¿Por qué no baja el consumo de alcohol en automovilistas?

La tolerancia cero no logra su objetivo. Distintos especialistas analizan el tema.

Alejandro Olivera

olivera@lmneuquen.com.ar

Las luces azules de la Policía se aprecian desde la lejanía y el conductor comienza a transpirar. Es la angustia de saber que está en infracción, que cometió un error al haber tomado alcohol. Inmediatamente, en un intento desesperado por sortear el control, pisa el acelerador y escapa, con la fortuna de no lastimar a nadie.

Podría parecer una escena relacionada con una película de acción, pero se trata de una situación que se repite bastante a menudo durante los fines de semana en la ciudad.

El consumo de bebidas alcohólicas en conductores jóvenes y adultos es un problema recurrente en todo el Alto Valle, pero especialmente en Neuquén.

Cada lunes se difunde el reporte policial con el conteo de casos positivos y los números son alarmantes: los fines de semana hay entre 10 y 25.

Incluso con la aplicación de la tolerancia cero al alcohol, la problemática no se ha reducido y ahora más que nunca las personas se “cuidan” para evitar los controles, lo que muchas veces deriva en las cinematográficas huidas.

Esta iniciativa es estudiada por la Comisión de Asuntos Municipales, Turismo y Transporte de la Legislatura de Neuquén, para ser aplicada en toda la provincia.

Sin embargo, ¿funciona este tipo de normativas? ¿Por qué los automovilistas ingieren bebidas alcohólicas a pesar de que conocen la prohibición?

LM Neuquén recurrió a funcionarios municipales y provinciales, junto a profesionales que analizan los posibles caminos que existen para que los conductores tomen conciencia del riesgo que representa el alcohol al volante.

El consumo se fomenta

Jorge Mamy- Miembro del departamento de Salud Mental de la provincia

Vivimos en una sociedad que fomenta el consumo de todas las cosas, entre las que se encuentra el alcohol, que es un hábito cultural que acompaña a la humanidad desde su inicio como tal, por lo que para cambiarlo debemos tener un abordaje integral e incorporarlo a la sociedad. Otro factor que modifica la conducta de los jóvenes es la sensación de inmortalidad. La noción del riesgo es distinta en un adolescente que en un adulto, sumado a que es una etapa de experimentación y búsqueda de identidad. Los humanos siempre vamos detrás del deseo, por eso las leyes punitivas fracasan. La alcoholemia cero apunta acertadamente a reducir los accidentes, pero no al cambio cultural.

Hoy existe información

Facundo Churrarín- Director de Tránsito de la Municipalidad

La conducta de las personas no cambia porque beber alcohol es un hábito aceptado socialmente.

Antes era muy común que con la comida se tomara y luego se manejara. Y si después pasaba algo malo, se consideraba mala suerte.

Hoy en día hay información que antes no teníamos, sabemos cuáles son las consecuencias de manejar borracho, pero todavía necesitamos un cambio cultural y paradigmático.

La herramienta que tiene el Estado para combatir esto es la información, y debe difundirla en las escuelas secundarias, que es desde donde van a salir los futuros conductores. También debería haber una materia de educación vial en los niveles preescolar, primario y secundario, algo que está comprendido por la Ley de Tránsito de 1994, aunque todo debe ser reforzado en la casa.

Existen pocos casos de reincidencia, pero es necesario que la gente haga una reflexión para poder cambiar su accionar.

Se potencia el fin de semana

Daniel Asselborn- Comisario de la División Tránsito de la Policía de Neuquén

Hay que tener en cuenta que el alcohol es un hábito de los argentinos, es una droga lícita que se consigue en cualquier lado.

Los fines de semana en Neuquén se potencia el consumo, mientras que durante la semana muchas veces no encontramos ni un solo caso de alcoholemia o nos topamos con casos aislados.

Sin embargo, ahora vemos la figura de conductor designado, algo que antes no era común observar.

Les hacemos soplar la pipeta y no les da ningún nivel de alcohol, un fenómeno que creemos que está relacionado a la aplicación de la tolerancia cero que se implementó en la ciudad desde hace un tiempo.

Esa es una de las herramientas que el Estado, en esta caso el de la ciudad, tiene para evitar que siga creciendo esta problemática, ya que entre la multa económica, los trámites en el juzgado, la inhabilitación para conducir y el curso que deben hacer, al que le toca la sufre y no vuelve a cometer el mismo error.

Vivir el aquí y el ahora

María Sosa Rodríguez - Psicóloga Matrícula nacional Nº 62448

Se ha instalado un ideal en un cierto sector de la sociedad de vivir el “aquí y ahora”, lo que genera que los jóvenes no proyecten un futuro y sólo se preocupen por pasarla bien, sin medir las consecuencias de sus actos.

Lo ideal es abordar la temática de la alcoholemia desde la adolescencia, ya que en esa etapa se comienzan a adoptar las normas y las leyes en general.

En este periodo son menos conscientes de sus acciones y decisiones, desafían todo y quieren vivir al límite sin importar las consecuencias.

La sociedad se tiene que involucrar más y el Estado es el que se debe encargar de brindar charlas informativas sobre esta problemática.

Los jóvenes creen que la muerte no les va a llegar, la ven lejana, es una de las principales causas de que sea tan común esta problemática.

De cualquier manera, incluso los reincidentes a este tipo de comportamientos pueden modificar su conducta con ayuda psicológica y la motivación de generar un cambio.

Mueren cuatro jóvenes por día al volante en el país

A principio de año, el Observatorio Vial Latinoamericano (Ovilam) dio a conocer las alarmantes cifras que azotan a la Argentina respecto de los accidentes de tránsito relacionados con el consumo de alcohol. Según los especialistas, por esta problemática mueren cuatro jóvenes por día.

Desde la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) aseguraron que en 2014 murieron 1300 jóvenes de entre 15 y 24 años. En la mayoría de los casos, los conductores tenían algún grado de alcohol en sangre.

Un factor que resulta determinante es la cantidad de personas que lleva el conductor, ya que algunos estudios realizados en Estados Unidos han arrojado que las posibilidades de sufrir un accidente se multiplican linealmente por cada acompañante.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído