exhibe con orgullo un cartel que dice “Comedor Evita Perón”.

Esa es la casa de Paola y su familia, quien la abrió de corazón para ayudar a los demás vecinos de ese lejano sector de la ciudad del que no se quiere hacer cargo nadie.

Allí de a poco fueron armando un espacio de resguardo, cobijo y alimento para muchas familias que no tienen que llevar a su mesa. Hoy todos los jueves y viernes prepara una merienda para 86 familias, a quienes también les brinda un almuerzo los sábados y domingos.

solidaridad comedor neuquén solidario

El comedor está muy cerca de lo que fue el basural de Plottier, y muchas familias se habían asentado ahí porque trabajaban del reciclado de lo que encontraban. Por eso cuando eso dejó de funcionar estas personas quedaron desamparadas, situación que se complicó aún más con la pandemia.

“El padre Rubén siempre nos está ayudando, desde que empezamos él nos consiguió el freezer, nos consiguió alimentos, frazadas, colchones que hemos entregado, abrigo de invierno y verano. Él está mucho apoyando al comedor y a las familias de este lugar”, reconoció la mujer, luego de agradecer al párroco lo que le había llevado, que en esa oportunidad eran más de 10 maples de huevos que al día siguiente iban a ser parte del gran salpicón que harían para compartir.

solidaridad comedor neuquén solidario

Paola disfruta al cocinar para sus vecinos y vecinas, también cuando les consigue otras donaciones como ropa que exhibe en percheros para que se lleve cada cual lo que necesite.

“Por más pobres que seamos somos solidarios, nos ayudamos unos a otros, nos ayudamos nosotros mismos. Nosotros sabemos lo que es tener hambre, lo que es sufrir frío, y tratamos de ayudar para que más nadie lo pase, especialmente los niños”, terminó.

solidaridad comedor neuquén solidario

Neuquén Solidario quiere ser el nexo entre los que trabajan para ayudar y los que quieren ser solidarios con los que lo necesitan. Para hablar con la Parroquia San Sebastián de Plottier se pueden comunicar al 493-4726, y allí coordinar donaciones. Los interesados en comunicarse con el comedor "Evita Perón" pueden llamar al 2996256184.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario