¿Por qué los aviones tienen que volar a más de 10.000 metros?

Existen dos razones fundamentales: una es la económica y otra tiene que ver con la seguridad.

El edificio más alto del mundo, el Burj Khalifa (Dubái), mide menos de 830 metros. La montaña más imponente, el Everest, llega a los 8848 metros. Si lo pensamos, aún quedan bastante más “cerca” de la altura que deben alcanzar los aviones para poder volar, que se ubica entre los 10.000 y 12.000 metros. Pero la pregunta que siempre surge es: ¿qué necesidad hay de tener que llevar a un avión a esa altura en particular? Hay tres causas y tienen que ver con los factores que más preocupan a las compañías aéreas: ganancias y seguridad.

Cada metro que ascendemos desde la superficie la capa del aire es más delgada. O sea, hay menos oxígeno. Si un alpinista necesita botellas de oxígeno para alcanzar una cumbre desde los 4000 metros, al triple de esa altura claramente sería mucho más. Entre los 10.500 y los 12.000 metros, franja llamada “altitud de crucero”, los aviones se enfrentan a una menor resistencia del aire y pueden viajar más rápido y, por ende, consumir menos combustible. Cuanto más ahorren, mejor negocio hacen todos. Además, los motores de los aviones comerciales son del tipo turbofans, que tienen un mayor impulso a medida que enfrenten una menor resistencia del aire. Pero también necesitan del oxígeno atmosférico para poder mantener la combustión, por lo que superar los 12.000 metros ya comprometería la eficacia de las turbinas.

Te puede interesar...

La segunda razón se relaciona con la seguridad. O más bien, con la tranquilidad de los pasajeros. La mayoría de los fenómenos atmosféricos (lluvias, relámpagos, viento, granizo, nubes densas) se dan en la tropósfera, la capa atmosférica que va desde la superficie hasta los 10.900 metros. Si bien un avión puede atravesar tormentas y lidiar con vientos, no es gratis: las turbulencias generan mucho miedo y complica las operaciones. Por eso, la mejor prevención es esquivar a estas malas jugadas del clima y volar por encima de ellas. Además a esa altura tampoco hay aves que puedan impactar sobre el avión. Este es un problema común en los despegues y aterrizajes, y que pueden causar varios accidentes.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído