El clima en Neuquén

icon
11° Temp
82% Hum
La Mañana Cipolletti

Quisieron secuestrarla en pleno centro de Cipolletti: "Pensé que me mataban"

Agustina volvía de tomar algo con amigas, cuando paró en Alem al 100 a responder un mensaje. Allí comenzó su pesadilla. Logró escapar ilesa pero se llevaron su auto en un violento atraco. Fue recuperado en Oro y hay dos detenidos.

Lo que era una noche agradable se convirtió en la peor pesadilla para Agustina Romero. La joven de 31 años volvía en soledad de tomar algo con amigas en La Casa de la Bodega y en Alem y Belgrano detuvo la marcha de su vehículo para responder un mensaje a "otra de las chicas". Jamás imaginó que allí se iniciaría la peor pesadilla de su vida. "Sigo en estado de shock, no dormí nada", confiesa a LM Cipolletti ante de exponer su odisea.

"Serían las 4.10 de la mañana. De repente empecé a sentir ruidos, no entendía nada, me estaban intentando robar. Vi a 3 chicos y una chica, eran altos, de unos 20 años, con capucha pero no los pude divisar de la tensión. Me tiraban baldosas, ladrillos a montones, que no se de donde los sacaban. Pero como el auto (un Renault Kwid mod 2020 patente AE 316 JN) tiene vidrios polarizados con un blindex, les costó romperlo. Yo intentaba escapar, con el auto en marcha aún, le seguía dando arranque pero tenía el freno de manos puesto, me abatate de la desesperación", narra la muchacha el inicio del calvario.

En esa situación límite y traumática y sin ayuda de nadie, atinó a ahuyentar mediante el ruido a los delincuentes: "Me quedé clavada en la bocina para ver si alguien me podía auxiliar o se asustaban. Pero no tuve suerte".

Lo peor estaba por ocurrir. "Cuando los chicos se cansan en un momento, dejan de tirar y yo dejé de tocar bocina. Lamentablemente, uno del lado del acompañante viene y me tira contra el vidrio y lo rompe. Alcanza a meter la mano y abre la puerta", amplía su estremecedor relato quien trabaja en Neuquén pero vive en Cipolletti.

El miedo extremo se apodero de ella, estaba expuesta e indefensa. "Me querían secuestrar, 'dale, dale maneja', me decían. Yo tenía cinturón puesto, quería salir pero no podía. Del otro lado viene otro y empieza a gritarme, 'dame la cartera' y me apoya algo en la panza que no sé si era pistola o cuchillo. 'Dame todo o te cago matando', me gritaba y me zamarreaba. Pude salir y retener el celular, no sé cómo", agrega en otro pasaje dramático.

Lo que no logró rescatar fueron las llaves de su vivienda, lo que le generó otro trastorno. "Tenía mi perra, pobre, adentro y quería verla y asistirla. Tuvimos que contactar al dueño del departamento donde alquilo, que es de Neuquén, y a las 11 recién pude entrar a casa".

Seguidamente, admite angustiada las sensaciones horribles que se le cruzaron por la cabeza: "Pensé que me mataban. Quedé en shock. No lloré, nada. Quedé helada en el medio de la calle viendo cómo se llevaban mi coche. La vecina de enfrente me decía 'corazón ¿estás bien?. Me dieron una silla, agua. La vecina de enfrente había visto dos chicos. Yo sentí que se subió otra persona".

La indigna, también la impunidad, ya que hasta esta tarde desde la Unidad 32 de calle Mengelle, donde efectuó la denuncia no le habían notificado la recuperación del auto y ella afirma saber dónde puede estar.

"Me contaron amigos que lo vieron en el Barrio Obrero, a una cuadra de circunvalación. Dieron aviso al 109 y a un patrullero que estaba por el lugar pero hasta el momento no hubo noticias. Mi amigo que lo vio me dijo que andaban super rápido. Estaban sacados, en un segundo planearon el robo de su vida y si me llevaban con ellos pudo pasar cualquier cosa...". Menos mal que, al menos, eso no pasó.

Buenas noticias

Finalmente, en las últimas horas, el vehículo fue recuperado por personal policial tras una intensa persecución que finalizó en Fernández Oro, con el saldo de una pareja con frondosos antecedentes detenida.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario