Por la ciudad deambulan 41 mil perros sin control

La mitad son vagabundos. Van en aumento. En total, hay más de 82 mil.

Ana Laura Calducci
calduccia@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN
La ciudad tiene alrededor de 41 mil perros sueltos en la vía pública. Los que deambulan sin control son la mitad de los canes que hay en la capital. La cantidad de pichichos callejeros aumentó en los últimos años, pese a que el Municipio logró bajar el número total de animales.

La cifra de perros sueltos es una estimación provisoria de la dirección municipal de Zoonosis, a partir de los primeros resultados de un censo realizado en 22 de los 49 barrios. La investigación se hace con la colaboración de especialistas de la Universidad Nacional del Comahue (UNCo).

62% es la proporción de perros censados sin esterilizar; la mayoría, porque el dueño no está convencido.

En los sectores censados, los encuestadores encontraron una proporción de 6 perros cada 5 casas, de los cuales 4 tienen dueño y los otros 2 son vagabundos. Esta relación les permitió calcular que existen 82.105 en toda la ciudad, es decir, uno cada tres vecinos.

Es un número alto, pero implica una mejora respecto de los censos caninos anteriores. En 2010, los mejores amigos del hombre eran 110 mil, mientras que en 2012 se calcularon 93 mil. Esta baja responde en gran medida al programa de esterilización gratuita municipal (ver aparte).

Sin embargo, la encuesta reveló un aumento en la cantidad de canes sueltos en las calles. Hoy serían 41 mil los perros que deambulan sin control, o sea, la mitad de los que viven en Neuquén. En 2012 eran 28 mil.

Los investigadores encontraron que el 55% de los dueños no se hace cargo de sus perros y muchos los dejan sueltos. Por eso, de los 60 mil pichichos con un hogar, calculan que una tercera parte circula por las calles sin correa ni cuidador. A ellos se suman otros 21 mil animales vagabundos, que no pertenecen a ninguna familia.

Según un viejo documento de la Organización Mundial de la Salud, de hace 20 años, la relación ideal en zonas urbanas es de un perro cada 10 personas para evitar la propagación de enfermedades y problemas de mordeduras.

Por ahora, Neuquén sigue lejos de esa meta. Hasta entonces, la convivencia entre humanos y caninos dependerá de que los primeros asuman sus responsabilidades. La solución es una moneda de dos caras: por un lado, hay que cuidar a las mascotas dentro y fuera de la casa; por otro, hay que ocuparse también de la descendencia.

De interés
¿Qué se hace con los canes callejeros?

Cuando los empleados municipales encuentran un perro suelto en la calle, lo llevan a la planta de Zoonosis y lo dejan en un canil. A partir de allí, la ordenanza vigente indica que hay cinco días de espera para que se presente un dueño a reclamarlo, que deberá pagar la multa y los costos por el cuidado del animal. Si nadie se presenta, después del quinto día, el pichicho se ofrece en adopción.

La operación
Funciona pero genera algo de resistencia en los dueños

NEUQUÉN
Desde 2002 está prohibida la matanza de perros en Neuquén. Para controlar la población animal, el Municipio ofrece esterilizaciones gratuitas en todos los barrios. Ese programa permitió disminuir un 25% la cantidad de pichichos en los últimos cinco años. Sin embargo, todavía la mitad de los dueños se resiste a operar a su mascota.

Gracias a la esterilización, hoy Neuquén tiene 28 mil perros menos que en 2010, pese a que la ciudad creció en cantidad de habitantes. Además, este método de control sanitario permitió prolongar la vida de estos animales y disminuir los nacimientos.

Según los primeros resultados del reciente censo canino, Neuquén logró una división casi equitativa entre los cachorros de menos de tres años, los perros adultos y los que pasaron los 8 años, con un tercio de la población canina en cada una de estas franjas etarias. En 2010, la "pirámide perruna" era muy distinta: tres de cada cuatro animales tenían menos de 36 meses y apenas un 5% había pasado su octavo cumpleaños.

Sin embargo, los encuestadores detectaron que entre los dueños persiste una fuerte resistencia a operar a sus canes. De los vecinos consultados, el 49% dijo que no esterilizó a sus mascotas ni desea hacerlo, casi la mitad del total. Los que ya pasaron por el quirófano municipal son un 38% y un 13% aún no hizo la cirugía aunque planea llevar a su perro en algún momento.

Ellos y ellas
Collares celestes y rosas

El reciente censo de Zoonosis reveló una consecuencia inesperada del control sanitario que se hace con los perros de la ciudad: en los últimos años, aumentó considerablemente la cantidad de mascotas hembras, al punto de casi igualar en número a los machos.

Hace cinco años, el 70% de los canes en los hogares neuquinos eran "varoncitos", lo que implicaba más de dos sementales por cada hembra. Hoy, según indicaron desde la Dirección de Zoonosis, los neuquinos eligen sus mascotas sin distinción de género, gracias a que muchos "optan, en estos últimos años, por esterilizar la hembra para evitar crías no deseadas".

Así, en las encuestas a las familias, se encontró un 46% de perras frente a un 54% de machos y se detectó que existe en los hogares una tendencia notoria a la paridad de género canina.

Números interesantes
Envueltos para regalo

La mayoría de los perros con dueño llegó al hogar a través de un amigo o conocido que los entregó desinteresadamente. Esa costumbre solidaria tuvo una leve caída en los últimos años, pero aun así, al día de hoy, casi la mitad de las familias encontró a su pichicho ideal gracias al obsequio de otro.

Sólo uno de cada seis vecinos pagó para conseguir una mascota. El reciente censo reveló que el 45% de los perros se sumó a la familia como un regalo de terceros, el 31% fueron adoptados de manera formal y apenas en un 18% de los casos se compró el cachorro. Además, hay sólo un 6% que nació en la vivienda.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído