Por fiestas más inclusivas

Que el silencio de la pirotecnia dé lugar al ruido de nuestras charlas a la hora del encuentro.

En pocas horas viviremos la Nochebuena y la Navidad. Fiestas que, al igual que el Año Nuevo, serán sin pirotecnia. Porque en estos tiempos de cambios en los que vivimos todos, también los ruidosos deberán dar un paso al costado y así disfrutaremos de unas fiestas inclusivas con aquellos que sufrían en esta época del año.

La oportuna reglamentación de la ley que prohíbe la venta y el uso de pirotecnia en el territorio neuquino, norma que había sido aprobada hace seis años pero no estaba vigente, permitirá esta fiesta sin ruidos.

Te puede interesar...

Una fiesta que nos dará espacio para la reflexión, el encuentro y los deseos comunes para el futuro. Y será bueno invitar al diálogo y así dejar de lado los aparatitos que nos marcan el ritmo diario de nuestras vidas. La iniciativa de dejar de lado o poner en una canasta común los teléfonos celulares de cada uno de los participantes a la hora de la cena navideña o de fin de año (aunque suene muy descabellado) permitirá un mayor encuentro entre todos. Porque todos los días escuchamos que nos falta mirarnos o hablar más cara a cara y dejar de lado los emoticones.

Que ese silencio sano por la prohibición de la pirotecnia dé lugar al ruido de las conversaciones y las risas entre quienes compartamos una cena navideña. Tiene que ser un momento de encuentro en la inclusión, en la diversidad y en el cambio.

Y con esta última palabra no me refiero a ninguna propuesta política, sino en la necesidad de ponernos a pensar en que las relaciones entre hombres y mujeres están en una metamorfosis, que los jóvenes ya no son cómo éramos nosotros y que cualquier concepto arcaico ya no es válido.

Por unas fiestas de fin de año inclusivas, en todos los sentidos, brindo. ¡Felicidades!

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído