El clima en Neuquén

icon
10° Temp
52% Hum
La Mañana AstraZeneca

¿Por qué los australianos cancelan las vacunas de AstraZeneca?

Los médicos australianos advirtieron un aumento del número de personas que cancelan sus citas para vacunarse, en medio de una nueva ola de precaución sobre la vacuna de AstraZeneca.

Esto se produce después de que el gobierno actualizara la semana pasada las directrices para recomendar que sólo se vacunen los mayores de 60 años, debido al riesgo de un raro síndrome de coagulación de la sangre.

A los menores de 60 años se les ha aconsejado que se pongan la vacuna alternativa de Pfizer, de la que hay suministros limitados.

Te puede interesar...

Australia es una de las pocas naciones en las que el virus nunca se ha arraigado realmente. Por ello, para muchos australianos, incluso en medio de los nuevos brotes en Sidney y Melbourne, el riesgo de contraer Covid se considera menor que el de desarrollar un raro coágulo de sangre.

Las dudas sobre las vacunas son un problema en Australia desde hace meses. Pero los expertos temen ahora que la última acción del gobierno haya obstaculizado el progreso de la vacunación en el país.

"En todo el país, la gente está cancelando sus citas o preguntando si deben recibir la segunda dosis", afirma la doctora Karen Price, presidenta del Real Colegio Australiano de Médicos Generales.

Embed

"Definitivamente, esto ha supuesto un gran obstáculo para el despliegue de la vacuna", declaró a la BBC.

"Vamos a tener que reagruparnos y recuperar la confianza en ella, ya que es realmente importante mantener el programa de vacunación en marcha. Todavía hay personas mayores sin vacunar, y estamos viendo de nuevo la transmisión en la comunidad".

¿Qué ha dicho Australia sobre la vacuna de AstraZeneca?

El programa de vacunación de Australia comenzó en febrero, y actualmente está abierto a todos los mayores de 40 años. Pero hasta ahora sólo se ha vacunado el 3% de los adultos, mientras que casi el 25% ha recibido una primera inyección.

Comparativamente, está muy por detrás de muchas otras naciones occidentales, en parte debido a las dudas de los ciudadanos sobre la vacuna, pero también a los errores del gobierno a la hora de asegurar los suministros.

Hasta el mes de abril, el gobierno había confiado en AstraZeneca para que fuera el principal proveedor de vacunas para la nación y se sumaron laboratorios locales para su producción.

Pero cuando surgieron informes sobre el síndrome de trombosis y trombocitopenia, una rara ocurrencia de coagulación de la sangre relacionada con la vacuna, el gobierno aconsejó a los menores de 50 años que tomaran una vacuna diferente.

El problema era que Australia sólo disponía de otra vacuna -la de Pfizer- en cantidades significativamente menores. El gobierno ha prometido que habrá suficientes suministros de Pfizer u otras vacunas, como Moderna y Novovax, para el último trimestre del año.

Pero la decisión del organismo australiano de seguridad de las vacunas de la semana pasada de limitar aún más el uso de AstraZeneca, a las personas de entre 50 y 59 años, hizo que otros dos millones de personas entraran en el grupo que depende de Pfizer.

También aumentó la preocupación entre los australianos que se quedaron con AstraZeneca como única opción de vacuna.

¿Cuál es el riesgo de AstraZeneca y por qué temen los australianos?

Australia cambió su consejo la semana pasada porque encontró más casos de coagulación entre las personas de 50 años: un riesgo de 2,7 casos de coagulación por cada 100.000 primeras dosis.

El riesgo es de 3,1 casos por cada 100.000 dosis para los menores de 50 años.

Pero los expertos dicen que ese riesgo sigue siendo extremadamente bajo, y la decisión de limitar la vacuna se hace en el contexto de los bajos casos de Covid en Australia.

Las autoridades instan a los pacientes que se han vacunado por primera vez a que sigan adelante y reciban su segunda dosis, señalando que el riesgo de coagulación es incluso entre 10 y 15 veces menor. Los datos del despliegue de AstraZeneca en el Reino Unido mostraron sólo 1,5 casos de coagulación por cada millón de segundas dosis.

Pero los médicos de cabecera, que administran la vacuna en las clínicas y se enfrentan a las preguntas de los pacientes, dicen que las estadísticas no son suficientes para calmar los temores.

La gente quiere la vacuna de Pfizer, dice el Dr. Todd Cameron, un médico de cabecera de Melbourne que dirige varias clínicas en la ciudad. Ha tenido cientos de reservas de AstraZeneca canceladas, a pesar de que la ciudad acaba de salir del cierre por un nuevo brote de casos.

"El problema es que existe la percepción pública de que hay dos vacunas: la buena y la menos buena, por lo que la gente dice razonablemente: 'Bueno, ¿por qué no puedo tener la buena?

También se preguntan: "¿Por qué estoy en el grupo que no tiene acceso?".

El riesgo de obtener AstraZeneca se ha comparado a menudo con otros riesgos, como las complicaciones con las pastillas anticonceptivas para las mujeres, o la posibilidad de morir por un rayo o en un accidente de coche. Estadísticamente, todos ellos son mayores.

Pero el Dr. Cameron dice que los pacientes acaban comparando el riesgo de AstraZeneca con el de Pfizer, la otra opción de vacuna.

Por otro lado, Australia sigue dependiendo en gran medida de AstraZeneca para su programa de vacunación.

Pero dado este último golpe a la imagen de AstraZeneca, los expertos dicen que ahora es crucial que el gobierno despliegue un mejor mensaje de salud pública para lograr sus objetivos.

"Lo que realmente necesitamos es una campaña publicitaria nacional fácil de entender, en la que el mensaje no provenga necesariamente de las autoridades, sino de personas con las que otras personas puedan identificarse", afirma el Dr. Price.

Los médicos de cabecera de todo el país han expresado su frustración por la carga que supone tener que ser los principales comunicadores sobre la vacuna. Por lo general, los pacientes siguen planteando sus primeras preguntas sobre AstraZeneca a los médicos de cabecera en lugar de acudir a las clínicas ya informados, dicen.

"Nos sentimos como si tuviéramos que hacer un poco de apología de la política del gobierno, teniendo que explicar algo cuando en la gran mayoría de los casos la gente quiere otra cosa", dice el Dr. Cameron. "Ha habido una ausencia total de mensajes efectivos de salud pública sobre la vacuna".

El gobierno ha dicho que se está preparando una campaña publicitaria, pero que no se pondrá en marcha hasta que se confirme el suministro de la vacuna.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario