¿Por qué los gatos rayan los muebles?

No se les puede modificar ese instinto, pero sí redireccionarlo para que tu casa no sufra tanto.

Si tenés un gato, habrás notado que le gustan tus muebles de madera. No lo tomes como algo personal: a todos los felinos les interesa arañar las maderas. Por eso es importante que sepas que hay una forma de alejarlo de tus muebles más adorados para evitar que den ganas de castigarlo. Por empezar, rascarse es un comportamiento normal en ellos. Está en su instinto pero también en su herencia, dado que lo aprenden de sus madres desde cachorritos. Se rascan para dejar una marca territorial visual y olfativa que resulta un mensaje para otros animales: “Este es mi espacio”. Además, en ese constante arañar afilan y recortan sus garras.

Los dueños, en tanto, deben entender que no hay manera de frenarlos enteramente, aunque sí se los puede distraer y tratar de reforzar en su comportamiento que eso no se hace. Una forma de prevenir puede ser colocar una cinta adhesiva de doble cara en los muebles donde se rasca (la cinta que está disponible en la mayoría de las casas de mascotas). Los gatos evitarán la sustancia pegajosa y ésta saldrá luego de tu mueble sin dejar rastro.

¿Otra variante? Aplicar aerosol lustramuebles, un químico cuyo olor resulta desagradable para los gatos. Debés tener en cuenta que a los felinos no les gustan los aromas de cítricos, menta o romero. Cuando salís de tu casa y dejás solo a tu gato, quizá te convenga colocar papel de aluminio alrededor de los asientos de la silla y los brazos. A ellos no les gusta la textura o el sonido de papel de aluminio y esto les disuadirá de aprovechar su tiempo de sobra para algunos rasguños en los muebles.

Los gatos instintivamente necesitan rayar y los dueños no deben funcionar bajo la creencia de que pueden entrenar el comportamiento de sus animales domésticos. Lo más sencillo es que ellos tengan muchas alternativas agradables a los muebles. Por ejemplo, invertir en una variedad de almohadillas (hay que cambiarlas cuando se gastan) y de postes que puedan rasguñar y ponerlos en distintos lugares de la casa. Espolvoreá algunos catnip (hierba) en cada superficie para atraer su atención y estimular el interés.

Almohadilla: Buen reemplazo para tus muebles. Tienen varias texturas según el gusto de tu gato.

Es una forma de marcar su territorio

Por Sergio Gómez (veterinario)

El gato tiene unas glándulas en las mejillas y en las almohadillas de sus patitas que, cuando rascan sus patas o su cara, dejan una sudoración en cada lugar en el cual se frotan, como por ejemplo las cortinas, los acolchados, las patas de la mesa o de las sillas. De esta manera, ellos dejan su marca, como si fuera una huella, en la que manifiestan claramente lo territoriales que son (mucho más que los perritos, por nombrar a la otra típica mascota que solemos tener en casa). Es por esta razón que, cuando la familia se muda de casa, incluso de barrio, los felinos vuelven a su antiguo hogar, por mayor esfuerzo que vos hagas para evitar eso. Además, ese arañar habitual que hacen contra las maderas (de nuestros muebles, normalmente) es un modo de afilar sus garras y, de alguna manera, dejar su impronta en el lugar, como un aviso muy concreto para otros felinos de que en ese lugar ya hay un gato.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído