El clima en Neuquén

icon
11° Temp
87% Hum
La Mañana preventiva

Preventiva para los acusados del crimen del panadero

La fiscalía pidió ocho meses, pero la jueza de garantías les dio seis. Ahora, se avanza de cara al juicio que podría llegar a ser por jurados.

En una audiencia de formulación de cargos realizada este viernes en la Ciudad Judicial, la fiscal del caso Silvia Moreira y el asistente letrado Pablo Jávega acusaron a dos varones, C.D.A y C.D.R.G, por el homicidio de Cristian Eduardo Moya. Además, pidieron que ambos permanezcan detenidos en prisión preventiva.

La fiscal Moreira les atribuyó los delitos de homicidio criminis causa, agravado por el uso de arma de fuego, en concurso real con robo agravado por el uso de arma, en carácter de coautores.

Durante la misma audiencia, la asistente letrada de la fiscalía de Robos y Hurtos Lorena Juárez le atribuyó a uno de los imputados, C.D.A, un hecho de robo y lo acusó por el delito de robo triplemente agravado por haberse cometido en poblado y en banda, por el uso de arma no apta y por la participación de un menor, en carácter de autor.

Luego de requerir las formulaciones, la fiscal del caso manifestó que existe riesgo de fuga o no sometimiento al proceso por parte de ambos acusados. También sostuvo que hay peligro de entorpecimiento de la investigación, por lo que es necesario resguardar a testigos. Por estos motivos requirió que se imponga prisión preventiva por ocho meses a ambos imputados.

image.png

Tanto Moreira como Juárez detallaron que los dos imputados tienen antecedentes penales, por lo que, de recaerles condena, deberá ser obligatoriamente de cumplimiento efectivo. C.D.A llegó a la audiencia encontrándose en rebeldía, tras no regresar de una salida transitoria fijada en un caso de homicidio; mientras que C.D.R.G fue detenido cuando estaba bajo el régimen de libertad asistida, cumpliendo una condena unificada por hechos de robo y abuso de armas.

El homicidio ocurrió en los primeros minutos del 10 de enero, en la casa de Cristian Moya en Senillosa. La víctima estaba en el patio y dentro de su Fiat Cronos hablando por teléfono, cuando fue abordado por los acusados. Moya forcejeó con ambos y terminó recibiendo al menos cuatro disparos de arma de fuego en las piernas y la cadera.

Pese a estar herido volvió a forcejar con los ladrones que ya estaban en el auto y le ejecutaron un tiro en el tórax que terminó siendo la herida que le provocó la muerte.

Semejante ataque fue perpetrado con la única finalidad de robar el auto en el que se dieron a al fuga.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario