¿Por qué las mujeres mienten menos que los hombres?

Un estudio asegura que no son tan propensas a engañar y que si lo hacen es para proteger a otros y no a sí mismas.

Todos mentimos en alguna ocasión, aunque, por lo visto, no todo el mundo miente por los mismos motivos ni con la misma facilidad. Y esta es una distinción que los científicos creen que también se percibe entre hombres y mujeres. De hecho, un estudio reciente concluye que las mujeres mienten algo menos que los hombres, y que además lo suelen hacer más para “salvar” a otras personas que para protegerse el pellejo a sí mismas.

Se trata de un texto publicado por la psicóloga Maryam Kouchaki en Harvard Business Review, en el que relata los resultados de cuatro estudios, cuyo objetivo era conocer si las personas tenían más probabilidades de mentir cuando negociaban en nombre de otros que por sí mismas. Se contó con más de 1300 participantes y se encontró que la principal diferencia estaba comparando el comportamiento de hombres y mujeres. Ellos eran más propensos a mentir en términos generales, pero aún más si estaban negociando para sí mismos, mientras que ellas decían más mentiras si buscaban un beneficio para una tercera persona.

Te puede interesar...

Se analizaron más de 1300 casos: Las conclusiones surgen de cuatro estudios específicos.

Indagando por qué ocurría esto, tras una encuesta las mujeres explicaban que mentían porque tenían más miedo a decepcionar a la persona por la que lo hacían.

Como explica la psicóloga Tamara de la Rosa, “mentir constantemente puede ser contraproducente, pero engañar a los demás por no hacer sentir mal a otro o para proyectar una mejor imagen sobre ti mismo es una parte natural de la vida”. Si bien la experta insiste en que no se puede generalizar, porque en la mentira influyen factores tan diversos como “personalidad, educación, experiencias, circunstancias, etcétera”, lo cierto es que, si hubiera que hacer una distinción por sexos, “según diferentes estudios, el hombre miente más para sentirse bien con ellos mismos (reputación, integridad, una imagen ensalzada de sí mismo) y las mujeres, para que otros se puedan sentir mejor”.

En cuanto a los posibles motivos de esta diferenciación, De la Rosa apunta a que “puede deberse a la presión social que siempre ha existido respecto del papel del hombre como ser fuerte de cara a la sociedad y de la mujer siempre dedicada a los demás”.

Álvaro Bilbao reflexiona que “sabemos que las mujeres tienen una mayor interconectividad cerebral, lo que les permite ser más empáticas”. El experto añade que otra cuestión a tener en cuenta es que “en general las mujeres están más en contacto con sus emociones y las emociones de los demás y eso hace que tengan más habilidades sociales, por lo que son capaces de resolver muchas situaciones sin utilizar la mentira”.

En ocupaciones como finanzas, contabilidad y negocios, según diferentes estudios, “los hombres tienen más de dos veces más probabilidades que las mujeres de participar en acciones consideradas como poco éticas” como comprar acciones con información privilegiada o reclamar un gasto de viaje adicional. Es decir, acciones cuestionables, pero aceptables.

La mitomanía no sabe de género

Más allá del género, algunas personas terminan cayendo en la mentira por un trastorno de comportamiento como por ejemplo la mitomanía, donde se habla de una adicción a mentir buscando siempre la aceptación y admiración inmediata por parte de las demás personas. La mentira ofrece todo un mundo de posibilidades, más allá de la diferenciación entre el ego y el altruismo.

Durante el embarazo es otra cosa

Durante el embarazo, “los estrógenos y la oxitocina cambian literalmente la forma de pensar y de sentir al punto que puede hacer prácticamente cualquier cosa por proteger a su bebé”, dicen los especialistas, un ejemplo de por qué la mujer se expone más a ese altruismo en la mentira.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído