El clima en Neuquén

icon
Temp
69% Hum
La Mañana Tecker

Por la golpiza a Tecker, dos policías van a la cárcel

Jorge Diego Sevilla fue condenado a 6 años de prisión y a 10 años de inhabilitación y Sixto Esteban Meza Vitale a 3 años en la cárcel y 6 sin poder ejercer.

Finalmente se conoció este lunes la pena impuesta contra los cuatro policías que ya habían sido declarados culpables por las vejaciones y la brutal golpiza que le propinaron a Roberto Tecker, dejándolo al borde de la muerte.

Las penas más altas fueron para los policías Jorge Diego Sevilla, responsable por el delito de lesiones graves, agravadas por ser un policía en abuso de sus funciones y en concurso ideal con vejaciones; y Sixto Esteban Meza Vitale, condenado solo por las vejaciones. Sevilla deberá cumplir 6 años de prisión efectiva y 10 años de inhabilitación, mientras que Meza Vitale fue condenado a 3 años de prisión efectiva e inhabilitado por 6 años.

Te puede interesar...

Los otros dos efectivos policiales condenados fueron Luis Canales y Julio Alberto Sandoval, pero solo por el delito de encubrimiento agravado por su carácter de funcionario público, en calidad de coautores. En este caso, las penas impuestas a ambos fue la de 2 años de prisión de ejecución condicional y el cumplimiento de las reglas de conducta habituales.

Tanto la fiscalía como la querella habían solicitado penas de prisión efectiva para los cuatro efectivos policiales, aunque finalmente la decisión del tribunal integrado por los jueces por Andrés Repetto y Gustavo Ravizzoli y la jueza Florencia Martini resolvió, por unanimidad, que dos de ellos fueran a la cárcel y los otros dos fueran condenados a penas de prisión condicional.

AM lectura de sentencia caso Tecker (3).JPG
Dos de los efectivos policiales condenados por la golpiza a Roberto Tecker fueron condenados a penas de prisión efectiva.

Dos de los efectivos policiales condenados por la golpiza a Roberto Tecker fueron condenados a penas de prisión efectiva.

La violenta golpiza por la que Tecker casi muere ocurrió el 9 de febrero de 2019, cuando estaba junto a una prima, un amigo y una amiga en calles Petróleo y Luis Beltrán del barrio La Sirena bebiendo unas cervezas, sentados en el cordón de la vereda. Esperaban que se hiciera la hora para ir en colectivo a la Fiesta de la Confluencia hasta que, cerca de las 22:30, los efectivos Sixto Meza Vitale y Diego Sevilla llegaron en un patrullero. Tras manifestarles al grupo que estaba prohibida la ingesta de alcohol en la vía pública, los efectivos se acercaron a Tecker y le exigieron que se retiraran. Sin embargo, cuando este se dispuso a contestarles, fue agredido por uno de los efectivos.

Le pegaron, lo tiraron al suelo, le pisaron la cabeza y hasta le pisotearon el abdomen. Luego, lo esposaron y lo subieron violentamente a la caja de la camioneta policial. Camino a la comisaría continuó la golpiza y lo mismo ocurrió una vez en la unidad policial. Más tarde lo llevaron al hospital Bouquet Roldán para que recibiera atención médica, pero contaron otra versión de lo ocurrido. Canales y Sandoval no denunciaron el hecho y alteraron una serie de registros para ocultarlo.

"Tecker se encontraba tranquilo; nada justificó el accionar de Sevilla. La intensidad de la golpiza puso en riesgo la vida de la víctima", aseguró el juez Gustavo Ravizzoli. "Tecker se encontraba tranquilo; nada justificó el accionar de Sevilla. La intensidad de la golpiza puso en riesgo la vida de la víctima", aseguró el juez Gustavo Ravizzoli.

El tribunal, antes de dar a conocer las penas contra los imputados, dio a conocer cuáles fueron los agravantes contemplados y los deschados a la hora de llegar a la resolución final. También explicaron cuáles fueron los atenuantes tenidos en cuenta.

Entre los agravantes se tuvo en cuenta la violencia ejercida contra la víctima y la constatación de lo gravísima de las lesiones, que pusieron en riesgo la vida de la víctima.

"La víctima sufrió un trastorno postraumático que todavía padece. La madre, que se quedó con él después del hecho, narró como se despertaba constantemente con pesadillas, gritando", contó el juez Ravizzoli durante la audiencia de lectura de la sentencia.

Enojo de la querella

La abogada Gisella Moreira, que representa a la familia Tecker, manifestó su desacuerdo con la decisión del tribunal y adelantó que impugnarán el fallo, el cual consideró benévolo para con los efectivos policiales.

En ese sentido, aseguró que tanto ella como la familia Tecker lamentan el fallo "porque el tribunal ha dado un grave mensaje a la sociedad, de que la violencia policial no es tan grave". Lo único valorable, según la abogada, es que las penas de Sevilla y de Meza Vitale son de prisión efectiva.

De todas maneras, Moreira aseguró que "es muy poco. Las sanciones están muy lejos de lo que pretendíamos desde la parte acusadora y de las que creemos que son justas. Han sido responsables, pero nos parece que con estas penas quedan impunes, máxime en el caso de las que son condicionales (como en los casos de Canales y Sandoval)".

"Que les hayan dado 2 años a los imputados (Canales y Sandoval) nos parece una vergüenza, El mensaje que se está dando es de impunidad. La familia está muy indignada y muy triste", aseguró Gisella Moreira, la abogada de Tecker. "Que les hayan dado 2 años a los imputados (Canales y Sandoval) nos parece una vergüenza, El mensaje que se esté dando es de impunidad. La familia está muy indignada y muy triste", aseguró Gisella Moreira, la abogada de Tecker.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario